Dios en el poder


Selene Ríos / Edmundo Velázquez


¡Qué vergüenza!


En serio, panistas, ¡qué vergüenza!


¿Qué chingados les pasó?


¿Se les olvidó que eran elecciones?


¿Van a seguir llorando por el Charlie Hall, cuando perdieron el Congreso?


***


Es imposible ver los números que arroja el Programa de Resultados Preliminares (PREP) sin sentir náuseas. Sin sentir que regresamos a los miserables días del presidencialismo.


El pasado 11 de noviembre, todos viajamos en una máquina del tiempo y nos trasladamos a una elección de finales de la década de los sesentas. Con un Gustavo Díaz Ordaz disfrazado de Mario Marín y un Luis Echeverría oculto bajo el rostro del oriundo de Pijijiapan, Javier López Zavala.


26 de 26 distritos para el  partidazo, ex partidazo en el resto del país, excepto en la aldea poblana.


143 de 217 municipios para el tricolor.


Parecería una aberración en la “democracia” del nuevo siglo. Pero para Puebla hace dos días fue una realidad.


Una realidad que cacheteó a la mediocre oposición que tenemos.


Acción Nacional permitió que el tricolor le arrebatara el mango del sartén. Y es que al PAN se le olvidó que la prioridad era el Congreso del estado y no la Presidencia Municipal de Puebla, que al fin de cuentas, ese cargo es solamente político —y ya lo tenían perdido desde septiembre—. Mientras que el control del Congreso es un espacio que permite tomar decisiones y frenar las ocurrencias del señor gobernador.


***


Enumeremos las ocurrencias, los excesos y caprichos del mandatario que fueron lamidas y por supuesto, avaladas o ignoradas por la mayoría priista de la LVI Legislatura y que en los próximos tres años todo será como un déjà vu:


2005


*Una línea de crédito por mil 500 millones de pesos
*Designación de Manuel Cándido Flores Mendoza como el ombudsman
*Permanencia de José Doger Corte, tras la evidencia de que utilizaba el Órgano de Fiscalización Superior como garrote político
*Serie de denuncias contra periodistas.
*La agresión contra los habitantes de Canoa por parte de la Policía Municipal de Puebla.
*El desfalco de la magistrada Yolanda Muñoz Tagle al Tribunal Superior de Justicia. 
*La detención ilegal de la periodista Lydia Cacho.
*La aprehensión de Martín Barrios.


2006


*La intervención del gobernador, la procuradora y presidente del Tribunal Superior de Justicia en la aprehensión de la periodista.
*La evidencia de la participación de las autoridades en la violación de Lydia Cacho: las conversaciones reveladas por La Jornada y W Radio.
*El inicio de la investigación contra el gobernador en la Cámara de Diputados a nivel local (detenida desde mediados de 2006).
*La protección del Congreso para continuar la pesquisa contra el mandatario.
*La indiferencia ante las denuncias de juicio político contra Mario Marín.
*La violación de las garantías individuales de las señoras oriundas de Atempan.
*El excesivo gasto en Propaganda para resarcir la imagen del mandatario.
*Gastos del Gobierno del Estado para defender jurídicamente a Mario Marín ante la Suprema Corte de Justicia y ante la Procuraduría General de la República.
*Línea de crédito por 3 mil millones de pesos.
*Cheque en blanco para endeudar al Estado con más de 10 mil millones de pesos para proyectos como La Célula, El Centro Expositor, la remodelación del Centro Cívico 5 de Mayo.
*La aprobación del nuevo gravamen Impuesto Sobre la Nómina (ISN)
*La elección de Samuel Rangel como comisionado de Acceso a la Información Pública (CAIP).
*La elección de los nueve consejeros electorales (que demostraron su ineptitud el domingo pasado, empezando por la ‘ternurita’ que lo preside, Jorge Sánchez Morales)
*La concesión del Complejo Siglo XXI a Raymundo Alonso, dueño de TV Azteca.
*La emisión de los Premios Oye.
*La aprobación de la cuenta pública estatal 2005.


2007


*La permanencia del comisionado Antonio Juárez Acevedo.
*La protección del Congreso para que el IEE no amonestara a Javier López Zavala por su proselitismo en esta campaña.
*La indiferencia a las irregularidades en la entrega de obra pública en la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra Pública, a cargo del corrupto Javier García Ramírez.
*La aprobación de la cuenta pública estatal 2006.
*Y lo que falta en este tercer periodo.

 

Pero, gracias a la irresponsabilidad de los panistas, hoy nuevamente hay una mayoría priista en el Congreso del estado.


Gracias a que el PAN olvidó que eran elecciones y que estaba en juego la permanencia del gobernador Mario Marín.


Y gracias a ese colosal descuido seguiremos viviendo en un estado donde la división de poderes es una utopía y el famoso estado de derecho, es una ilusión de los idealistas.


Y también gracias a ellos, en vez de que Eduardo Rivera sea el presidente del Congreso, tendremos a Enrique Marín Torres —sí, el galán de galanes— de líder.


Así es, el hermano del gobernador será el titular del Legislativo.


Vomitivo ¿no creen?

 

Las malas nuevas para Alcalá.


Pero, la secuela del triunfo no sólo nos perjudica a los ciudadanos comunes —esos que nos dicen de a pié— sino que afectará directamente a la primera alcaldesa capitalina.


Así es, también hay  malas noticias para Blanca Alcalá.


¿En serio, la alcaldesa virtual cree que tendrá un gobierno independiente?


Jajaja —Tómese un cafecito con Enrique Doger a ver qué le cuenta—


¿Realmente, Alcalá cree que ella arreglará la pugna entre las divas de su planilla que pretenden coordinar a los priistas en el Cabildo?


—Las divas: René Sánchez Juárez, Gerardo Mejía, alias el Plomerito, Humberto Vázquez, Julián Haddad, Enrique Chávez Astudillo—


¿Quién va a definir los principales cargos, como la Secretaría General, la de Obras Públicas, la de Gobernación, la de Seguridad Pública, la tesorería, la contraloría?


Pues el gobernador y eso pensaremos hasta que Blanca demuestre lo contrario.


Y lo peor: todo le tiene que salir a pedir de boca, porque es la primera mujer en el Charlie Hall.

 

Suerte, (virtual) alcaldesa



 
 

 

 
Todos los Columnistas