Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]

23/06/2009

Adal, el chistosito



¡Ash!


Qué tipo.


Sólo en Televisa aguantan su relajito.


Nomás Yordi Rosado y Mauricio Castillo entienden sus chascarrillos.


Porque de veras en Puebla, nomás vino a ofender a nuestra pulcra, honrada y dignísima clase política.


Se pasa, ese tal Ramones.


¡Por Dios! ¡Hasta al excelso conductor de Oro Noticias le tocó un pastelazo del comediante!


¡A Iván Mercado!


Así como lo leen a I-v-á-n M-e-r-c-a-d-o


—Aquel que nunca se despeina y presenta ruedas de prensa exclusivas todas las mañanas—.


Es re’ atrevido.


Bien grosero.


Pura picardía y majadería —diría mi santa madre— utilizó durante la conducción del décimo aniversario del Grupo Editorial Intolerancia en el auditorio del Complejo Cultural Universitario —so nice—.



Pero si no es la primera vez, digo ¿Para qué lo invitan si ya lo conocen?


En marzo, cuando vino con su interminable y divertidísimo Monólogo acusó a Memo Deloya de revendedor de boletos y a Blanca Alcalá de ser una discípula del expresidente Carlos Salinas de Gortari en “Corrupción I y Corrupción II”.


Y vaya que hubo risitas, risotas y carcajadas.


Pero la gracia se le terminó al Adal.


Algo le pasó.


El feeling se esfumó.


Shhhhhhhhh —onomatopeya de desvanecimiento—.


Perdió el toque, pues.



El exconductor del galardonado programa televisivo Otro Rollo osó en comparar al señor rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) Enrique Agüera Ibáñez con un cantante grupero re-famoso.


¡Ora qué!


¿Eso en qué país o ciudad es gracioso?


Después de que transmitieran un video en el que Enrique Agüera reconocía el valor, la trascendencia, la veracidad, la objetividad y el arduo trabajo periodístico de Intolerancia, Adal Ramones agradeció que hayan puesto el cargo del rector.


Uff qué bueno que le pusieron que era el rector de la Universidad, yo pensé que era el líder de Los Tucanes de Tijuana.”


—Algo adelantó Jesús Ramos en su columna—.


Pero más tarde, el cómico lanzó otro chistorete contra el señor rector de la UAP.


“Dicen que es re querendón, porque lo quieren mucho pues, a eso me refiero. Aunque debería abrocharse de vez en cuando la camisa y ponerse corbatita.”


Jo!


Muy chistosito!


Waka, waka, waka —diría Figaredo, Fossie, pues—.


Por poco le dice naco.


Qué pasado.



Pero el soso de Adal también soltó unas cuantas chistosadas para el gobernador Mario Marín.


Y es que cada rato le decía: “¿Qué onda, mi gober… ujum?”


Y guardaba silencio unos segundos.


“¿Aquí anda el góber… ujum, verdad?”


“Perdón, yo diciendo mis leperadas y aquí anda el góber…ujum.”


Por poco le dice precioso.


¡Ahhhhhhhh!


Jesucristito de Veracrú.


El humor nada blanco del niño de Televisa alcanzó la vanidad de Iván Mercado.


“Éste se parece a Peña Nieto pero con tres kilos de gel en la cabeza.”


Ñicñicñic —sonido de las uñas cuando se muerden con desesperación—.


Además, se burló de él porque no soltó el micrófono hasta que se lo arrebató.


Qué muchacho.


Y para cerrar con broche de oro: Ramones se burló de la hija de Melquiades Morales y su yerno.


El reconocimiento para el exgobernador fue recibido por Socorro Morales y su marido el arquitecto José Luis Mirón.


“¿Por qué pasó el yerno a recibirlo? ¡Es mi suegro y tengo que hacerlo! Seguramente le dijo a su mujer. Entiendo que pase ella, pero ¿él?… ya me imagino el pleito conyugal para que pasaran juntos por el reconocimiento.”


Chale con el Adal.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas