Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

08/10/2012

 

Movimiento Ciudadano puso miel al cebo para atraer a las tribus perredistas


La definición de Movimiento Ciudadano de no ir en alianza con el PAN ni con Rafael Moreno Valle descarta también de forma indirecta al PRD, y lo descarta porque la fórmula perredista que liderará a ese partido en los comicios de 2013 carece de argumentos para negar que le prestará sus siglas al gobernador poblano en la designación de candidatos a presidentes municipales y diputados.


No sé a ustedes pero a mí la rudeza empleada por Ricardo Monreal, José Juan Espinosa y Mario Vélez al resolverle al mandatario que no quieren tratos con él el año que viene se me hizo un exceso por varias razones; primero, porque como reza el proverbio: lo cortés no quita lo valiente, y con marcar su raya y su distancia hubiera sido suficiente; segundo, porque la ofensa no es recomendable en la política pues destruye los canales de la comunicación; y tercero, porque inician las hostilidades antes de tiempo.


Es de imaginarse que con el embate al gobernador lo que pretende Movimiento Ciudadano es ponerles miel a las tribus perredistas inconformes con los liderazgos de Eric Cotoñeto y Julián Rendón para atraerlas a su regazo. Pero para eso, ¿era necesario que clamaran públicamente que quien pario a Moreno Valle fue la corrupción del PRI y del PAN? ¿Era necesario que se mencionara que el gobernador parece gemelo de Marín y Fernando Manzanilla de Javier López Zavala? No lo creo.


Sin embargo hagamos a un lado el modo, la forma y el fondo de decirle al mandatario de manera ofensiva que con él ni a la esquina, lo que debe estar muy bien calculado, y dediquemos unas líneas a un perredismo que por los indicios a la vista no sólo sufrirá una fisura importante en sus entrañas sino que podría no recoger los votos calculados por los operadores morenovallistas ni por Los ñoños o los chuchos.


Es de imaginar que si las tribus del PRD se lo proponen y cumplen las amenazas de inconformidad hacia Cotoñeto y Rendón e inician el éxodo se llevarían consigo capitales suyos de alta valía a otras opciones de la izquierda, y por el lopezobradorismo exacerbado (oral y manifiesto) que derrama y promueve Movimiento Ciudadano mucho se asemeja a la tierra de Israel, a donde igual que los hebreos pueden emigrar los clanes perredistas.

 

No siempre lo que parece es, pero a como pintan las cosas el PRD podría no ser la fuerza arrasadora e incontenible de 2012, la misma que puso a Andrés Manuel López Obrador en la cúspide de los votos y el entusiasmo poblano, sino más bien un mal chiste cuyos dirigentes Cotoñeto y Rendón poco podrían presumir después de la jornada electoral del año que viene. Por eso mismo, y vuelvo al principio, me parece que el discurso agresivo y violento de Movimiento Ciudadano fue innecesario dado que las cosas se están dando de manera natural para que las tribus del sol azteca emigren. Aunque si esa es su estrategia adelante, ya estaremos comentando sus resultados.

 

Columnas Anteriores


 
 

 

 
Todos los Columnistas