Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Cada medio o columnista interpretó como pudo (o quiso) el evento panista del sábado. Así, mientras unos (se presume cercanos a Rafael Moreno Valle Rosas) resaltaron que se efectuó su ungimiento como candidato del PAN a la gubernatura, otros (los que apoyan a otros aspirantes o partidos y ven con temor al senador) subrayaron que fue.

 

Lo que quedó muy claro es que Moreno Valle tiene más capacidad de movilización (o acarreo) que los demás precandidatos panistas, aunque esto no le garantiza nada, ya que el PAN —como partido— se caracteriza por una escasa capacidad de convocatoria popular, lo que no le ha impedido obtener victorias importantes, incluso, en la ciudad de Puebla y en otras zonas urbanizadas de la entidad.


La pasarela del sábado también demostró que el CEN sigue muy de cerca lo que sucede en Puebla y que Germán Martínez Cázares está dispuesto a un “centralazo” para designar a su candidato a gobernador, si los panistas de Puebla siguen sin alcanzar acuerdos y ponen en riesgo una elección federal, como sucedió en el 2003.


Es importante recordar que en la elección federal intermedia del 2003 el Yunque y Luis Paredes Moctezuma se disputaron las candidaturas por la ciudad y la dirigencia nacional impuso al paredista Roberto Ruiz Esparza en el distrito 6, en detrimento de quien había ganado la convención armada por la estructura partidaria, el yunquista Arturo Flores Grande.


Otro hecho notorio es que Moreno Valle parece haber unido a los liderazgos del PAN… pero en su contra, como lo demostraron Ana Teresa Aranda dejando el evento antes de su conclusión y las declaraciones de Humberto Aguilar Coronado, Jorge Ocejo Moreno y Ángel Alonso Díaz Caneja en diversos noticiarios de radio condenando sus prácticas “priistas”.


En este contexto de división interna, Francisco Fraile García podría jugar un papel muy importante —si así lo decide— al fungir como enlace de Moreno Valle con grupos de panistas que en el pasado apoyaron a Ana Teresa Aranda, Humberto Aguilar, Díaz Caneja o Jorge Ocejo, pero que están cansados del Yunque o quieren ganar en el 2010 a como dé lugar y no están dispuestos a seguir aceptando el discurso de las “derrotas honrosas” con malos candidatos conocidos en el PAN, pero rechazados por la sociedad.  


Además, varios de los que hoy critican a Rafael Moreno de “neopanista” se olvidan de que hace poco tiempo les fue aplicada la misma descalificación, ya que ingresaron al PAN como candidatos externos cuando el partido empezó a ser visto como una opción de poder; es decir, en la década de los noventa.


Veamos: Jorge Ocejo Moreno fue presidente de Coparmex antes de competir por el PAN en búsqueda de la alcaldía de Puebla en 1992 y tardó varios años en afiliarse al partido. Incluso, fue legislador federal y se dio el lujo de rechazar varias precandidaturas en los tiempos en que el panismo no aspiraba a gobernar la entidad y solamente competía por la ciudad.


Ana Teresa Aranda fue dirigente de la Ancifem antes de aceptar contender por el PAN en 1989 en la ciudad e, incluso, alcanzó una diputación federal, pese a no ser militante formal del partido. El partido le abrió sus puertas y le dio posiciones de poder, antes de que se afiliara a él y fuera su lideresa estatal.


Ángel Alonso Díaz Caneja fue primero representante de los restauranteros y después se erigió dirigente del partido en la ciudad y la entidad. También rechazó ser candidato a la alcaldía o a otros puestos de elección cuando se vislumbraba un entorno difícil para el partido.


Como puede constatarse, todos ellos fueron —en su momento— descalificados como “neopanistas” por quienes verdaderamente fundaron y cimentaron el partido, como los después miembros del Partido Foro Democrático, Teodoro Ortega García y Rosalía Ramírez.


Estocadas


¿Quién es el (o la) aspirante a la gubernatura que a principios de la semana pasada reunió a su burbuja (ojo, no a todos sus colaboradores, sino sólo a sus verdaderos incondicionales) para decirles textualmente: “estamos en campaña y vamos a ganar”, aunque pocos días después volvió a autodescartarse y a negar aspiraciones futuras, para impedir que quienes le disputan la nominación, en especial el “delfín”, se lancen en su contra?

 

El empleado municipal que maneja la unidad Chevy de modelo reciente con placas TVA 8335 utiliza los fines de semana la unidad para pasear con su familia. El domingo antepasado, este supuesto “vehículo utilitario” fue visto en la zona de San Baltasar Campeche y San Manuel repleto de niños, mujeres y demás parentela, todos felices en calidad de turistas con cargo al erario municipal. Enhorabuena por el afortunado que regentea el coche.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas