Dios en el poder


Selene Ríos / Edmundo Velázquez

 

Tengo patita, no tengo patita
(porque la tengo desconchabadita)



Por andar del tingo al tango en tanto operativo, nos enteramos que si alguien es protagonista de anécdotas jocosas es el secretario de Seguridad Pública y Vialidad Municipal.


No es que a Guillermo Hidalgo Vigueras le tengamos tirria, sino que le da el mal de Chespirito: una tras otra.


Resulta que el señor le dio el estrenón a su súper-camionetota-carototota-reteenvidiadota y blindada, machucando un pie.


¡Un pie!


—Dolooooooooooor—.


Y no cualquier pie.


Que no, que no.


Sino el pie derecho del director de Seguridad Pública en el estado.


¡Sí!


El piecito de José Luis Sobreira Hernández.


Auch.


Ésta es la historia:


Al término de un operativo, el acomedido Hidalgo Vigueras le dio un aventón a Sobreira a algún lugar de la ciudad —No sabemos onde mero jueron—.


Al llegar a su destino, el director de Seguridad Pública descendió del vehículo.


—Adiós, Sobreira. Nos estamos viendo— dijo Hidalgo.


—Sí, adiós— dijo el funcionario estatal permaneciendo de pie junto a la ventanilla.


—Mmm… ahí nos hablamos.


—Símm, graciasmm pormm el aventónnn.


—Ajá. Cuídese mucho.


—Mjumm…


—Este... pues... Disfrute la tarde.


Mmmgrammciasmmm.


—¿Qué pasó? ¿Se le olvida algo o qué?


Mmmnomás arranque pa’ que saque mi pie de su llanta mmm.


—Ups.


¿A poco no es chisme digno de contar?


Salud, secretario.


Sánese pronto, director.



Ecos de Mister Security (urity, utiry, urityyyy).


Si la envidia fuera tiña… ¿Qué? Pues quién sabe, eso dice mi mamá. El caso es que el ganador de nuestro certamen masculino de belleza, Armando Toxqui Quintero, ahora sufre la gloria de la corona.


Lo aclaman las masas.


Todos quieren ser él.


Los hombres lo envidian.


Las mujeres lo desean.


Las señoras suspiran.


Los niños quieren que los cargue.


Pero, todos le piden el mismo deseo:


“¡Déjame ver tus uñas!”


Y dicen, por ahí, que cierta muchachita lo encaró y le dijo que jamás perdonaría que él tuviera las manos más femeninas y mejor cuidadas que ella.


Y la fama lo persigue de tal manera que su nombre Armando Toxqui ha sido modificado por todos sus fans.


Mister Security 2008 ya no es Armando Toxqui, ni el “Toxquisexual”, vaya, ni el subsecretario de Seguridad Pública.


Ahora es simplemente Armandititito.


Disfrute su fama, señor.


No nos debe nada.


Salud.



Las dos opciones de Bullen


Después de que Marcia Martiza Bullen Navarro promovió una acción de inconstitucionalidad en contra de las reformas a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la ombudskvina (femenino de ombdusman) tiene dos opciones para dirigir la Comisión de Derechos Humanos en Puebla:

 

  1. Mantener y superar el nivel de autonomía mostrado

  2. O

  3. Dormirse toda su gestión, que al fin ya pasó la historia.

Con el hecho de hacer eco al exhorto de la Conferencia Mexicana de Acceso a la Información (Comaip) y de los diputados Eduardo Rivera y Gustavo Espinosa, entre otros, la recién electa presidenta de la CDH hizo añicos los periodos de sus antecesores Jorge Ramón Morales y José Manuel Flores Mendosa, quienes se sometieron at nauseum al gobernador en turno.


Bullen Navarro le ha brindado autonomía pura a la comisión que hoy dirige y bajo ningún motivo podrá bajarle a ese nivel.


Le sugerimos que tome la primera opción y que reivindique el noble trabajo del organismo que Jorge Ramón Morales y José Manuel Flores arrastraron al sótano de la ignominia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas