Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Zetas en Puebla, simulación e incompetencia


La simulación, incompetencia y corrupción, entre otras, son las principales características de los zetas en Puebla, como lo demuestran los casos de  Darío Carmona García, Juan de Dios Bravo, Jesús Encinas Meneses, Román Lázcano y algunos más, quienes representan lo peor de la clase política local, ya que, lejos de cumplir con las funciones públicas que les encomiendan, pervierten el ejercicio de la función pública.


Veamos quiénes son los hombres con los que Javier López Zavala gobernaría Puebla, en caso de que su delfinazgo se concrete. Darío Carmona ha reconocido su pertenencia al grupo Z y eso le ha permitido mantenerse en el gabinete, pese a ser el peor titular de la SEP en los últimos años, como lo demuestra el hecho de que la entidad sea la quinta peor del país en rendimiento escolar (nota de E Consulta, domingo 18 de mayo).

 

Pese a esta triste realidad educativa, al titular de la SEP no le “quita el sueño” el puente que varias escuelas se tomaron el pasado fin de semana, como lo reconoció Carmona García al Sol de Puebla este domingo 18 de mayo, cuando intentó minimizar no solamente el hecho de que los alumnos poblanos casi no tengan clases, sino que nadie le hace caso a su dependencia que había emitido una prohibición expresa en torno a la suspensión de labores por el día del maestro. 

 

Otro zavalista nato, Juan de Dios Bravo, es el culpable de que cada vez más sectores sociales se desilusionen de un ayuntamiento de Puebla que generó grandes expectativas, pero que en los hechos solamente se la ha pasado dado bandazos, esbozando proyectos vagos que después pospone.

 

La fallida y muchas veces postergada reubicación de ambulantes, la intolerancia hacia los grupos lésbico y gay a los que Juan de Dios Bravo les impidió manifestarse, la mala relación con el sindicato del ayuntamiento y la suciedad con que manejó la elección en las juntas auxiliares, han obligado a la presidenta Blanca Alcalá y al propio gobierno estatal a resolver entuertos que le correspondían a este “funcionario”, que no soluciona nada y que tiene el cinismo de declarar que no lo pueden quitar por estar “blindado”.

 

Conocido en el PAN como la amenaza elegante por su proclividad al dinero fácil, Jesús Encinas Meneses ha sido arandista, paredista y, ahora, zavalista, lo que demuestra su falta de convicciones políticas y de compromisos partidarios. Traicionó al municipio del que cobró el trienio pasado fungiendo como regidor, ya que pretendía que Puebla regalara una buena parte de su territorio a San Andrés Cholula, pese al daño que implicaría para la capital.

 

Después de que Carlos Meza lo describió perfectamente en El Sol de Puebla el pasado sábado 17 de mayo, poco más se puede decir de Román Lázcano, el “síndico” que  llegó a la planilla de Blanca Alcalá gracias a la imposición de Javier López Zavala y que está ayudando a la empresa DISA a saquear las arcas municipales con 43 mdp, a pesar del daño que su actitud genera no solamente al ayuntamiento, sino también a la propia Blanca Alcalá Ruiz.

 

Imaginemos por un momento al gabinete Z: Juan de Dios Bravo en Gobernación estatal, Jesús Encinas como secretario de Finanzas, Darío Carmona cumpliendo 12 años en la SEP, Román Lazcano en la PGJ, Jorge Murad en Salud y Rubén Gil al frente del Desarrollo Económico. Pobre estado si ése es el futuro que le espera., 

 

Estocada

 

Primero fue ESPN y este lunes lo publicó La Afición, la sección deportiva de Milenio diario en su edición nacional. Ambas cadenas aseguran que Mario Marín Torres está detrás de la compra del equipo de fútbol Puebla y también coinciden con la revista Proceso en que el mandatario puso la salida del Chelis como condición para invertir dinero en la escuadra.

 

Llama la atención que en un estado como Puebla - entre los peores del país en los indicadores de pobreza, marginación, corrupción, falta de competitividad y mala educación – se tenga como prioridad al fútbol y se le piense destinar una cantidad importante de recursos, que habría que definir si serán públicos o privados.

 

Mientras en Puebla avanzan la inseguridad, la pobreza, el desempleo, el rezago educativo y la corrupción, la prioridad gubernamental es…el fútbol. Circo, maroma y teatro para el pueblo. Como diría el clásico, “qué asquerosidad es esto”.




 
 

 

 
Todos los Columnistas