Dios en el poder


Selene Ríos Andraca
[email protected]

28/07/2009

Amiguis, amiguis



Aún nadie lo cree.


De hecho nadie lo cuenta con más de un testigo presente.


Y sin embargo así ocurrió.


Pa’ las pulgas de sus compañeros de curul…


De hippie, desgarbado y loco, no lo bajan.


Cuando sube a tribuna, todos intentan ignorarlo.


Su principal detractora, Carolina O’Farril suele gritarle que se calle.


Es el gran rebelde de la LVII Legislatura.


Y seguramente el último lopezobradorista de la entidad.



Durante la visita del presidente Felipe Calderón, los priistas olvidaron culparlo por la intensidad del narcotráfico, el desempleo y la crisis mundial.


Las críticas que suelen vomitar los priistas en la tribuna legislativa se esfumaron.


Y todos los tricolores se cuadraron ante el mandatario federal.


Se estiraban por saludarlo.


Algunos se conformaron con siquiera tocarlo.


Mientras que Pepe Momoxpan reclamaba la ignorancia de los legisladores por inscribir en el Muro de Honor el nombre de Ángeles Espinosa Yglesias.


Cuando terminó la gran farsa legislativa, Felipe Calderón caminó entre las curules y ahí vio una vieja cara conocida.


—¿Cómo estás mi Pepe? —le soltó al hippie, desgarbado y loco.


El legislador petista sonrió como de costumbre. —¡Necio!—.


—Muy bien ¿Cómo estás, Felipe?


—Bien, gracias. Cuídate.


—Órale.


De repente se escuchó un entripado convergente.


Manuel Fernández pegó su mandíbula con la curul…


Las priistas de la segunda fila del lado derecho enmudecieron.


Y el priista Roberto Gorzo Ortega, nerviosamente se acercó a Momoxpan y le preguntó:


—¿Te saludó el presidente por tu nombre? ¿Lo conoces? ¿Te conoce?


—Jajaja… jajaja… jajaja… seee.



El “destape” de Cuadras.

Mi compañero y amigo Manuel Cuadras, autor de la sesuda columna de análisis político respondió drásticamente a mi inocente y jovial felicitación.


En el argot legislativo se le dice: alusiones personales.


Pero, coincido con su mentor, quien reveló el verdadero sentido de la columna de Cuadras: “En el fondo de su corazón existe una enorme, enorme envidia por el Judicial.


Ups, Cuadras.


¿Qué va a pensar tu amigo?


Jajaja.


Por cierto, el destape:


El señor ya tiene el capital político suficiente para ser candidato por el Partido Social Demócrata.


Imagínense ¡No le alcanzaron los mixiotes!


O bueno: ¡Le sobraron invitados!

 

Venga.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas