Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


4 años…cuando los amigos y colaboradores fallan

(1ra parte)


Este jueves, el gobernador Mario Marín Torres rendirá su 4to Informe de Labores y, seguramente, en las próximas semanas varios miembros del gabinete estatal harán tours de medios y se arreglarán entrevistas cómodas en ciertos espacios informativos, para tratar de autolegitimar su actuar público, ocultar o disfrazar la realidad de la entidad y apuntalar sus aspiraciones políticas de cara a las elecciones federales del 2009 y 2010.


Sin embargo, después de transcurridos cuatro años de la gestión estatal, lo cierto es que varios miembros del gabinete le han fallado a su jefe y, especialmente, a Puebla, debido a que en su actuar público y/o político ha predominado la corrupción, ineficiencia, abuso de poder o todas ellas.


Así se explica que la entidad siga a la baja en los rubros de combate a la pobreza, desempleo, competitividad, atracción de inversión extranjera, transparencia, corrupción, educación y obra pública, entre otros. Simplemente, al mandatario le han fallado varios de sus colaboradores, empezando por quien presume de ser el más cercano a él y el elegido para sucederlo, Javier López Zavala.


La realidad es que López Zavala es un fracaso auténtico como secretario de Desarrollo Social, porque solamente usa los recursos de la dependencia para promoverse como precandidato del PRI a la gubernatura patito, pero ha sido incapaz de combatir de combatir eficazmente a la pobreza, como lo demuestran los datos más recientes del Consejo Nacional de Evaluación de la Política para el Desarrollo Social (Coneval).


Este lunes 12, el portal electrónico E- Consulta público que, según el Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2008 del Coneval, el 26.7 por ciento de los poblanos vive en pobreza alimentaria y 6 de cada 10 sufren de pobreza patrimonial. Además, este informe precisa que más del 35 por ciento los poblanos no cuenta con lo suficiente, para cubrir sus requerimientos esenciales de alimentación, salud  y educación, lo que los expertos conocen como pobreza de capacidades.


Estos 3 indicadores dejan claro que la marginación en Puebla es muy superior al promedio nacional, ya que en el país el 18.2 por ciento de los mexicanos sufre de pobreza alimentaria, el 24.7 por ciento no puede pagar por la suficiente salud, comida y educación y el 47 /% padece de pobreza patrimonial.


En el estado cunden la pobreza y marginación social, mientras el zetita mayor dedica su tiempo a promover una supuesta candidatura, a organizar una ostentosa y derrochadora fiesta de cumpleaños y a autolanzarse elogios sin límite en medios de información afines, donde también – desde luego – se hacen campañas de desprestigio contra quienes él considera sus adversarios.


Darío Carmona García y López Zavala no solamente comparten el mismo proyecto político, sino que ambos son verdaderos fiascos como funcionarios públicos, como lo demuestra el hecho de que la CNDH haya ubicado a Puebla entre las 10 entidades con mayor atraso educativo (Jornada de Oriente, 7 de enero 2009), ya que el 15 por ciento de los poblanos no sabe leer ni escribir.


Incluso, los alumnos, padres de familia y maestros poblanos no únicamente deben preocuparse por la baja cobertura en educación superior, el analfabetismo, el ausentismo y el bajo rendimiento en materias clave, como matemáticas y educación, sino que también se enfrentan a la división y polarización social y gremial en el SNTE promovida por Carmona García y su jefe López Zavala, quienes en un intento de mermar parte del supuesto capital político del precandidato del PAN, Rafael Moreno Valle, alentaron una rebelión que generó pérdida de clases y disputas entre profesores.


Un ejemplo más de ineficiencia y corrupción es Javier García Ramírez, que se ha dedicado a las obras publicas mal hechas y sin terminar. Así, la Célula y el Recinto Ferial se convirtieron en una especie de “construcciones eternas”, con innumerables fallas.


Además, García Ramírez se dedica a edificar hospitales (como el de la zona norte y el de Tepeaca) que son “entregados” sin terminar y cuyos costos triplican los de otras entidades.


Por si fuera poco, el todavía inutilizado, pero hace mucho “inaugurado”, estacionamiento de la secretaría de Finanzas y Desarrollo Social y las visibles fallas en carreteras supuestamente nuevas (Tepeaca, Azumbilla y Valsequillo, entre otras) son claras muestras de anomalías que, como es de esperarse, no son investigadas y mucho menos sancionadas

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas