Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

08/09/2010

¿Valemadrismo o avionazo?

La manera en que Pilatos lavó sus manos para evadir responsabilidades en la muerte de Jesús, puede ser ilustrativo a propósito de la obligación que asumieron el martes pasado los secretarios y directores del gabinete estatal para transparentar sus cuentas y gastos ante el gobierno electo, no para salvar a Mario Marín, ojo, sino para salvarse ellos mismos.


En dos reuniones, una por la mañana y otra por la tarde, Marín reiteró a los mandones de cada área que la responsabilidad del gasto y su justificación queda estrictamente a merced del titular de la secretaría no del gobernador, algo que ya se había dicho antes, pero que fue reiterado de nueva cuenta para fastidio del gabinetazo.


La maniobra no tiene desperdicio, es maquiavélica por dónde se le vea, pues Marín se lava las manos con respecto al futuro de sus súbditos, no digamos público sino político y judicial, pretendiendo alejarse por peteneras de la quema y, al mismo tiempo, le pone nombre y apellido al culpable –de robo o desvío- en caso de que en maldita hora se le ocurriera a Enrique Doger desde el Congreso del Estado o a Rafael Moreno Valle desde Casa Puebla incendiar su mandato.


Se antoja pues, sin usurpar a los adivinos, que el endoso fincado a los secretarios pudo ser su principal exposición y petición en el encuentro que sostuvo con Moreno Valle la semana pasada, lo que sería difícil de atinar es si el gobernador electo aceptó el planteamiento administrativo como un serio compromiso político de futuro o solo como una afirmación valemadrista o de avionazo: ¡Sí, no hay pedo!


Supongamos que lo aceptó a cabalidad; si así fuese, jure usted que en las crucifixiones del año entrante podrían aparecer en los maderos, los secretarios que guste y mande, desde Víctor Manuel Sánchez Ruiz y Alfredo Arango hasta Juan Carlos Lastiri, con todo y su fuero, solo por decir, pero difícilmente veremos padeciendo su calvario y colgado de la cruz a Mario Marín.


Para algunos, la jugada carecerá de madre en la porción que juzgue conveniente, sin embargo creo que se trata de una de esas genialidades no recomendables a los nuevos Quijotes de la política, por la carga amoral que concentra pero efectiva, debe reconocerse, en el deslinde de responsabilidades.


El planteamiento aquí expuesto podría reforzar la presunción aquella, cuasimítica, de que Marín bien pudo negociar la gubernatura, pero también la lógica aristotélica de que ningún gobernante tiene el tiempo suficiente para vigilar el sitio exacto donde va a parar cada peso del presupuesto, aunque se supone que para eso está la Contraloría y el Órgano Superior de Fiscalización. En fin.


Cuando alcancemos el futuro, no faltará quién diga, muy probablemente desde el Congreso del Estado, que ningún secretario fue capaz de mover una hoja de un árbol, como en tiempos de Echeverría, sin el consentimiento del mandatario en turno, algo parcialmente cierto.


**** 


La diputación del gran perdedor que se disputan PRD y PT con Franco Barbosa y Enrique Nacer está siendo utilizada por el Sol Azteca como una moneda de cambio para obtener la titularidad de una secretaría adicional o de suma importancia, si Moreno Valle tiene a bien la disposición de dársela a Nacer por asuntos de estrategia legislativa.


El pragmatismo de Luis Miguel Barbosa, hermano de Franco Barbosa, es tan elástico que puede sacrificar la diputación de Ajalpan, sin remordimientos de conciencia, si el truque le permite obtener algo mejor, digamos Desarrollo Social, dependencia por la cual mueren los perredistas… y cualquier partido de la coalición Compromiso por Puebla.


Aquí el peligro estriba, evidentemente, en la manera cómo lo tome Moreno Valle, pues si desde el inicio pretenden chantajearlo y se deja, los pragmáticos serán capaces de hacerle ésta y otras más, o de plano leerles la cartilla y que hagan con la curul del gran perdedor lo que se les hinche su regalada gana.

 

Autoría intelectual

 

****Viernes y sábado, en Cholula, se reunirán mochila en hombro y lonchera en mano los diputados electos del PRI para recibir un curso de capacitación legislativa. Esa será la información oficial, la extraoficial corre a cuenta del primer round que se aventarán los que quieren ser coordinadores de la bancada. **Si Enrique Doger lo que quiere es ser coordinador de los legisladores priistas y Blanca Alcalá es ser senadora de la república, entonces la carta tapada de ese grupo se llama Jorge Estefan Chidiac. **Y si Alberto Jiménez Merino dijo que declinaría por el que represente la unidad, solo quedarían dos: Javier López Zavala vs Jorge Estefan.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas