Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


David Villa Issa, el diplomático; Alejandro Fernández el mitrailleur


Gerardo Pérez Salazar y David Villa Issa Cambio Foto / Archivo / Ulises Ruiz

Si hubo dos hombres antagónicos durante la historia de la revolución francesa (año 1789) hasta el regreso de Luis XVIII al trono (año 1814) fueron Joseph Fouché conocido como el “mitrailleur” (soldado ametrallador) debido al genocidio que perpetrara en Lyon, aunque también es considerado el padre del espionaje moderno. Su opuesto, Charles Maurice de Talleyrand, es considerado el diplomático por excelencia. Ambos fueron los encargados de apuñalar políticamente a Napoleón como un reflejo de sus temples fríos y calculadores. Hoy en el Estado hay una lucha que se libra dentro de las entrañas del Gobierno, donde David Villa Isa y Alejandro Fernández Soto pelean por ser “el Midas” favorito del gobernador, siempre viviendo en las sombras y manteniendo un perfil bajo. Sin embargo, llegó la hora de la verdad para Villa Issa, entre más cercano es el término del Gobierno más difícil es mantener el poder y el control sin tener que caer en el exceso; o bien, restringir el flujo de las aguas y enfrentarse a no ser para todos el aclamado y lisonjeado “Cuñadito”.


Recordará los inicios dentro de la élite política de David Villa Issa desde la Tesorería (cuando Marín era presidente municipal), donde empezó a gestarse su rivalidad con Alejandro Fernández Soto, incluso cuentan que en un restaurante  de cortes de carne servidos en espadas, consumaron sus odios armando tremendo zafarrancho enfrente del entonces candidato a la gubernatura y jefe de ambos. ¿Porqué la rivalidad?, su origen es derivado de que ambos han sido para Marín “los Midas” dentro de su historia. En el ayuntamiento iniciaron sus primeros conflictos cuando Alejandro Fernández afirmó categóricamente que él solo obedecía órdenes de Marín y para que no existieran dudas decidió salirse del edificio de Tesorería y rentar sus propias oficinas desde donde nacería el Grupo Shiva mientras administraban los giros negros.


Hoy en día “El Cuñadito” tiene un gran poder sobre distintas secretarías y secretarios donde tiene gente trabajando, quienes velan por sus intereses. Al mismo tiempo, sigue negociando la manera de asignar los recursos del Estado y ofrece su amistad a tal o a cual, dándole cierta información para abordar al titular del Ejecutivo y conseguir el tan anhelado recurso. De esta manera, el diplomático ha consolidado su fuerza y poder con Marín, así como se ha convertido en uno de los hombres que con su susurro logra que el gobernador cambie su opinión de quien sea y en el sentido que sea. Mientras que para nuestro mitrailleur (Alejandro Fernández) su poder radica en todos los presidentes que deben consensuar con él la manera en la que los recursos de Seguridad Pública deberán de ser asignados y a quién deben de ser comprados (que es lo más importante).


Por otro lado, Villa Issa ha enfrentado a uno o dos secretarios entre sí, logró que Gerardo Pérez Salazar no fuera más que una simple cereza en el pastel y que no pasara de ser el eterno entusiasta que a todo dice que sí, pero que nunca tiene dinero para respaldar sus entusiasmos, los proveedores que han intentado enfrentársele no han logrado ni rozar siquiera con su veneno al todopoderoso “Cuñadito”. Pero el problema del Gobierno es que, como dicta la economía, se administran los recursos escasos y no la abundancia como lo creía López Portillo. Esto no es nuevo para el “Cuñado”, el problema es que para decirle a todo que sí a su jefe ha tenido que “asumir” ciertos riesgos, además de los compromisos, mismos que al final de la administración pueden significar un riesgo para la imagen marinista (eso si es que queda algo de imagen que rescatar). Pero podrán preguntarse, bueno pero ¿qué riesgos?, ¿a qué se refiere? Hemos estado hablando de la deuda pública del estado, o lo que podría ser, hasta abril de 2008 se tenía una deuda de 6 mil 100 millones de pesos (6,100’000,000) por parte del Gobierno del estado de Puebla, a lo que hay que sumar los puntos siguientes:


1. Soapap obtuvo 700 millones de pesos (700’000,000) para su refinanciamiento.


2. Donde si sumamos el “enésimo” fracasado proyecto marinista que es el rescate de Valsequillo, aumentaría la deuda en mil 400 millones de pesos (1,400’000,000)


3. Donde el centro expositor significó un endeudamiento de 650 millones de pesos (650’000,000).


4. Donde además existe la posibilidad de erogar 500 millones de pesos (500’000,000) en la adquisición de la reserva territorial.


5. Por último los ayuntamientos podrían sumar otros mil 500 millones de pesos (1,500’000,000).


Si ya sumó usted las cantidades se dará cuenta de que Marín corre el riesgo de dejar a Puebla con una deuda de 10 mil 850 millones de pesos (10,850’000,000) convirtiéndonos en el cuarto o quinto estado más endeudado del país. (Por cierto, le mandé por mail estos datos a un “colega” de otro periódico que le apasiona hablar de los temas de deuda pública, espero no me decepcione y hable como siempre del “Mundo Maravilloso del Marinismo”, ojalá y le sirvan estos datos para hacer una columna. Ojalá y se atreva, o mejor dicho, ojalá y lo dejen.)


Decíamos que Villa Issa era el diplomático, en consecuencia, nunca pega de frente y siempre tiene una excusa o un excusado para purificar sus errores. La parte interesante de la guerra entre los dos hombres de personalidad más oscura dentro del marinismo es que Villa Issa no asumirá ningún costo político, porque no existe para él. Pero hay un hombre que con tal de consumar su venganza puede convertir, después de la muerte política de su jefe, los errores de Villa Issa en su tumba política.


En la historia de Fouché y Talleyrand, hay un relato escrito por René de Chateaubriand que dice que cuando se reinstaló la monarquía en Francia tras la derrota de Napoleón vio cruzar por la antesala de Luis XVIII a dos irreconciliables Fouché y Talleyrand, este último cojeando debido a su padecimiento y por ello se apoyaba del hombro de su eterno enemigo, de ahí la inmortal frase: “… de repente, entró el vicio apoyado del brazo del crimen”. No le sorprenda que en breve veamos esta escena pero cruzando la antesala del futuro gobernador. Uno nunca sabe.

 

Estocada

 

1. El estacionamiento de SFA que ha sido de lo poco que consiguió Pérez Salazar costó 180 mdp pero TODAVÍA NO PUEDE FUNCIONAR, no puede ser que hasta para hacer estacionamientos sean ineficientes. Dése una vuelta y lo verá.

 

2. Parece que ninguno de los proyectos que ve arriba se realizarán (a excepción del centro expositor); entonces, o endeudan al estado en estupideces o se les acaba el Gobierno y no hacen NADA.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas