DONDE LA LEY TERMINA, COMIENZO YO


Maritha Amescua


Cansancio nacional y una Cumbre inservible


“En esta tierra en donde puedo caminar
Bajo la dirección que le ponga a mis pasos
En esta tierra conocí la dignidad
del que trabaja para ver crecer los suyos
Es mi país, esta es mi tierra y casa
Y esta es su canción
Una canción como todas las que se han hecho
Tan sólo que con esta quiero hacer mención
De todo el bien que me hizo nacer de este pueblo
Y que me parte el corazón
Que hablar de México
Siempre me inflama el pecho”
(Fernando Delgadillo)


La justa deportiva más importante del mundo ha traído consigo el descubrimiento del “hilo negro” en este país. No damos el ancho en deportes pero tenemos la medalla de oro  en materia de secuestro y la medalla de plata en corrupción; esta última con un trabajo constante y decidido ya que en el 2004 ocupábamos el lugar número 11 pero este año hemos logrado superar ese récord y colarnos en la segunda posición.


Yo no sé si a Usted amable lector, le esté pasando durante la transmisión de esta olimpiada lo que a mí. Tengo vergüenza nacional por lo que estamos viendo cada día, no se trata de la medalla en si misma, sino de lo que representa el alcanzarla: a un campeón olímpico no solo lo respaldan talento y años de trabajo, disciplina y dedicación sino una actitud de campeón y eso es precisamente de lo que adolecemos en esta tierra. En las entrevistas que les han hecho a nuestros atletas ninguno ha respondido vine a ganar la de oro, todos han dicho “vine a hacer mi mejor esfuerzo”, a “dar lo mejor de mi” y honestamente de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno; al infierno al que hemos llegado los mexicanos y que vivimos hoy en día ha sido abierto por el empedrado de las “buenas intenciones” de nuestros gobernantes y ya es inhabitable.


Si Usted amable lector está trabajando arduamente por darles un futuro lleno de mejores oportunidades a sus hijos, olvídelo. Ya hoy día en este país no es necesario, porque aún y cuando sus hijos en 15 años tengan un futuro brillante delante de ellos copado de grandes oportunidades gracias al esfuerzo que hace Usted hoy, muy probablemente ni siquiera lo pueda probar; pregúntele al Señor Martí ¿que hace ahora con el futuro que preparó para Fernando? ¿Qué hace con la cantidad de Universidades a las que este joven tenía acceso, hoy que su vida ha sido cegada por cobardes secuestradores que aprovecharon la enorme ventana de oportunidad que “el mejor de nuestro esfuerzo” en materia de seguridad construyó.


Es una actitud ante la vida la de los mexicanos, la que nos ha hundido en el hoyo más profundo de la desesperanza; hace algunos años cuando cursaba la preparatoria, asistí a un concurso de oratoria en el que el tema principal fue la identidad nacional y sus valores, todos los jóvenes adolescentes que participamos estábamos emocionados por lo que los colores de nuestra bandera, nuestro himno, nuestro escudo nacional, nuestras tradiciones y nuestra cultura representaban, y recuerdo que según nuestros discursos estábamos dispuestos a dar la vida como los Niños Héroes por ellos. Sé que muchos de los que entonces concursamos seguimos trabajando con ese espíritu porque sé de su desempeño profesional y me llenan de orgullo, pero también me doy cuenta que de aquel país que estudiamos en las escuelas hace más de 20 años queda muy poco. Ya no somos más un país que goce de libertad porque nuestra seguridad ha sido secuestrada, nuestra actitud de vencedores ha sido cobardemente asesinada por nuestras instituciones y nuestras oportunidades de desarrollo se han autoexiliado.


De hecho, la materia de Civismo ya no existe en los programas, dejó de existir por mucho tiempo y recién comienza a reinsertarse en los programas oficiales y es considerada como relleno; pero que digo si con las calificaciones que obtuvieron los maestros hace unos días nos damos cuenta que ya cada materia es mero relleno para justificar los salarios de los maestros. Claro que no es culpa de ellos y mucho menos de su sindicato el resultado de las evaluaciones; resulta que el sindicato solo está ocupado de pelear por sus derechos pero no les exigen mejor desempeño. ¿Entonces para que sirve el sindicato sino para ayudar a sus agremiados a ser mejores en sus trabajos?


Si hoy me tocara asistir nuevamente a un concurso de oratoria el tema debería ser “Cansancio Nacional” en lugar de la Identidad Nacional. Los mexicanos, muchos lo sé, ya estamos cansados; otros más han decidido abandonar el barco e ir en busca de una vida digna a otro país y me parece que no es reprochable, pero existen otros como la Familia Martí que teniendo la posibilidad de buscar suerte en otro país ha decidido estoicamente seguir aquí en México a pelear por rescatar su grandeza. ¿Pero qué recibirán a cambio? ¿Desempeño mediocre de nuestros deportistas? ¿Desempeño mediocre de nuestras autoridades? ¿Desempeño mediocre de maestros y alumnos? ¿Desempeño mediocre de nosotros mismos? Creo que México está en coma y nos urge que despierte, necesitamos una manifestación pero dentro de nosotros mismos, una que nos renueve como mexicanos y nos recuerde que tenemos alma de héroes, de indios zacapoaxtlas que pelearon gran batalla con machetes en contra de los Franceses por defender su territorio y ganaron. Hay que sacar la casta de aztecas capaces de logros que aún hoy sorprenden a la humanidad.


No es suficiente una Cumbre de Seguridad para combatir a nuestros demonios, ni tampoco el mejor de nuestros esfuerzos. Es necesario que nos unamos en la búsqueda de una meta y hagamos lo imposible por conseguirla. ¿Será demasiado alta la meta de seguridad para todos?


Mañana jueves el Presidente Calderón y Marcelo Ebrard se reunirán con los gurús de la seguridad en México para entre otras discutir propuestas como las siguientes:

 

  1. “Penales de alta seguridad para secuestradores y delincuentes peligrosos.” Como ya hemos comentado anteriormente medida reactiva que de nada servirá si no aseguramos que efectivamente los secuestradores y delincuentes lleguen a estos lugares a purgar sus penas. Además no podemos seguir hablando de delincuentes peligrosos porque entonces estamos descuidando otra clase de delincuentes, y en un país gobernable todo individuo que delinque es peligroso.

  2.  

  3. “Penas para aquellas víctimas que no denuncien el secuestro y contraten servicios privados para negociar con los secuestradores.”  Ahora resulta que lejos de castigar al delincuente vamos a llenar los centros de readaptación social de empresarios y gente trabajadora, la que todavía le reditúa al país beneficios,  por considerarlos cómplices de los secuestradores. Pregúntele a Martí que piensa de que según esta propuesta ahora sería considerado cómplice de los asesinos de su hijo.

  4.  

  5. “Regular la telefonía celular ya que la mayoría de las extorsiones se hacen por teléfono.” Perfecto! Ahora será oficial el secuestro de nuestra privacidad, como si no supiéramos ya todos los mexicanos que en cualquier momento nuestra conversación puede estar siendo escuchada por cualquiera, sin necesidad de gran infraestructura tecnológica.

  6.  

  7. “Sistema de video vigilancia en las carreteras federales y un sistema de inteligencia financiero.” Nuevamente nuestra libertad secuestrada por el Estado en aras de la seguridad; así que estaremos invirtiendo millones de pesos en este par de sistemas que no servirán de nada porque nuestra legislación no permite los videos como prueba.

La Cumbre del jueves en mi percepción de poco servirá si no se discuten y aprueban de inmediato medidas como: Un cambio inmediato en los agentes del ministerio público de todo el país, cese inmediato a todos los mandos medios y superiores que por el programa SUBSEMUN o convenios entre la Federación y Gobiernos Estatales han sido evaluados por el Centro de Control y Evaluación de Confianza y fueron señalados como no confiables o de confianza reservada, mejores sueldos a los policías porque con $4,000.00 mensuales cualquiera busca un segundo trabajo sea quien sea el jefe; y algunas medidas más de ésta índole que no buscan politizar el problema sino resolverlo.


Sin medidas radicales como estas, no podremos avanzar. ¿Son medidas que acarrearán ciertos problemas políticos y sociales? Si! Definitivamente todo cambio produce molestia y habrá que enfrentar situaciones delicadas pero más que tener secuestrado a nuestro país seguramente que no.


No podemos permitirnos noticias como la del fin de semana en la que nos enteramos que en el norte del país un comando armado entró a un domicilio en el que se preparaba una fiesta de 15 años y de 20 personas que estaban presentes fueron asesinadas 14, una de ellas un bebé de un año a quien se le encontró además de los tiros que lo mataron, el tiro de gracia.


El reunirse para discutir puntos carentes de fuerza, es un lujo que no podemos darnos; o el Estado mañana olvida sus diferencias políticas y se pone a trabajar con toda la fuerza que la Constitución le ha dado para devolverle la gobernabilidad a este país o de plano nos preparamos para la guerra, porque este país ya no da para más, hemos perdido el rumbo y nuestro nombre ha quedado como en las olimpiadas, por los suelos. ¿Qué dirían nuestros ancestros ante esta situación? ¿Qué dirían nuestros grandes héroes que pelearon con entereza y dignidad por dejarnos una patria noble de gran nombre?¿Qué dirán venideros a quienes no podremos dejarles nada, porque aún y cuando hicimos nuestro mejor esfuerzo este no dio para paz social y seguridad?

 

Necesitamos rescatar a nuestro México ciudad puñado de alcantarillas, ciudad cristal de vahos y escarcha mineral, ciudad presencia de todos nuestros olvidos, ciudad de acantilados carnívoros, ciudad dolor inmóvil, ciudad de la brevedad inmensa, ciudad del sol detenido, ciudad reflexión de la furia, ciudad del fracaso ansiado, ciudad tejida en la amnesia, resurrección de infancias, encarnación de pluma, ciudad lepra y cólera, hundida ciudad. Aquí nos tocó. Qué le vamos a hacer. En la región más transparente del aire.

    



 
 

 

 
Todos los Columnistas