Dios en el poder


Selene Ríos / Edmundo Velázquez

 

Tacos, joven
(Las gordas de doña Gude)

 


Lleve sus tacos, molotes, gorditas, tlacoyos, tlayoyos, pelonas, tostadas, chalupas, tortas…
De papa.


De chorizo.


De carne.


De pata.


De rajas con crema.


—¿Joven, no trae cemitas de galantina?


—Ay no sé, ahí pregúntele a la diputada, está en su curul.

 


Si usted querido lector es asiduo a las sesiones del Congreso local y de repente nota un sutil aroma de garnacha en el majestuoso Pleno Legislativo, no crea que es el sudor de los secretarios que están compareciendo.


No se confunda.


Javier López Zavala no despedía una estela de maciza con salsa verde y cebolla.


Ni que Darío Carmona había desayunado chilaquiles con arrachera.


Tampoco Mario Montero llevaba el epazote entre los dientes.


No señores, el aroma es de casa y el origen está en la sala contigua del lado izquierdo del Pleno Legislativo.


Y la culpa de todo la tiene la diputada priista Gudelia Tapia.

 


Ya es tradición en las sesiones del Congreso ver desde las galerías una grasienta caja de huevos “El Calvario”, forrada en su interior con papel de estraza y con alguna que otra raja mal acomodada intentando huir.


Debido a que las últimas sesiones en la Cámara local de Diputados han sido maratónicas y han comenzado desde las nueve de la mañana, los legisladores han optado por llevar su propio lunch.


Para que los legisladores no se mal pasen, mamá Gudelia lleva en cada sesión una dotación de garnachitas para sus compañeros diputados.


Y lo criticable aquí es que además de antojarnos y dejarnos con hambre, los legisladores abandonan la sesión, sin importar el punto que se esté tratando, para irse a echar un taquito.


Y lo peor es que regresan a sentarse a sus curules con el pápalo ensartado entre los dientes.


Iúu.


Les falta estilo, diputados.

 


Así como en legislaturas anteriores hemos tenido a Diputables o Diputadas del Amor, Gudelia Tapia fue nombrada por nosotros como la Diputada de la Garnacha.


¿Y usted ha notado un aroma a molote en el Pleno Legislativo?

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas