Dios en el poder


Selene Ríos / Edmundo Velázquez

 

El secreto de Zavala



Los nexos entre Javier López Zavala, las congregaciones cristianas y la Iglesia Católica no son nuevos en la estrategia política del secretario de Desarrollo Social.


Desde que era secretario de Gobernación, López Zavala apoyó a ambos grupos religiosos para la remodelación de templos y la construcción de “espacios comunes” de dichos grupos.


Cuando López Zavala recibió la llamada de Mario Marín para que dejara la Secretaría de Gobernación y asumiera la Coordinación de la campaña del 11 de noviembre, el hoy funcionario se reunió con pastores cristianos en el restaurante Mi Viejo Pueblito.


En ese lugar, el funcionario prometió: “Desde cualquier lugar donde me encuentre, los seguiré apoyando.”


Y ahí mismo, solicitó el apoyo de los religiosos para su proyecto político rumbo a Casa Puebla.


Lo criticable en el actuar del funcionario marinista es su insistencia en quebrantar el Estado laico constituido en el país desde la promulgación de las Leyes de Reforma en el siglo XIX.


También es cuestionable que el secretario de Desarrollo Social utilice recursos de la dependencia para apoyar económicamente los proyectos religiosos de católicos y cristianos.


Y lo más preocupante es que López Zavala ni siquiera tiene un argumento para justificar de qué programas sociales se extraen los recursos para construir iglesias y templos, cuando existe la clara separación entre Iglesia y Estado.


Es indignante ver cómo López Zavala está rompiendo con el Estado laico, desviando recursos y utilizando la estructura gubernamental para obtener la candidatura del PRI en el 2010, sin que alguien meta las manos para evitarlo.


¿Debemos quedarnos callados ante el robo al erario, la utilización de la estructura gubernamental por la aspiración política y la secreta religión que profesa López Zavala?


Existen servidores públicos que tampoco son católicos y que no por ello, regalan dinero de los programas sociales.


¿Nos explicamos?

 

La reflexión marinista: Frente a Javier Lozano Alarcón, el gobernador Mario Marín Torres demostró su capacidad para entender la crisis mundial: “La economía mundial está sufriendo una desaceleración económica importante.”


¿Miau?

 

Trivia

 

Han pasado ocho días desde que el periodista Jesús Manuel Hernández le regaló a su amigo Mario Montero Serrano sus dos mayores deseos: una faja tibia con cremas reductivas y un vale para una exploración rectal.


A pesar de las 192 horas que han transcurrido desde entonces, nosotros seguimos atónitos por los regalos que el secretario de Gobernación recibió con sonrisa forzada y ceño fruncido.


Pero, nosotros aún seguimos con muchas dudas:


1. ¿Jesús Manuel Hernández demostró el alto nivel de confianza que tiene con Montero o, sencillamente, lo dejó en ridículo en uno el evento político más importante para su futuro político?
2. ¿Qué haría usted si en su cumpleaños intenta marcar territorio para la sucesión de 2010 y uno de sus amigos le dice: gordo, jorobado y proclive a la adicción por el punto P?
3. ¿Qué haría usted si en su fiesta le regalan públicamente un vale para una exploración rectal y un guante del urólogo para “que lo vaya conociendo”?

4. ¿Y qué haría usted si en ese momento fuera el secretario de Gobernación?

 

La duda de oro es:

 




 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas