Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Calderón y el PAN, en campaña


Mientras el PRI tiene un dirigente estatal, Alejandro Armenta Mier, que hasta el miércoles en la mañana no se había enterado que el PAN tapizó de propaganda ilegal varias zonas de la ciudad, el blanquiazul va de la mano de Felipe Calderón Hinojosa a las elecciones federales del 2009, como lo demostró anteayer al anunciar un programa anticrisis tardío.


Lo cierto es que los priístas duermen…mientras los panistas trabajan para remontar los 10 puntos de ventaja que les saca el tricolor y que no son garantía de nada. Esto se corrobora por el hecho de que Calderón Hinojosa anunció su proyecto anticrisis en este año electoral, cuando pudo y debió haberlo hecho desde inicios del 2008, antes de que los precios de alimentos y combustibles se dispararan.


Cada día se confirma más que el PAN- gobierno es perverso, como en su tiempo lo fue el PRI, ya que en este tiempo electoral el calderonismo hace lo mismo que el priísmo arcaico: prometer ayuda a los más pobres, para sacarlos de la crisis agravada…que la indeferencia, incompetencia y omisión del propio gobierno federal contribuyó a agravar. Así hacían los priístas: “vota por mí para que resuelva el problema que yo mismo generé o agravé” (por mi corrupción, incapacidad o indiferencia).


Y lo peor es que la jugada sucia del panismo podría resultarle, debido a que la tardía congelación de los precios de la gasolina y el gas LP puede detener la espiral inflacionaria…y el descontento ciudadano por la degradación permanente de su nivel de vida.


Ante un pueblo con corta memoria histórica, como el mexicano, el plan anticrisis puede convertir a Calderón Hinojosa en un importante activo electoral para el PAN, pese a que apenas el mes anterior todo el priísmo nacional y local sabía que para ganar las elecciones de julio de este año contaba con un aliado inesperado: la incompetencia presidencial con sus promesas de campaña incumplidas. 


Incluso, los priístas nacionales y, en especial, los de Puebla deberían entender que el anuncio del plan anticrisis fue una acción presidencial político-electoral, que demuestra lo que Duelo de Espadas sostuvo desde que el triunfalismo comenzó a permear en el priísmo local: que Calderón Hinojosa jugará un papel muy activo en la contienda intermedia de este año, ya que le interesa convertir al PAN en la primera minoría legislativa, para no tener que negociar con el PRI en desventaja, como ha tenido que hacer hasta ahora.  


Además, varios columnistas políticos han publicado listas de los precandidatos del PAN a la gubernatura y un somero análisis de las mismas permite llegar a la conclusión de que el blanquiazul va por todo y que ni con mucho da por vencido, pese a que el PRI-gobierno estatal desde hace más de un año se proclama ganador de una contienda a la que todavía le faltan 6 meses de desarrollo y que está lejos de concluir.


¿Pero qué hacen los priístas mientras desde noviembre del 2008 el PAN se mantiene en campaña y afila sus armas? Nada y esto lo demostró el propio Armenta Mier el miércoles por la mañana, cuando en un noticiario de radio de radio se le preguntó por la propaganda panista en varias zonas de la ciudad y él se deslindó del tema achacándoselo a la dirigencia nacional de su partido.

 

Es claro que si el PRI hubiera colocado publicidad, para adjudicarse en la ciudad o el en interior de la entidad algún logro estatal o municipal, Rafael Micalco y el representante del PAN ante del IFE, Marcos Castro, habría organizado una estentórea rueda de prensa para condenar la acción, lucrar electoralmente y evidenciar no solamente al priísmo, sino también al gobierno o ayuntamiento.


Pero Armenta Mier no sabía de dichos anuncios panistas, hasta que el conductor de un noticiario le dijo que existían. Es normal en el dirigente estatal priísta esta pasividad política, fue la misma que generó la derrota de su partido el año pasado en Felipe Ángeles.


Sin embargo, el problema es que en este 2009 su inactividad y exceso de confianza pueden costarle al tricolor mucho más que la presidencia de un municipio pequeño y alejado de la capital.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas