Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


La historia del León de Rímini, semblanzas de un eterno traidor: Juan de Dios Bravo


Dentro de las historias del Siglo XV destaca la de un hombre que siempre quiso jugar en las sombras el León de Rímini (Su apellido era Malatesta, familia gobernante de la región de Rímini) bautizado de esa manera porque era de esa región y por su pelirroja cabellera, este personaje de la política italiana siempre tuvo un abierto y franco enfrentamiento con el cardenal Borgia (Después el Papa Alejandro VI), si algo caracterizaba a la familia Malatesta era su falta de seriedad para el cumplimiento de sus pactos, mismo que rompían en cualquier momento. Sin embargo, era muy común en el Medievo cambiar de bando como de muda, aunque siempre se honraba lo pactado la familia Malatesta carecía de toda honorabilidad. El León de Rímini orquestó un atentado contra su aliado donde pretendía envenenarlo con una botella de vino, sabedor de la costumbre de Rodrigo Borgia de comer y tomarse una botella de vino. Finalmente la traición no se perpetro debido a que el menor de sus hijos fue quien bebió el vino. Antes de eso el cardenal Borgia “fue tolerante hasta excesos criticados” (como diría Díaz Ordaz) con Malatesta. A tal punto fue tolerante, que lo único que lo condució a su explosión colérica fue el envenenamiento de su hijo, en consecuencia el cardenal Borgia mandó a llamar a todos sus súbditos y les ordenó que todos tomaran una copa del vino envenenado, momento en que fue descubierto el sirviente quien no dudó en delatar al autor intelectual de la conspiración, el León de Rímini. Así, el cardenal Borgia hizo beber el vino envenenado al traidor sirviente, momento en que su corazón dejó de latir. Cuando su sirviente terminó la tarea de consumar el homicidio se acercó a Borgia para preguntarle qué debería hacerse con el cadáver, a lo cual respondió:


“Atadle a un burro, enviadle a su verdadero amo y postrad una nota en su pecho que diga: Empieza a rezar por tu alma porque estás a punto de encontrarte con DIOS”


El león de Rímini por seguir sus instintos palaciegos y sus conspiraciones corrientes (me refiero a que sin clase, tacto y efectividad) jugó con lo más preciado de los Borgia, su familia.


Usted podrá preguntarse: ¿Y qué similitud existe con Juan de Dios Bravo? Todas, puesto que Juan de Dios igual que los Malatesta nunca ha honrado sus alianzas ni sus pactos, además de que siempre traiciona. Por ello, pareciera que en este juego de similitudes Juan de Dios Bravo ha ido sembrando rencores derivados de su nula seriedad para cumplir sus pactos, igual que los Malatesta.


“El porky”, como lo han bautizado en sus mismas oficinas (y no precisamente porque su destino sea el mismo que el del porcino del libro de la Rebelión en la Granja) tiene cansados a muchos porque a este funcionario por más que lo “maicean” no le encuentran fondo. Pero es muy pronto para condenarlo. Analicemos su historia.


Juan de Dios Bravo es de historia pública reciente, su primera traición y la más grave fue la que hiciera a Marín y Doger. El acuerdo fue el siguiente, Juan de Dios Bravo tenía instrucciones de operar en contra de Doger para la elección municipal. ¿Porqué?, recordará usted que cuando Doger era candidato a Presidente Municipal y Marín a Gobernador, existía un aspirante Marinista (Montero), en ese momento Bravo era el encargado de la estructura electoral de Marín en el municipio de Puebla. Por lo cual, en contra de lo esperado, buscó a Doger para pedirle que: a cambio de no cumplir la instrucción que le había sido conferida le diera su chayotazo de medio millón. Ese fue el precio que fijó Bravo para desobedecer a su jefe. El resultado del acuerdo seguramente fue el esperado por Juan de Dios Bravo, puesto que durante los dos primeros años del Dogerismo todo fue una luna de miel entre los dogeristas y el marinista. Se preguntará usted ¿Y qué pasó con Bravo?. Bueno su deslealtad al marinismo fue premiada con la Subsecretaría de transportes de la SCT, donde se encontró con quien fuera su primer maestro y aliado: Rómulo Arredondo. En SCT es donde al parecer se graduó de la escuela de la corrupción, porque no hay transportista que calle las exigencias de Bravo, ni tampoco alguno que las niegue.


Al parecer, Arredondo y Bravo también vivían una luna de miel, hasta que su antiguo mentor y maestro se enteró que “el porky” estaba operando para ser el próximo titular de la SCT, momento en que consumaría otra más de sus traiciones. Pero la fortuna también juega sus cartas. Gracias al destino caprichoso de Moreno Valle, Juan de Dios se convertiría en Diputado. Desde su curúl empezó a venderse a Zavala (Su actual jefe) para ser el encargado de operar la campaña de Blanca Alcalá. Dentro del equipo de la hoy presidenta solo hubo un personaje que advirtió del estilo de jugar a la política por parte de Juan de Dios: Giorgana. El desenlace lo conoce, hoy el Secretario de Gobernación Juan de Dios Bravo y el hombre más cercano a la Presidenta se pelean el mérito de la elección y dentro de las paredes del palacio municipal luchan por el control del Gobierno. Uno como Zavalista y el otro como Blanquista.


Las últimas de Juan de Dios Bravo ya las conoce usted pero se las recuerdo. Traicionó a la Presidenta al romper su institucionalidad para filtrar todo sobre el acta entrega recepción por órdenes de su jefe “Z” y traicionó a Doger con quien había tenido acuerdos desde la campaña.


Después convenció a la Presidenta de desechar el predio dogerista bajo el pretexto de carecer de servicios, y más tarde la orilló a comprar un predio que tampoco los tiene a un mayor precio (será cuestión de $$$$$$).


Al parecer tanto la presidenta como Doger tienen al eterno traidor despedazándolos, a uno por dentro y al otro hacía fuera. Me explico. La presidenta tenía que resolver el tema del ambulantaje de manera prioritaria e inmediata para justificar la decisión de no utilizar un predio que ya había sido pagado, pero su brillante Secretario de Gobernación sugirió desecharlo y comprar un predio a mayor precio y QUE TAMPOCO CONTABA CON SERVICIOS. Aunado a que Bravo complicó la negociación política con los ambulantes porque empezó a pedir dádivas, según algunos ambulantes desesperados de que se resuelva su situación. Además dejó que entrara a escena el TERMINATOR municipal que, en el mayor de los colmos, litiga a favor de los ambulantes, complicándole más el escenario político a la presidenta. La pregunta es: ¿No era el único trabajo que le han encomendado al Secretario de Gobernación Municipal, el ambulantaje?¿No “el Porky” es el encargado de la política interior de Puebla?. Digo, ya no hablemos de su falta de sensibilidad política para exhibir a la presidenta con un tema como el desfile de los homosexuales en Puebla y parece “una burla” que el encargado de la política interior del municipio se dedique a  complicar tanto la situación municipal, sin duda alguna, además de su falta de capacidad y su sobra de opacidad, la verdadera razón de que Juan de Dios sea tan inoperante es que su jefe no despacha en el palacio municipal, sino en la Secretaría de Desarrollo Social del Estado.


Lo complicado es que igual que al León de Rímini hay ofensas que no se perdonan y las del Secretario de Gobernación Municipal pueden ser mortales políticamente hablando, al menos, para el hombre más cercano a la Presidenta, a Doger, a Arredondo, en fin ha ido sembrando como decía al principio enemistades con personajes que no se tentarán el corazón en devolverle la cortesía. Solo que suceda lo que Zavala y su gente creen, convertir al pijijiapaneco en Gobernador, teoría apoyada por los “grandes analistas políticos” de esta ciudad y que consideran un hecho. El Secretario de Gobernación Municipal parece que está despreocupado, pues como sea, todavía le queda una última vida política al gato (de Z), no segura pero esperanzadora.

 

Estocada


1.  Se dice que Juan de Dios ya olvidó su trato bufónico, tradicional de él,  porque en su oficina ya no lo soportan, pues su prepotencia manifestada le ha valido el peyorativo seudónimo con el que lo bautizaron.


2.  Parece que nadie dentro del gabinete blanquista nadie tolera al Secretario de Gobernación, y es que a todas las dependencias llegan sus “cartas de recomendación de empleo”, que se han convertido en los nuevos “larines” del Ayuntamiento


3.  Pongan especial atención en los temas de ambulantes esta semana porque parece que la estrategia es tan pobre como su estratega, el resultado lo de siempre: no va a pasar nada ni se resolverá nada, todo gracias a la tibieza de Juan de Dios Bravo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas