Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

03/10/2012

 

Los horrorosos taches y palomitas no corresponden al Congreso del estado


Las elecciones de 2013 en Puebla deberían iniciar en febrero del año entrante, según el pancho electoral que se aventaron los diputados locales en su sesión extraordinaria del 3 de septiembre; aunque siendo sinceros y honestos, la verdad es que iniciará cuando éstos mismos legisladores (los del pancho pues) se repartan los consejeros del nuevo Instituto Estatal Electoral.


Bueno, tanto como nuevo es un decir porque los consejeros más vivarachos se quedarán a seguir fingiendo imparcialidad a través de una reelección dudosa y los menos afortunados se marcharán con la tranquilidad que les pueda obsequiar una conciencia intranquila. Como decía Edison: Es más fácil vivir con una buena reputación que con una mala conciencia.


Dos para ti, uno para mí, cinco para aquel, así será la repartición de consejerías. ¿Lo duda? No lo dude, no existe un solo organismo electoral en el país donde los partidos políticos no tengan la mano metida y donde el gobernador y el presidente de la república, según el caso, digan de qué modo y manera se hacen las cosas en asuntos de democracia.


El IFE es ejemplo de lo que decimos, hasta Elba Esther Gordillo tiene voz y voto en el Consejo General del Instituto Federal Electoral. La polémica que pueda suscitar que las entrevistas con los aspirantes a consejeros sean públicas o privadas en el Congreso del Estado, escritas u orales, son intrascendentes cuando de antemano se sabe que los que logren las consejerías tendrán ligas secretas y compromisos pactados ya sea con los partidos o con el gobierno de la entidad.


Esto es parte del juego. Es parte del inicio de la elección 2013. Recuérdese que en una elección todos los partidos juegan, todos. Sin embargo no perdamos de vista que quién lleva mano en el juego de la democracia estatal es el mandatario en turno. Él pondrá palomitas y taches. Él dirá quién sí y quién no. Y no porque sea abusivo, no, sino porque así se estila, es algo parecido a una tradición secreta, lo hicieron Mario Marín y los anteriores.

 

Octubre es el mes en que iniciará el proceso electoral 2013. Los diputados, en su renunciada autonomía, pondrán las piezas de un Instituto Estatal Electoral que será todo menos autónomo (igual que ellos), pero que sin duda servirá, y bien, para organizar los comicios de presidentes y legisladores entrantes. ¿Quién llevará mano en la repartición? Quien debe llevarla: El jefe de jefes. Luego se dirá qué consejero es de quién, ya lo verá.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas