Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]

09/02/2010

Los poblanos en el Super Bowl



Touchdoooooooooooooooooooown!!!!


Benditos aquellos poblanos que pudieron escuchar en vivo y en directo, desde un lujoso palco, los gritos de los comentaristas cuando los Santos de Nueva Orleáns viraron el marcador en la segunda mitad del partido contra los Potros de Indianápolis.  


Privilegiados aquellos que viajaron a Miami, Florida, para atestiguar el espectáculo deportivo más famoso de Estados Unidos.


¡Qué envidia me dan!


El flamante asesor económico del precandidato priista a la gubernatura, Jorge Estefan Chidiac, y su hijo mayor pudieron escuchar en vivo a la legendaria banda The Who en el medio tiempo.


¡Los vieron de cerquititita!


¡A The Who!


Grrrrr.
Grrrrr.


El rencor corroe mis entrañas por culpa del rector de la Universidad Autónoma de Puebla,  Enrique Agüera Ibáñez, que disfrutó la voz de Carrie Underwood cuando cantó el himno nacional de USA.


Jorge Estefan Chidiac y Agüera Ibáñez tuvieron el honor de ver el sudor de Drew Brees, el jugador más valioso del Super Bowl XLIV de los Santos de Nueva Orleáns


Nomás una duda…


¿También vieron el parade en Main Street en el que Brees paseó junto a Mickey Mouse, Minnie, Chip,  Dale y Goofy?


Snif.
Snif.


Bien lo dice una crítica de esta columna: lo peor de la vida es ser asalariada y tener que ver el Súper Tazón desde un canal por internet.



 

La conshtitushión she Méjico ¡hip!, según Arriaga

 

Que si le avisaron una hora antes.


Que si fue una venganza de Mario Montero.


Que si Humberto Aguilar le puso un cuatro.


¡Nada qué!


El viernes pasado, Luis Alberto Arriaga Lila traía una mega fiesta encima que ni Dios padre.


Let´s see.


Esta versión salió de sus propios labios.


El jueves por la mañana, el diputado priista y excomentarista de Televisa Puebla recibió una llamada muy interesante de un operador de Javier López Zavala.


“Comeré más tarde con Rubén Contreras y después llegará Javier. Quieren hablar conmigo”, dijo Arriaga en el Comité Directivo Estatal del PRI.


Según su versión, la comida con el precandidato y el empresario cambió su vida.


La iluminó.


Shining.




La ceremonia para conmemorar la promulgación de la Carta Magna de 1917 estaba programada para las 8:45 de la mañana y minutos antes se sentaron en el presídium Mario Montero Serrano y el general Mario Ayón —¡Señor, sí señor—


Pero el acto protocolar no podía dar inicio.


El orador oficial de la ceremonia no llegaba.


La banda de música tocaba y tocaba.


—Nomás faltó la de Can´t take my eyes off of you, según El Sol de Puebla


Y el orador, quién sabe dónde estaba.


Una hora más tarde, el también vocero de la fracción priista en el Congreso local llegó.


Buenosh díash, sheñoresh.
—Oiga, diputado…
—Shi, seee… ia llegueeé.
—Sí, verá, es que…
—¿Qué quiereeeesh?
—¡Su cierre lo trae abierto!
—Juuum —soltó el aspirante a alcalde subiéndose la bragueta.


Sin disculparse con los funcionarios estatales, el priista tomó asiento y la banda calló.


—Su discurso, señor —señaló su asistente al extenderle un panfleto alusivo al 93 aniversario de la Constitución.
Esh que no vengo preparado —le explicó Arriaga a Montero Serrano, dejando un tufo a alcohol que embriagaba.


Montero asintió incómodo y volvió a checar su reloj.


—Ayjer, tuveg una comida mujy importante —comentó al general Mario Ayón.
—Sí. —atajó el titular de la Secretaría Pública.
—Ya me dijeron que sheréeej fórmula con Javier.


“A continuación, el diputado Luis Alberto Arriaga…”


El legislador se postró en el pedestal.


Con su panfleto en mano.


(Su cabecita no daba para improvisar)


—En 1910…se…se…inicia…el movimiento armado…de la Rrrevolución Mexicaja…Mexicana…a causa de lajs condicionejs shociales…Orfirio Díaz en…poder…más de 30 años…


Montero y Ayón se voltearon a ver.


Ambos sonrieron burlonamente.


El general se acomodó las medallas.


El secretario de Gobernación levantó las cejas.


—Enustiano Carnaza convocó endiciembre al Congreso para proyecto de reformas de la Conshtitushión de 1857… el documento frió numers…modificaciones y adiciones… el 15 de febrero de 1917 en el Teatro de la República…
Hold on.


Luis Alberto Arriaga no se equivocó al decir la fecha.


Tampoco cometió un desliz histórico.


Arriaga Lila leyó el panfleto del gobierno estatal de manera textual.


Al leerlo no se percató del error, obvio, ni siquiera intentó corregirlo.


¿Venganza de Mario Montero?


¿A poco el secretario de Gobernación lo mandó a celebrar las buenas nuevas al cumpleaños de Enrique Marín?


Seriedad, por favor.


Salud, diputado.


—Por cierto, les regalo el panfletito que leyó el diputadazo que dice será el candidato a la capital—.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas