Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

04/05/2011

 

Desvencijado y enmohecido, el PRD cumple 22 años


El PRD poblano cumplirá 22 años de fundación, el próximo jueves lo mismo que el nacional, sumido en la peor de las crisis políticas que se tenga memoria, con un liderazgo estatal devaluado y una estructura de izquierda enmohecida y paralizada, inservible para los planes presidenciales ya fuera de Andrés Manuel López Obrador o del mismo Marcelo Ebrard.


Su cabeza local, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, desvive en elogios a su partido queriendo engañar al respetable, exagera en la continuidad de una alianza con el PAN que dejó de funcionar el mismo 4 de julio de 2010 y de la fortaleza de un PRD ficción y fantasioso, incapaz siquiera de mantener cohesionadas a las tribus políticas que operaron a favor de Rafael Moreno Valle.


Ayer mismo, en punto de las seis de la tarde, representantes de Redir, IDN, Izquierda Social, Foro Nuevo Sol, Unir y Democracia Social, varias de ellas del interior del estado, se reunieron en la capital poblana para exigir la expulsión de De la Rosa Esparza de quien dudan haya aplicado con honestidad y transparencia alrededor de 11 millones de pesos producto de las prerrogativas correspondientes a los últimos dos años.


El futuro del PRD que refiere De la Rosa Esparza o, mejor dicho el que tiene secuestrado la corriente de Los Chuchos, su corriente Nueva Izquierda pues, está condenado a la extinción; y tan lo está, que el mismo López Obrador evitó involucrarse y mezclarse con el perredismo local en su última visita, dejando la organización de su mitin del zócalo a los partidos del Trabajo y Convergencia.


La desconfianza en el PRD de Puebla ha llegado a tal extremo que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) dentro de su logística preelectoral contempla crear estructuras políticas y sociales alternas que además de movilizar gente a la causa de López Obrador lo represente en las casillas el día de las elecciones presidenciales.


¿Por qué dejar la representación de las casillas a Morena y no al PRD de Miguel Ángel de la Rosa? Pues porque en las elecciones de 2006 se presume que Nueva Izquierda vendió la causa lopezobradorista a Felipe Calderón y las condiciones para que la traición vuelva a favorecer en 2012 a otro candidato del PAN o del PRI están dadas.


El 7 de mayo las mismas tribus que se reunieron ayer por la tarde volverán a coincidir para organizar, lo que podría citarse como un golpe político de estado al interior del PRD, en el que además de pedir que las arcas del partido sean auditadas y su líder desconocido, exigirán que en junio o julio sea renovada la dirigencia estatal y la totalidad de sus órganos internos en el afán desesperado de intentar resurgir de sus cenizas, lo que francamente se ve imposible aún yéndose De la Rosa y Luis Miguel Barbosa, líder moral del perredismo poblano.


Un festejo, por esos 22 años, donde estuvieran reunidas no digamos la totalidad, siquiera la mayoría de las corrientes perredistas, desmentiría lo aquí escrito, sin embargo, De la Rosa Esparza no lo lograría; lo suyo, lo suyo, es declarar a la prensa las grandezas de un PRD ficción que se está desmoronando en Puebla.

 

Autoría intelectual

 

Con éste nuevo gobierno estatal, el rector de la Buap Enrique Agüera mutó a hombre de poca mecha, se enoja fácilmente y por cualquier cosa, pero no solo eso, modificó también su look, ahora suele verse en los eventos oficiales de saco y corbata, con Mario Marín impuso moda: botas tepocatas y camisas tucanescas, abiertas hasta el plexo solar, para mostrar el pelo en pecho, y su mal gusto. ***Bendita libertad de expresión colegas, felicidades, en hora buena.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas