Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


López Zavala se lanza vs Montero y Doger


Mario Montero Serrano Cambio/ Foto/ Archivo/ Tere Murillo

Cuando algunos compañeros de Cambio publicaron que el PRI municipal se zavalizaba todavía más con la llegada de Carlos Meza Viveros, me negué a creerlo, porque me pareció que para un ex secretario de Gobernación y notario público, además de reconocido abogado, eran muy poco dicho comité y una candidatura a la diputación federal en el 2009.  

 

Pero hoy, después de la andanada que López Zavala lanzó contra Mario Montero y Enrique Doger a través de Carlos Meza y Cirilo Héctor Miguel Sebastián (no es broma, así dice llamarse) no me queda más que pedir disculpas a mis compañeros de Cambio por haber sobrevalorado la supuesta dignidad política de Meza Viveros y subvaluado la capacidad de coacción del Delfín.

 

Todavía me parecen poco el Comité Municipal del PRI y una eventual candidatura, para  alguien que pregonaba una dignidad a toda prueba y que, a nombre del partido, había lanzado denuncias valientes contra los excesos de los usufructuadores del marinismo, pero debo rendirme ante la evidencia de que Arturo Rueda y Selene Ríos tenían razón al decir que el establo zavalista engrosó con la llegada de Meza Viveros y que, las críticas que en su momento lanzó contra el mismo personaje al que hoy le hace el trabajo sucio, solamente fueron agudos chillidos para que lo dejaran recoger las migajas del poder.

 

El delfín usa al dirigente del Comité Municipal del PRI para golpear a quien considera como dos adversarios para el 2010: Mario Montero y Enrique Doger. Porque a través de varios columnistas, Meza Viveros arremetió contra la secretaría general estatal del partido, Claudia Hernández y, sobre todo, contra el titular de Gobernación estatal, a quien el zavalismo sigue reprochando que no le permitió dejar a una de las suyas, Norma Sánchez Valencia, como mancuerna de Alejandro Armenta Mier.

 

A través de sus artículos en Momento e Intolerancia, Sánchez Valencia ha lanzado varios reclamos y ataques a Montero Serrano, por no plegarse a la ilusión sucesoria del delfín y no ceder totalmente el control político de la entidad y, especialmente del PRI, a los zetistas.

 

Este jueves, el destacado columnista de la Jornada de Oriente, Fermín Alejandro García, relató que desde la dirigencia municipal del tricolor se ubica a Montero Serrano y a Claudia Hernández como los culpables de la supuesta “escasez” con que se trabaja, lo que confirma que a partir del ungimiento del encargado del despacho zavalista en ese Comité Municipal se reforzará el trabajo mediático y político sucio contra el secretario de Gobernación.

 

Pero la verdadera obsesión del zavalismo-marinismo se llama Enrique Doger Guerrero, por eso algunas plumas y voces incondicionales al delfín quieren hacerse los “inocentes” diciendo que la mayoría marinista del Congreso local aprobará el negocio dogerista de los parquímetros, cuando cualquier analista político de medio pelo sabe que la legislatura poblana solamente avala lo que les ordena el gobernador.

 

Javier López Zavala Cambio/ Foto/ Archivo/ Ulises Ruiz

Además, el actual ayuntamiento se dedica a fungir como “oficialía de partes” del gobierno estatal y, en esa labor, ha arremetido contra todo lo que se refiera al ex alcalde, por ello se negó a utilizar el predio Matanzo para reubicar a los ambulantes, canceló el seguro contra robo a Casa-Habitación y amaga con sumir a Puebla en la basura anulando – sin un proyecto que supla ese servicio - el contrato con la empresa que maneja el relleno sanitario, Resa.

 

Repentinamente, la misma administración municipal que acostumbra retomar las locuras paredistas y destruir los proyectos dogeristas, ¡decide revivir la concesión de los parquímetros, que ya había cancelado la gestión anterior!, pretextando que si no lo hace sería sancionada por la empresa beneficiada, que después desmiente esa versión y que resulta ser la gran beneficiaria de los proyectos marinistas.

 

Y Meza Viveros, uno de los priístas que había pedido al síndico Román Lazcano echar atrás el contrato con Jajomar, ¡ahora lo defiende!, con el pobre “argumento” de que ya se le hicieron las correcciones necesarias y culpando del evidente desfalco al mismo ex presidente municipal que en diciembre del año pasado canceló el otorgamiento, pese a que los cambios que la actual gestión le hizo a la concesión fueron cosméticos..

 

Queda claro que Meza Viveros sigue instrucciones de Mario Marín de defender el negocio de Jajomar y, también, obedece las órdenes de López Zavala de embarrar al ex alcalde. Puede defenderse diciendo que su obligación es proteger al actual ayuntamiento, pero su incongruencia y el trabajo sucio a favor del delfín quedan más que demostrados.

 

Del otro patiño del zavalismo, el dirigente del Partido Alternativa, Cirilo Héctor Miguel Sebastián, no hay mucho qué decir, solamente que es un tonto útil más sumado al Frente Amplio Marinista, que sin éxito trató de limpiarle la cara a su jefe por el negocio de los parquímetros.

 

Afortunadamente, su partido perderá el registro en julio del próximo año y quedará como dueño de una franquicia política sin valor. Mientras tanto, lo escucharemos defender al gobernador y a su delfín.

 

Estocada

 

Ahora que Meza Viveros se la pasa quejándose de que encontró vacío el Comité Municipal del PRI, en lugar de culpar a Mario Montero Serrano, debería interrogar a “sus colaboradoras” Socorro Figueroa y Mónica Naude Yeverino, quienes fueron testigos de que la anterior dirigente, Sandra Montalvo, se llevó la mejor computadora diciendo que la devolvería a Melquiades Morales, quien la había donado.

 

Además, debería preguntar a Mónica Naude por qué se dedicó a destruir todos los documentos con los datos financieros del comité, días antes de que se diera el relevo en la dirigencia. Naude Yeverino seguía órdenes de Sandra Montalvo, que no dejó ni rastro de la manera en que manejó los recursos de esa dirigencia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas