Duelo de Espadas


Edmundo Dantés


Los dos Carlos Meza


Es notorio que en su larga perorata Carlos Meza Viveros no se refiere a lo verdaderamente importante, que es conocer por qué apenas en mayo pasado se oponía a la instalación de parquímetros y exigía a la sindicatura echar atrás la concesión y, menos de dos meses, después cambió de postura y aplaudió la privatización de la vía pública  

 

También me gustaría que se definiera cuál Carlos Meza Viveros firma la carta aclaratoria: el que en julio del 2007, como asesor legal del ayuntamiento anterior (él mismo reconoce haberlo sido), convalidó y contribuyó a elaborar la concesión a Jajomar, o el que el martes 27 de mayo pasado, según el diario Intolerancia, le exigió al síndico Román Lazcano cancelar los parquímetros, para evitar que “por segunda ocasión intenten robarle a la Comuna sus propios recursos”.

 

O tal vez el Carlos Meza Viveros que envió la carta fue su nueva personalidad, la de  dirigente municipal del PRI y porro zavalista, que el jueves 24 de julio de 2008 (según Intolerancia), avaló la concesión a Jajomar y le pidió a los diputados del PRI analizarla, pese a que algunas agrupaciones del partido, como Democracia 2000 y las mujeres, encabezadas por Víctor Manuel Gómez Vargas y Blanca Jiménez, respectivamente, se opusieron a la privatización de la vía pública a través de los estacionómetros.

 

Como se demostró en el párrafo de arriba, miente Meza Viveros al decir que obedece a la militancia del PRI, ya que al menos dos organizaciones del partido se han pronunciado contra los parquímetros, sin que su presunto dirigente municipal retome la misma bandera.

 

Por esto, es importante que de defina ¿cuál Carlos Meza envió la carta “aclaratoria”, el autollamado amigo de los pobres que el lunes 21 de julio (Intolerancia) se congratuló de que el PRI se haya declarado de izquierda, o el millonario que apoya la concesión de los parquímetros para enriquecer a una empresa privada y a un gobernante corrupto?, pese al obvio deterioro económico de los trabajadores de clase media y popular que tengan la desgracia de estacionarse en el Centro Histórico.

 

¿Cuál Carlos Meza habla de valentía, el dirigente priísta que se pronuncia contra el neoliberalismo y pide retomar los orígenes o el presuntuoso abogado y notario público que maneja un Mercedes Benz del año y posee una casa estilo minimalista en uno de los fraccionamientos más caros y exclusivos de la ciudad, Arboledas San Ignacio?

 

¿Quién es el Meza Viveros que firmó ese escrito?, el ex diputado que hace algunos años rechazó la concesión a MMA y defendió las causas que creyó justas, o el tinterillo amante del dinero que cobra millones de pesos por sus asesorías legales, pero que en el caso de los parquímetros fue incapaz de detectar lo que la presidenta Blanca Alcalá reconoció ya y declaró al Sol y Heraldo de Puebla: que si se cancela la concesión a Jajomar –OHL el ayuntamiento no sufrirá sanción legal ni económica alguna.

 

¿Acaso el “gran” abogado Meza Viveros no detectó que el Congreso puede echar abajo el negocio de los parquímetros sin que las arcas municipales sufran menoscabo alguno o, simplemente, sí vio esa parte del contrato, pero se quedó callado porque sabe quién está detrás del desfalco?.

 

¿Cuál Carlos Meza Viveros mandó la carta, el que hoy hace señalamientos contra ex funcionarios municipales sin presentar pruebas ni denuncia alguna, o el que calló lo que supuestamente sabía, porque su despacho cobraba al anterior ayuntamiento (y quizás al actual también) millones por “asesorías” jurídicas?

 

¿Quién es Carlos Meza, el priísta marginado del poder público y político que hace poco tiempo lanzó severas críticas a la burbuja marinista y, en especial, al delfín Javier López Zavala por lesionar a la militancia y asumirse como el candidato del gobernador, para forzar a los demás grupos internos a apoyarlo, o el “dirigente” del Comité Municipal y aspirante a diputado federal que hoy se abraza con López Zavala y le hace el trabajo sucio atacando a los priístas que no se someten a su risible precandidatura para el 2010?.   

 

Quiero subrayar que miente flagrantemente Carlos Meza al negar la campaña que mantiene contra la secretaría general del PRI, Claudia Hernández, y externar falsos agradecimientos y reconocimientos a la misma, porque fue personal de su oficina de Comunicación Social quien el miércoles en la tarde estuvo llamando a varios columnistas para quejarse del supuesto nulo apoyo de dicha dirigente.

 

Por eso, insisto, ¿quién es Carlos Meza, el supuesto presidente del Comité Municipal que asegura no apoyar a ningún precandidato a gobernador, o el perverso zetita que manda a sus colaboradores a descalificar a la secretaría general del PRI estatal y ataca al ayuntamiento anterior (en que él colaboró y cobró) para dañar a quien López Zavala percibe como su rival a vencer?

 

¿Quién es Carlos Meza, el priísta que hace poco tiempo se decía alumno y seguidor de Manuel Bartlett Díaz, despotricaba contra la derecha y el PAN, pero que hoy defiende la privatización de la vía pública con la colocación de parquímetros, a pesar de que su supuesto mentor hoy se encuentra en el DF dando una gran batalla ideológica y política contra la política privatizadora y entreguista de Felipe Calderón Hinojosa?    

 

Ante tantas y tan distintas declaraciones, actitudes y posiciones políticas de Meza Viveros, quedan claras su incongruencia, su doble moral y sus flagrantes mentiras. Lo único que le puedo recomendar es que vaya a un siquiatra, porque contar con varias personalidades es una peligrosa enfermedad mental.

 

Edmundo Dantés

 

El presidente del PRI Municipal Cambio/ Foto/ Archivo/ Tere Murillo

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas