Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


EL ENDURECIMIENTO DE LA SEGOB, UN ERROR QUE TRAERÁ CONSECUENCIAS


Desde finales de agosto del año próximo pasado, coincidiendo con los cambios en el gabinete estatal, la política interna del estado sufrió modificaciones drásticas, en detrimento de la imagen negociadora e incluyente que promovía el gobierno estatal, particularmente a través de la Secretaría de Gobierno, que en ese entonces trabajaba en medio de una intensa campaña político-mediática desatada contra el Gobernador.


A partir de la fecha mencionada, la política más cargada a las soluciones y consensos va en retirada; priva un ambiente tenso, de menos dialogo y más imposición, por lo que inevitablemente han arreciado las protestas publicas de los colonos, comerciantes y estudiantes; pero todos encuentran en la SEGOB oídos sordos, negativas, trabas burocráticas, golpeteo mediático, etc.


Para fundar lo dicho, pongo estos ejemplos: al anterior encargado del Sistema Operador del Agua Potable y Alcantarillado (SOAPAP), se le planteaban obras y necesidades de las colonias marginadas y éstas se resolvía en forma claramente ejecutiva, sobre todo en lo concerniente a servicios de primera necesidad, como drenajes, aguas potables, mantenimiento de letrinas, etc. Con los administrativos actuales del SOAPAP, la tramitología y la burocracia se han acentuado en grado extremo, y cuando ya los solicitantes han pasado meses de trámites y evasivas de todo tipo, se les espeta en el rostro que antes de dar solución “hay necesidad de que el Secretario de Gobierno autorice tal o cual obra”. Cuando, después de muchas vueltas, llegan por fin a la entrevista en la SEGOB, el 50% de sus peticiones son rechazadas “porque allí hay estabilidad y no deben meterse a gestionar nada”; del 50% restante, la mitad se les niega en la práctica con el argumento de que “se va a valorar la posibilidad de solución”, y respecto a las demás peticiones, se les da largas con el argumento de que “es casi seguro que se incluirán en la programación anual”. Mientras, reafirma el titular de esa dependenciahay que esperar.


Hay compromisos hechos por el mismo Secretario, que no se cumplen y la solución se va postergando hasta que, inevitablemente, se crean conflictos que pudieron evitarse si se cumpliera la palabra empeñada. Por ejemplo, en San Miguel Canoa se afectó a miles de jóvenes deportistas que llevaban años manteniendo plana un área que utilizaban como campo de futbol, a la que le han invertido muchas faenas y recursos económicos propios. Esos deportistas, muchas veces habían solicitado al gobierno inyectarle recursos para  rehabilitar la cancha con  un muro de contención, gradas, etc., y la respuesta, sin ser negativa, nunca se materializó. En cambio, en esa área se hizo una inversión millonaria para construir un puente infuncional, en el que la pendiente es tal que impide el tránsito seguro de vehículos. El compromiso del Secretario fue reponer a los afectados el  campo de futbol que les agandallaron, ya que no hay ningún otro en Canoa, pero este compromiso no se les ha cumplido, y cuando se acude a las oficinas de gobierno, la respuesta es: “eso hay que planteárselo al Secretario de Gobierno, es un compromiso que él hizo, yo no lo puedo resolver”. Los jóvenes de San Miguel Canoa han sido pacientes en la espera del cumplimiento del compromiso, pero la afrenta no la han olvidado, su inconformidad va en aumento y se anuncia un conflicto cercano.


Una prueba más, incontrovertible y contundente, del endurecimiento de la política gubernamental, cuando es evidente la necesidad del apoyo popular, es la cerrazón y soberbia que los jóvenes han encontrado ante sus demandas, ingentes y de primera necesidad, como la construcción de escuelas, centros de cómputo, laboratorios, enmallados, etc., ya que después de múltiples  gestiones, negativas, citas y cancelaciones, una y otra vez se tuvieron que manifestar en Casa Aguayo, para exigir dialogo y respeto a su representación, esperando la intervención oportuna del encargado de la política estatal y encontrar eco a sus peticiones; pero no sólo no obtuvieron soluciones, sino que encontraron las puertas cerradas, bajo el argumento de que tanto el Secretario de Gobierno como el de Educación “no resuelven bajo presión”, cerrazón que fue completada con un violento desalojo y golpes a decenas de estudiantes que se habían plantado el 29 de abril frente a Casa Aguayo.

 

Así las cosas, muchos habitantes de las colonias populares, se encuentran inconformes, ante esta actitud inoperante de la Secretaría de Gobernación, la cual debería ser la instancia final que resolviera muchos de los problemas, de no ser así las consecuencias políticas podrían ser considerables para el gobierno del estado.




 
 

 

 
Todos los Columnistas