DONDE LA LEY TERMINA, COMIENZO YO


Maritha Amescua


¿Militarizar o desmilitarizar?


Que es lo que se pierde al cruzar una frontera,
cada momento parece partido en 2
melancolía por lo que quedo atrás
y por otro lado todo el entusiasmo
por entrar en tierras nuevas.
(Ernesto Guevara)


Mucho se ha hablado sobre la militarización de la policía en estos tiempos que nos aquejan tantos problemas en la seguridad pública; sin embargo, me parece que en la mayor parte de los casos el análisis es erróneo. He escuchado hablar de militarizar la policía cuando por ejemplo un militar retirado asume un puesto de mando en seguridad pública; o bien se dice que la policía se está miliaritarizando cuando vemos intervenir al ejército en cuestiones que originalmente le corresponderían a la policía, pero olvidamos que uno de nuestros objetivos nacionales es preservar la seguridad interna; así si un gobernante solicita el apoyo del Ejército para cumplir con su labor, no veo porque esto tenga que ser un problema. Toda vez que el Ejército Mexicano siempre se ha caracterizado por su profesionalismo, disciplina y lealtad a la Patria en su actuar.


Dice el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (al que por cierto ya puede consultarse en internet en www.rae.es) que militarización es la “acción y efecto de militarizar” y que militarizar es “Infundir la disciplina o el espíritu militar” “Someter a la disciplina militar” “Dar carácter u organización militar a una colectividad”.


Dicho así militarizar la policía puede ser visto desde diferentes ángulos, pero no cabe duda que cualquiera de los ejemplos que expusimos en el párrafo anterior no encuadran dentro de lo que militarizar significaría.


Aún y cuando el tema de militarizar a los cuerpos de seguridad pública es un análisis que merece un estudio mucho más extenso y meticuloso, bien podemos dejar en claro lo que esto podría significar a fin de que como ciudadanos, podamos avanzar en estos temas y participar de manera eficiente en la formulación de políticas.


Si militarizar significa literalmente infundir disciplina militar, esto quiere decir que militarizar la policía podría significar incluir a esta, en una educación permanente, en la que impere la disciplina y los valores que se busca defender; así no veo porque sería malo militarizar a nuestros cuerpos policiales.


Los Carabineros de Chile (la policía nacional chilena) es una de las instituciones policiales más respetables de América Latina, y si, también del mundo, no son una institución que dependan de las Fuerzas Armadas, sino que representan a las Fuerzas de Orden y Seguridad de aquel país; y su educación, aún y cuando no es militar porque no proviene de la milicia, si involucra a los miembros en una disciplina militar que los lleva a luchar por los valores que aprenden en la Escuela de Carabineros y defienden sin descanso el orden y la seguridad de los individuos; además de depender de un jefe supremo que pone orden y elige de acuerdo a méritos profesionales, conocimientos, talentos y habilidades a los directores de cada región y ciudad lo que sin duda evita en gran medida la corrupción que es el mal que en nuestro país no hemos podido erradicar.


Así que mas que satanizar la militarización creo que sería muy sano para nuestras instituciones, ver los beneficios que podría traer ésta, antes que sea demasiado tarde, o peor aún, tengamos –como en Chile- hacerlo por los medios que mas sangran la memoria de los pueblos.


SOBRE LA LECHE


Hay de protestas a protestas; dependiendo el país y lo que se reclame, vamos desde grupos de gente desnudos protestando por cosas que ni tienen que ver con la ropa; hasta millones de personas vestidas de blanco solicitando seguridad a las autoridades. Pero lo que ahora presenciamos gana cualquier récord. Empresarios y productores lecheros protestando por los precios de la leche y la falta de apoyos para la producción de ésta y sus derivados, tirándola.


Habrase visto tal despilfarro; claro, el país más rico del mundo, en el que tenemos a los servidores públicos más caros, en el que los ciudadanos pagan impuestos por todo, hasta por tener un automóvil; el martes pasado hizo derroche de riqueza, regando litros y litros de leche que bien servirían para alimentar a miles de niños. Pero claro, es lógico; como en este México no tenemos pobres y mucho menos pobres extremos no vemos la necesidad de otros países en los que los niños se mueren de hambre.


Si! Aunque a Usted mi amable lector, le parezca increíble hay países en este mundo en el que el dinero y los productos no alcanzan para alimentar y satisfacer las necesidades básicas de toda la población, y por tal motivo miles de personas mueren cada año a causa de la desnutrición.


Pobre de mi abuelo, o mejor dicho gracias a Dios que ya está muerto. Porque de haber presenciado la lujosa manifestación de ayer de sus colegas productores de leche en el Estado de México y de Hidalgo, le hubiera dado un infarto de nuevo.


De él y de mi infancia con él, lo que más recuerdo es su amor por el campo y el trabajo tan fructífero que realizó con su pasteurizadora de leche; recuerdo que hasta un premio nacional recibió por haber logrado (sin lujosas manifestaciones ni derroches de soberbia claro) mejores oportunidades para los productores lecheros y ganaderos de la región.


Pero hoy vivimos otros tiempos; las negociaciones, la paz y la educación ya están obsoletas. Lo de hoy es hacer oír nuestra voz, y eso sí, hacer uso de las garantías consagradas en nuestra constitución (como la del derecho a manifestarnos) a como de lugar. Sin importar si con esto violamos garantías de nuestros coterráneos.


Pero esto a nadie le importa, nadie se quejará u organizará mañana una marcha en contra de los productores de leche por haber tirado litros de un producto de primera necesidad; no! Lo de hoy es la seguridad, así que lo más seguro es que mañana todos apaguen la luz de su casa, o su celular o se amarren un paliacate protestando por la falta de seguridad, porque está de moda y porque además no podemos pasar por la vida sin inmiscuirnos en los asuntos de la ciudad cuando esta ya está casi terminada.

    



 
 

 

 
Todos los Columnistas