Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Las debilidades y obsesiones de López Zavala


En la interesante entrevista que El Sol de Puebla publicó el sábado pasado con el zetita mayor, quedó demostrado que dos son sus obsesiones: Enrique Doger Guerrero y el diario Cambio, a quienes López Zavala dedica una buena parte de la plática y, sobre todo, de lamentaciones y quejas, porque – según él – “me quieren poner piedras en el camino”, aseveración lamentable sólo comparable con la de Francisco Labastida Ochoa en el 2000, cuando lloró porque Vicente Fox “me ha dicho mandilón, me ha dicho chaparro, me ha dicho lavestida”.


Otro hecho notorio en las respuestas de López Zavala a Blanca Lilia Ibarra Cadena fue su intento de deslindarse de Mario Marín Torres, como lo expresó la propia responsable de la publicación al preguntarle si se está desligando del mandatario o lo haría si fuese necesario, cuestionamiento que el zetita número uno rehuyó abiertamente, sin atreverse a confirmar su supuesta lealtad hacia quien lo hizo. 


Pero vayamos por partes. Lo primero que deja en claro la entrevista es que por más que el delfín trate de negar que no es más que un invento sexenal y que su única fortaleza sería la imposición de Mario Marín Torres, su currículo ratifica que su repentino “crecimiento” político se lo debe al mandatario del que ahora se quiere deslindar, ya que los cargos que ha ocupado se deben a la designación o decisión directa del gobernador, incluyendo la diputación local y la derrota en la contienda federal del 2000.  

 

López Zavala miente al asegurar que ha trabajado en cuatro gobiernos estatales, sin especificar que su rol de pipitilla solamente cambió cuando el gobernador lo convirtió en su consentido. También trata de engañar a los poblanos y de minimizar a la presidenta municipal Blanca Alcalá cuando presume que le dejó el camino libre en el 2007, pese a que “las encuestas me favorecían”, lo que tampoco es cierto, ya que el chiapaneco “olvida” que no obtuvo la postulación por sus nulas posibilidades de ganar.  

 

En la entrevista queda claro que el zetita mayor vive y lee una realidad diferente a la de los demás, ya que presume ser el “favorito” de la prensa poblana al asegurar que “yo en todos los periódicos salgo trabajando y sólo en uno salgo golpeado todos los días”, a pesar de que los únicos medios que abiertamente lo apoyan como precandidato son Intolerancia y la 1010AM.     

 

(Y para desgracia del delfín, de cada 20 ejemplares de Intolerancia que se reparten en cada puesto de diarios, solamente se venden 2 o tres como máximo. También para su perjuicio se le olvida que son nulas la credibilidad periodística y la influencia social de sus voceros, como lo demuestran su escasez de ventas, el reducido raiting y el hecho de que la mayoría de los demás medios no se han sumado a su campaña antidogerista ni al proyecto Z).


La obsesión del chiapaneco contra Cambio y Enrique Doger Guerrero también es muy notoria: “ven que todas las acciones de Zavala contendientes a que quiere ser algo, ahora se preocupan porque Zavala se pone una camisa, pero no nada más la tengo yo, cuando el anterior secretario la tenía, pero todo el personal la tiene. 


“¿Por qué no denuncian a los demás?, ¿por qué siempre a Zavala?, Zavala es alguien por quien preocuparse políticamente, por eso me quieren poner piedras en el camino”, lloró amargamente el zetita mayor, angustiado de que su condición de invento sexenal y su escaso posicionamiento en las encuestas preelectorales lo convierten en un producto fácilmente desechable y en moneda de cambio y negociación, como se demostró en el 2007. 

 

Elementos 

 

  • Mariano Saavedra Burgos le debe a su supuesto asesor legal, Ernesto Bojalil Andrade, el tener un pie fuera de Cáritas, ya que Bojalil Andrade fue quien - con la intención de armar un escándalo mediático y político - lo convenció de desconocer su firma en los documentos que demuestran su aval y participación directa en la compra-venta de la chatarra.

  •  

  • Bojalil Andrade es un destacado panista que perdió la diputación federal en 1997 y que pretendía ser síndico en la planilla de Antonio Sánchez Díaz de Rivera, pero nuevamente fue derrotado. Por ende, vio que el dictamen Entrega- Recepción era manipulado políticamente por Intolerancia, Tribuna y la 1010AM, medios con una tendencia claramente antidogerista, y quiso aprovechar la oportunidad de vengarse del priísta a quien la ultraderecha culpa de la debacle del PAN en la ciudad en las elecciones de noviembre: Enrique Doger Guerrero.

  •  

  • A esto se debe, también, la nueva embestida del vocero del Yunque, Luis Mora Velasco, contra el ex edil, a quien culpa de la derrota panista del 2007 y a quien pretende destruir a toda costa, porque sabe que es el priísta mejor ubicado en los sondeos preelectorales.

  •  

  • ¿Quién es el reportero-productor de radio que se ha convertido en un antidogerista convencido, tanto que la semana pasada aprovechó la ausencia de los titulares del noticiario en que trabaja para despotricar contra la administración municipal a la que, en el trienio pasado, le pidió que le pagara el Nextel que usa, porque el jefe de ese espacio informativo y el concesionario de la estación se negaban a facilitarle ese aparato de comunicación.

  •  

  • Una pista: empezó cubriendo deportes en el 2002, cuando su jefe estaba en otra estación de radio y Luis Paredes Moctezuma tenía una nociva y gran influencia en aquél noticiario hoy desaparecido, porque perdió la confianza de los radioescuchas.

  •  



     
     

     

     
    Todos los Columnistas