Dios en el poder


Selene Ríos / Edmundo Velázquez

 

En Chiapas sí que saben de justicia




Es chiapaneco.


Y estuvo en la cárcel.


Le dicen “El Negro”.


Y su seña particular es un mechón blanco.


Nació en Pijijiapan, pero desde joven emigró pa la capital. 


Buscaba mejores oportunidades de vida.


Brillar en sociedá.


No sabe leer.


No saber escribir.


¡Claro!


No sabe ni hablar


Y aún así, le estaba yendo bien.


Acaparaba toda la carga de trabajo de su patrón, de su dueño.


Éste lo consentía como a ninguno.


Lo quería tanto que hasta le auguraba un gran futuro.


Hasta que la soberbia lo enloqueció.


Terminó peleado con todos.


Y el amo y señor tuvo que dar la cara por él.


¿De quién hablamos, señores?





De un pinche burro.


Literal.


Nos referimos al animal, no al que también rebuzna.


A continuación, la historia:

 


“Encarcelan a un burro por atacar a 2 personas

 

”Autoridades ejidales de un poblado localizado al suroriente de esta ciudad encarcelaron a un burro que mordió y golpeó a dos personas. Sinar Gómez Hernández, agente de seguridad municipal de la comunidad Rivera Cerro Hueco, relató que el animal provocó heridas a Genaro Vázquez, de 63 años, y Andrés Hernández, de 52.


”Los hechos ocurrieron cuando las víctimas caminaban cerca de una propiedad alambrada, en las inmediaciones del zoológico Miguel Álvarez del Toro. De acuerdo con la versión de los lesionados, el burro conocido como ‘El Negro’ estaba amarrado a la cerca, pero repentinamente rompió la cuerda que lo sujetaba y se abalanzó sobre Vázquez, a quien pateó y mordió en el pecho.


”Andrés Hernández relató que al atestiguar el ataque intentó auxiliar a su compañero, ante lo cual el asno le propinó una patada que le fracturó el tobillo izquierdo.  ‘De pronto el animal, como si tuviera rabia por el calor, se nos vino encima; a mi compadre lo agarró a patadas y cuando le dio la mordida quise ayudar, pero me salió peor. A mí me mordió y me rompió el tobillo, ahora no sé cómo le voy a hacer porque no voy a trabajar en la cosecha’, lamentó Hernández.


”La escena fue vista por algunos campesinos que regresaban a sus casas y quienes corrieron a ayudar a los dos hombres, que fueron llevados al Hospital Regional de esta ciudad.


”Sinar Gómez indicó que ‘El Negro’, propiedad del campesino Mauro Gutiérrez, quedó detenido en una cárcel rural hasta que su dueño cubra los gastos médicos de los lesionados.


”Hasta que don Mauro no pague lo que su enloquecido animal hizo, ‘El Negro’ se va a quedar detenido. Aquí, si alguien comete un delito, se queda en la cárcel, no nos importa quien sea. ‘El Negro’ fue trasladado a una cárcel que comúnmente alberga personas en estado de ebriedad o por infracciones menores.”


Hasta aquí la cómica cita, extraída de Excélsior y publicada el pasado 20 de mayo.

 

Cualquier parecido con la realidad es pura y vil coincidencia.

 

Salud, pues. 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas