Duelo de Espadas


Edmundo Dantés

21/07/2009

PAN: diferente títere, mismo titiritero


Todo está más que cantado y Felipe Calderón Hinojosa sacó a su títere Germán Martínez de la presidencia nacional del PAN…solamente para reemplazarlo con otro, César Nava, lo que significa un relevo de personajes, pero la misma acción: la autoasunción del calderonismo como el “gran elector” en el blanquiazul,  mientras las demás corrientes panistas guardan un silencio vergonzoso y cómplice.


Jorge César Nava Vázquez no tiene mayor mérito para ser dirigente nacional del PAN, que el haber estado pegado durante toda su carrera política a los pantalones de Felipe Calderón Hinojosa. Veamos:  es un yupi egresado de las universidades Panamericana y Harvard, que inició su carrera política en 1995, cuando el presidente del mismo era Carlos Castillo Peraza y el secretario general del mismo era ¡adivinó usted!, Felipe Calderón Hinojosa.


Nacido en julio de 1974, fue diputado federal en la LVIII Legislatura y director y asesor jurídico de la secretaría de Energía, cuando la dependencia estaba encabezada por…Calderón Hinojosa, de quien también fue secretario particular, primero durante la campaña presidencial del 2006 y después en los primeros tiempos de la actual administración federal.


Es curioso que los panistas estén dispuestos a dejar el control del partido en manos de uno de los responsables de la severa derrota que sufrió el PAN en la pasada elección federal intermedia, porque desde noviembre del 2008 César Nava fue nombrado por el depuesto Germán Martínez Cázares como coordinador de la Comisión de Planeación Estratégica del partido rumbo a las elecciones del 2009, lo que implica que este personaje participó en la elaboración de la “estrategia” que llevó al blanquiazul a perder más de 50 diputaciones federales.


También es notable que Calderón Hinojosa no aprenda ni de sus propios errores: se equivocó imponiendo a uno de sus incondicionales, Germán Martínez, como presidente del partido y lo pagó muy caro en las urnas, ya que el defenestrado ex dirigente no tenía carrera política ni partidaria y solamente era un burócrata más.


Hoy, el calderonismo pretende dejar en las manos de este político novato la sucesión presidencial del 2012, debido a que César Nava podrá reelegirse como dirigente del partido a finales del 2010, para estar al frente de la elección del candidato presidencial panista y encabezar al blanquiazul en ese proceso.


 Es contradictorio y lamentable que la fuerza política que durante más de 50 años pugnó por una clara distinción entre el partido y el gobierno hoy haya olvidado que entre ambas debería haber lo que Ernesto Zedillo definió como una “sana distancia”. También es triste y vergonzante que los panistas se mantengan callados y acepten las imposiciones calderónicas.

 

Es claro que Calderón Hinojosa tiene una visión patrimonialista y autócrata del partido y que, como en los tiempos del más rancio priísmo, considera que puede hacer lo que quiera con el PAN y los panistas.  El actual ejecutivo federal no se diferencia en nada de sus antecesores priístas, que cada año cambiaban al dirigente nacional del PRI, para premiarlo o castigarlo por los resultados de las elecciones, sacarlos de una posible sucesión o mandarlos de candidatos en los estados.

 

Estocadas

 

  • Si César Nava llega a la dirigencia nacional del PAN, uno de los primeros beneficiados será Rafael Moreno Valle, porque el futuro presidente del partido fue uno de los personajes que en la pasada campaña federal intermedia visitaron Puebla, para apuntalar al ex secretario de Finanzas.

  •  

  • Después de que durante años se ha mantenido alejado del PRD y, en especial, de los intentos de la izquierda por alcanzar espacios políticos, reaparece el tres veces perdedor Cuauhtèmoc Cárdenas Solórzano para pedir que le devuelvan el usufructo del partido y que sean defenestrados Andrés Manuel López Obrador y Jesús Ortega Martínez.

  •  

  • Es obvio que Cárdenas Solórzano da muestras de senilidad y que carece de cualquier autoridad moral o política, para pedir renuncias y exigir cuentas a AMLO o a los chuchos, porque hace mucho que el “hijo del general” no levanta un dedo, para tratar de apoyar a los candidatos perredistas o de la izquierda.

  •  

  • Además, el gobernador que Cárdenas impuso en Michoacán mediante una negociación con Calderón Hinojosa, Leonel Godoy, diariamente demuestra que es incapaz de poner orden en esa entidad o de hacer que el gobierno federal respete a su administración.

  •  

  • Es muy preocupante para millones de mexicanos el hecho de que la presidenta nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel, haya dicho que no obstaculizarán a Calderón Hinojosa, porque puede interpretarse como una clara señal de que el priísmo avalará la propuesta panista de gravar con el IVA los alimentos y las medicinas, a cambio de que el PAN cargue con el costo político de esta imposición.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas