Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


La manipulación del ambulantismo


Influenciada por el ala zavalista del ayuntamiento (Gobernación, ciertas direcciones de de Desarrollo Social y Obra Pública, Recursos Humanos, entre otras áreas) la presidenta Blanca Alcalá Ruiz ha comenzado un juego muy peligroso y nocivo para la ciudad en el tema del ambulantismo, al posponer la primera etapa de la reubicación pretextando supuestas insuficiencias en el predio de la 11.

 

Es claro que la intención de Juan de Díos Bravo, Ángel Pacheco Ahuatzin y sus secuaces es golpear políticamente a Enrique Doger Guerrero y tratar de desviar la atención de la gente y de algunos medios del tarifazo que la SCT acaba de recetar a la ciudadanía.

 

Lo que también es obvio es que la primera afectada será la propia Blanca Alcalá Ruiz, porque el comercio informal ya es problema de ella, no del ex munícipe y, en consecuencia, es obvio que quien tiende a convertirse en rehén de esos grupos y recibirá las críticas sociales ¿y de los comerciantes? por la proliferación de puestos en el Centro Histórico es ella, pero, como se dijo en este mismo espacio hace dos semanas, a Juan de Díos Bravo le preocupa seguir las órdenes de Javier López Zavala, no las de Blanca Alcalá, no la imagen pública de la alcaldesa.

 

Los zavalistas manipularon a la presidenta y la convencieron de que le convenía no continuar con el proceso de reubicación iniciado por su antecesor, ya que el mérito se le quedaría a Enrique Doger y no a ella.

 

Con ello, Pacheco Ahuatzin y Bravo lograron tres cosas: hacer que sus bases sociales (algunas organizaciones de ambulantes) sigan en el centro y continúen comprometidas con el proyecto Z, impactar negativamente al edil en ciertos medios oficialistas a los que les interesa tapar – en la medida de lo posible - el tarifazo y comenzar a sembrar en la ciudadanía la percepción de que Alcalá Ruiz está más preocupada por deshacer lo que hizo su antecesor que por construir un gobierno propio.

 

Hasta el momento y aunque todavía es pronto para hacer un balance del ayuntamiento vigente, lo cierto es que la actual administración aparenta carecer de proyectos y propuestas  propias y varias de sus dependencias (Gobernación, Administración Urbana y Obra Pública, Sindicatura, entre otras) están concentrada en seguir los pasos de Luis Paredes Moctezuma, que dedicó los primeros 18 meses de su gestión a deshacer lo que había dejado Mario Marín Torres, como los llamados cruceros inteligentes.

 

Es importante recordar que a Paredes Mctezuma no le fue bien en su confrontación autoinventada con la gestión anterior a la suya, porque concentró tanto tiempo y recursos en la disputa, que no le dio tiempo de sacar adelante algún proyecto suyo, excepto el del Juárez – Serdán, que por cierto terminó mal, con prisas y pendientes económicos y estructurales.

 

Además, el ambulantismo es un problema histórico serio real, que en cualquier momento puede desbordársele a una administración y la ciudadanía y los comerciantes establecidos se lo reprocharán, por más que el actual silencio de los dirigentes de la Canacope y Canaco, Antonio Garay y Álvaro Ramírez, demuestra que su pasado interés en el tema solamente tenía fines partidistas y no obedecía a la demanda de sus agremiados.

 

Y aunque Antonio Garay y Álvaro Ramírez no defiendan los intereses de los comerciantes organizados, no cabe duda de que estos empresarios le reclamarán a la alcaldesa por haber abortado la primera etapa de la reubicación solamente por intereses políticos y propagandísticos.

 

Estocada

 

Fue la propia Alcalá Ruiz quien en agosto pasado le pidió al ayuntamiento dogerista que pospusiera la reubicación de los ambulantes, porque la ciudad estaba en plena efervescencia preelectoral y no quería que se afectara su relación con las organizaciones y quien las maneja: Javier López Zavala. Tampoco deseaba que el tema del ambulantismo y sus siempre conocidas relaciones con “operadores” del PRI predominaran en la contienda por iniciar.

 

Y Doger Guerrero cometió el “error” de acceder a la petición de Alcalá Ruiz, pese a que desde julio del 2007 todo estaba listo para desalojar a los informales del Centro Histórico e iniciar la reubicación y a pesar de que durante meses la Canaco, la Canacope y el CCE usaron de pretexto el tema para tratar de aniquilar al ex edil.

 

Hoy, para golpear política y mediáticamente a Doger Guerrero, la presidenta utiliza el mismo tema que en agosto ella solicitó que no se solucionara. En pocas palabras, como candidata no dejó que se diera la primera etapa de la reubicación y, ya como autoridad, echa para atrás el mismo procedimiento.




 
 

 

 
Todos los Columnistas