Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Incapacidad gubernamental

Juan de Dios Bravo ·Cambio ·Foto / Archivo / Tere Murillo

Muy desesperado debe estar un gobierno que le pide a los medios informativos ocultar la realidad y tapar su incapacidad de frenar cada ejecución, asalto, secuestro y cualquier otro hecho de violencia, como hicieron recientemente Felipe Calderón Hinojosa y Mario Marín Torres.

 

Bajo la lógica calderonista-marinista, no importa la ola de asesinatos y robos que se ha desatado primero en el país y después estado, mientras la ciudadanía no se entere de ella. En pocas palabras, la “estrategia” de los gobiernos federal y estatal para enfrentar a la creciente inseguridad es…ocultándola.

 

De risa loca lo que pretenden Calderón y Marín. Mientras las ejecuciones, homicidios, secuestros y asaltos predominan en el territorio nacional y poblano, los medios informativos deben – según ellos – hablar de los “pisos dignos”, de las despensas para que los marginados coman un día, de los hospitales que ya se inauguraron pero que todavía no funcionan, de los regalos a maestros en su día o de que, ahora sí, se mejorará la educación.

 

Ante esta petición gubernamental, cada empresa nacional y local de comunicación adoptará la línea editorial que prefiera y su elección será legítima, en detrimento o beneficio de sus lectores, radioescuchas o televidentes. Pero la sensación de cada ciudadano común de estar a merced de la delincuencia difícilmente cambiará notoriamente por lo que vea u oiga.

 

Porque después de un tiempo y pese a la solicitada y posible manipulación mediática, el mexicano y/o poblano común no se sentirá menos inseguro o vulnerable solamente porque los medios no informen de ejecuciones o asesinatos que él sabe que sí están ocurriendo, o después de que un determinado conductor de noticiario resalte las bondades del calderonismo-marinismo reflejadas en desayunos fríos o calientes, en entregas de tinacos o en la conformación de mil agrupaciones policíacas, cada una más corrupta e ineficiente que la anterior. 

 

La principal obligación del Estado convertido en gobierno es dar seguridad a los ciudadanos y Felipe Calderón lleva año y medio sin cumplir con ella, mientras que Mario Marín y sus colaboradores tampoco han podido con la tarea en tiempos recientes. Y la gente lo está percibiendo así, pese a las costosas campañas propagandísticas de ambas gestiones para esconder la realidad.

 

Además, pese a la petición de autocensura, seguramente algunos medios se negarán a acatarla, porque sus seguidores serán los primeros en reclamarles y en denunciar los actos violentos que sus familiares y amigos padecen todos los días.  

 

Estocadas

 

· Al interior de la secretaría de Gobernación municipal se comenta que la razón por la que Juan de Dios Bravo tolera las frecuentes invasiones de predio en el sur de la ciudad es política-electoral, ya que la “estrategia” de su verdadero jefe es que los beneficiados se sumen al proyecto Z y le den base social. No puede descartarse que ésta sea la razón, aunque todavía pienso que simplemente es un funcionario incapaz.

 

· Presidencias municipales del interior de la entidad, diputaciones, negocios con el gobierno y hasta direcciones de medios o jefaturas de prensa son los ofrecimientos de Javier López Zavala a sus incondicionales. Lo curioso es que algunos diarios en los que planea hacer movimientos ya son zavalistas, lo que implica que planea remover a ciertos personajes que lo defienden a capa y espada y que han hecho propias las animadversiones del “zetita mayor”.     

 

· Alcoa Fujikura cerró y Lala presenta problemas serios. La primera cerró dejando a mil 500 trabajadores en la calle, mientras la segunda parece seguir el mismo camino. El gabinete económico del gobernador duerme y aplica la “estrategia” de minimizar la realidad diciendo el clásico “no pasa nada”, pese a que en realidad pasa todo, ya que el desempleo se traduce en miseria y delincuencia. Pericles Olivares Flores y José Antonio López son “dignos” representantes de la administración estatal.




 
 

 

 
Todos los Columnistas