Duelo de Espadas


Edmundo Dantés

24/07/2009

Incipiente rebelión en el PAN nacional


Durante décadas, el PAN tuvo sobre el PRI la ventaja de que los ciudadanos pensábamos y esperábamos que fuera diferente al tricolor y una de esas divergencias era que se suponía que el blanquiazul sí era un partido político (no una agencia de colocaciones y de impunidades, como el priísmo) y que, por ello, ahí sí habría una clara separación entre él y el gobierno.

 

Muchos mexicanos creíamos que el modelo de “partido de Estado” del PRI era único e irrepetible en nuestro país y que una de las perversiones más grandes del sistema priísta: el apareamiento permanente del partido y el gobierno, desaparecería cuando el tricolor fuera vencido y otra fuerza política asumiera la Presidencia del país.

 

Lamentablemente, el calderonismo sigue empeñado en asemejarse cada día más al priísmo y, en consecuencia, Felipe Calderón Hinojosa no se conforma con haber impuesto en el PAN a uno de los peores (medido en resultados electorales) dirigentes en la historia del partido, Germán Martínez Cázares, sino que el 8 de agosto dedeará a César Nava para convertirlo en su sucesor.

 

Es obvio que en el PAN y en el gobierno federal panista se está clonando una de las peores prácticas del tricolor: la no separación del instituto político y la administración pública. Pero lo peor no es eso,  sino la sumisión (también actitud tradicional en el priísmo) de las corrientes que integran el blanquiazul, no están incluidas en el calderonismo y, pese a ello, están dispuestas a aceptar la imposición de Calderón Hinojosa.

 

Es cierto que Calderón Hinojosa es culpable de que el panismo no gane elecciones de manera consuetudinaria desde julio del 2006, cuando tampoco triunfó en la disputa presidencial. También lo es que el calderonismo es autócrata e impuso a Germán Martínez y hará lo mismo con César Nava.

 

Pero estas imposiciones no podrían concretarse, sin la sumisión cómplice de las distintas corrientes del albiazul. Recuerdo la campaña de 1994, cuando el corrupto líder histórico panista Diego Fernández de Cevallos le dijo a Jacobo Zabludosky que si ganaba las elecciones jamás se atrevería a interferir en las decisiones partidistas, porque el resto del panismo no se lo permitiría y la no separación del partido/gobierno era una desviación priísta.

 

Sin embargo, la manera en que Calderón Hinojosa ha quitado y puesto candidatos y dirigentes en el PAN – algo que no hizo ni siquiera Vicente Fox, pese a que él sí ganó su elección –demuestra que los líderes del panismo, como Diego Fernández,  Luis H Álvarez, Santiago Creel, Vicente Fox Quesada, Juan José Rodríguez Prats y demás fauna albiazul, son igual de agachones que los priístas más abyectos.

 

Porque el calderonismo no podría quitar y poner a aspirantes y presidentes, si las demás corrientes se opusieran de manera real, no como simuló hacerlo el creelismo a través del senador  Humberto Aguilar Coronado, que aceptó la imposición presidencial solamente por ¡un desayuno!.

 

Y así, con un presidente autócrata y un panismo aborregado y priizado, el panismo se diluye, deja escapar la oportunidad de demostrar que supuestamente es diferente al PRI y se prepara para devolverle el poder en el 2012, a menos que los gobernadores priístas boicoteen a Enrique Peña Nieto, como le hicieron a Roberto Madrazo en el 2006.

 

Estocadas

 

  • Con gusto reproduzco el correo de la Fundación para la Libertad de Expresión, que lleva un puntual registro de las más de 5 decenas de periodistas asesinados en México del 2000 a la fecha: “La Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex) lamenta la total impunidad con que siguen cometiéndose actos de violencia contra los periodistas y exige respuestas prontas a los 5 asesinatos ocurridos este año y los 52 de 2000 a la fecha, los cuales sumen a México en una espiral donde día a día se acota la libertad de expresión ante la inacción de las autoridades de gobierno.

  •  

  • A la vez expresa su solidaridad con las familias de los periodistas Luis Daniel Méndez Hernández, asesinado en el estado de Veracruz; Jean Paul Ibarra Ramírez, en Guerrero; Carlos Ortega Samper y Eliseo Barrón Laguna, en Durango, a quienes se sumaron la semana anterior Ernesto Montañés Valdivia de la revista Enfoque del diario El Sol de Chihuahua y Martín Javier Miranda del periódico Panorama y corresponsal de la agencia Quadratín en Michoacán.

  •  

  • La Fundación para la Libertad de Expresión reitera que el periodismo en México es ya una profesión de alto riesgo, donde la violación a los derechos humanos de los comunicadores tiene una tendencia al alza y nulas garantías para ejercerla.

  •  

  • La mayoría de los casos documentados se mantienen impunes porque la generalidad de ellos está presuntamente relacionada con el poder público y las bandas del crimen organizado.

  •  

  • Los miembros del Consejo Directivo de la Fundación para la Libertad de Expresión hacemos un llamado a los poderes públicos de nuestro país y a la sociedad en general para defender este bien público que es la libertad de expresión, como pieza clave en la vida democrática de cualquier Estado-Nación.

  •  

  • El reportero del periódico Panorama y corresponsal de la agencia Quadratín en la ciudad de Zitácuaro, Michoacán, Martín Javier Miranda Avilés fue hallado al interior de su vivienda con lesiones de arma blanca el pasado 12 de julio.

  •  

  • Asimismo, el editor de la revista Enfoque de El Sol de Chihuahua, Ernesto Montañez Valdivia, fue asesinado el pasado 14 de julio en un ataque armado en Ciudad Juárez, cuando circulaba en una camioneta manejada por su hijo adolescente, quien resultó gravemente herido de un tiro en el cuello”.



  •  
     

     

     
    Todos los Columnistas