Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Intolerancia y guerra sucia, exhibidas


Cada día, Intolerancia se aleja más del verdadero periodismo y demuestra que es simplemente un plomero más del zavalismo y que, como tal, sus editores están más que dispuesto a seguir la tesis “calumnia que algo queda”, del secretario de Propaganda Nazi de Adolfo Hittler, Joseph Goebbels, contra quien los zetistas han identificado como el único priísta que le disputa la candidatura del 2010, Enrique Doger Guerrero.

 

El problema para la camarilla que encabeza Enrique Núñez es que, con tal de tratar de minar el capital político y social del ex edil, no le importa violar hasta las más elementales normas del periodismo, como la de no manipular las declaraciones de los entrevistados, no ser tendenciosos en el manejo de las mismas y, también, darles derecho de réplica.

 

Pero el antidogerismo de Intolerancia lleva a Núñez y a su “reportero” de la fuente municipal, Alejandro Camacho, a mentirles a sus cada vez más escasos lectores, como lo evidenció la carta aclaratoria que el sábado pasado publicó el mismo “diario” en su página 5, donde el coordinador de Comunicación Social del ayuntamiento, Rafael Quiroz Corona, les corrigió a ambos la plana al enfatizar que la nota principal de Intolerancia del viernes “no refleja el sentido” de lo que dijo la secretaria de Administración, Gabriela García Maldonado, sobre el programa de actualización del equipo de cómputo.

 

Para que Núñez y Camacho lo entiendan, se los diré más claro: la carta aclaratoria de Quiroz Corona es por haber tergiversado, manipulado y dado un manejo tendencioso a las declaraciones de García Maldonado. Pero no solamente el coordinador de Comunicación Social del gobierno municipal, a quien no se le puede “acusar” de dogerista, ha evidenciado el “periodismo” basura de Intolerancia.

 

El regidor del PRD y antidogerista declarado desde que ambos coincidieron en la BUAP, Jaime Cid Monjaraz, también lo hizo, aunque Núñez y Camacho se comieron su petición de aclaración, de la que Duelo de Espadas tiene una copia. Enviada el 5 de junio, el perredista enfatiza que “leí su nota periodística (preparan guillotina para dogeristas) en dicho artículo se agregan palabras que nunca dije en la entrevista, tales como (camarilla dogerista, sanciones al ex edil poblano, artífices del desfalco al ayuntamiento, etc)”.

 

En esta carta aclaratoria que Intolerancia censuró, Cid Monjaraz - que se pasó 8 años como director de la Facultad de Electrónica de la BUAP y se caracterizó por su férrea oposición a todo lo que propusiera el entonces rector Enrique Doger Guerrero – evidenció que sus aseveraciones habían sido manipuladas, maximizadas y tergiversadas por el zavalismo traducido en supuesto periodismo.

 

En pocas palabras, Quiroz Corona y Cid Monjaraz coincidieron en sus cuestionamientos por la falta de ética periodística y el manejo deformativo (no informativo) y tendencioso de Núñez y compañía. Así, Intolerancia quedó exhibida, evidenciada, por dos de los mismos personajes que la han dotado de denuncias y críticas contra el dogerismo, lo que significa que ni sus aliados coyunturales están de acuerdo con involucrarse en el trabajo de plomería que algunos voceros de ese diario realizan.

 

Estocadas

 

Como parte de la guerra sucia contra Doger Guerrero, sus detractores priístas y panistas están enviando un correo electrónico en que pide “rechazarlo como candidato a gobernador” y proclamar el mensaje de que “no fue un buen presidente municipal”. Desde luego, como parte de esta campaña negra se pide a quienes reciben el “mensaje” extenderlo a todos sus contactos y revivir ante sus conocidos los escándalos de las farmacias Fleming y el de Cáritas.

 

Los “genios” del proyecto Z ya tiene preparado otro “escándalo” contra el ex alcalde. Ahora lo acusarán de “acoso sexual” y para ello ya contrataron a una ex secretaria del ayuntamiento, a la que ofrecieron dinero y una plaza en el gobierno, para que “cuente sus desgracias”. Se trata de la misma estrategia que en la contienda federal intermedia de 1997 siguieron el entonces presidente estatal del PRI y la hoy autodeclarada zavalista, Mario Marín Torres y Norma Sánchez Valencia, contra el candidato a diputado más importante y conocido del PAN, Humberto Aguilar Coronado, a quien le inventaron una acusación de “intento de violación”, que desde luego, nunca se probó legalmente, pero que llevó al priísmo a ganar carro completo gracias a la ONG patito que en ese tiempo encabezó Sánchez Valencia y cuyas denuncias infundadas obtuvieron una gran cobertura mediática.

 

Una vez confirmado que El Heraldo basa su “periodismo” de 8 columnas en “presunciones”, como ellos mismos las llaman, queda claro que cualquier cosa puede ser “presumida” y colocada como la nota principal de ese diario. Así, un día El Heraldo va a presumir que el monstruo del lago Ness está en Valsequillo y lo probará con “documentos” y fotos que “demuestran” la existencia de fauna y flora no conocida con anterioridad en dicha presa.  Con el mismo “método periodístico”, también se puede probar la existencia de un secretario de Gobernación estatal que se dice muerto para el 2010, pero que desde una triada mediática (que en realidad consta de dos estaciones de radio, un periódico y un portal de Internet) ataca a quienes considera sus adversarios por la candidatura y se promueve como el “tercero en discordia”.  

 

A la media docena de “analistas” de diarios y TV que se han desgarrado las sotanas por la salida de Mariano Saavedra de Cáritas y la supuesta disputa de Doger Guerrero vs la derecha confesional, se les olvida que el ex edil nunca hizo señalamientos directos contra el arzobispo Rosendo Huesca, la iglesia católica, Cáritas o el propio Mariano Saavedra, sino que presentó documentos (estos sí) probatorios de que el ex presidente del organismo sí estuvo al tanto de lo concerniente a la donación y que, por lo tanto, no podía deslindarse de la misma, como pretendía hacer.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas