Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

16/01/2012

 

Le exprimirán el grano a Agüera para sacarle la pus


La fiesta que se traen agüeristas y morenovallistas por la nominación al Senado de Enrique Agüera no es la misma que la de Javier Lozano Alarcón y don Manuel Bartlett, ah, pero como se parecen. La alegría de los dos últimos estoy casi seguro que tiene la misma carcajada porque aunque no lo discutan (entre ellos) muy seguramente coincidirán que de todas las opciones senatoriales, incluyendo las suyas, la del rector de la BUAP es la que más tela de donde cortar oferta.


Haciendo a un lado las encuestas, si Agüera fuera el candidato del PRI-Verde-Panal, tenga por seguro que, llegará el día en que Bartlett y Alarcón muestren al electorado la fortuna del rector con señas y lunares. Que no creo que sea poca cosa. Nada que no se sepa: ranchos, fincas, caballos pura sangre, yates, universidades, bienes raíces, etcétera. Destruirán su reputación de político y de académico. Como ocurrió con Alfredo Arango.


Y no porque sea un asunto personal. No. Simplemente porque con tal de ganar su pase al Senado de la República recurrirán a todo lo que esté a su alcance. Recuérdese que en campaña todo se vale. Exprimirán su grano en público para que le salga toda la pus. Y esas cosas duelen.


Bartlett y Alarcón son políticos recios. Son duros y cabrones, y por mucha asesoría que tuviera Agüera nunca podrá compararse con los costales de mañas que son éstos dos para golpear y defenderse. Un rival como el rector les viene bien por lo que de él se puede explotar. Aparte de financiamiento, de qué otras cosas podría dotar Felipe Calderón a su candidato a senador. Suponga.


Éstos dos angelitos saben, perfectamente, que los pueden acusar de autoritarios, broncudos y prepotentes, pero no de enriquecerse a costa de una institución pública. Falso o verdadero, como con Arango, me parece que a estas alturas tendrán un expediente muy bien integrado de la fortuna de Agüera; y si no, ya lo estarán armando.


El mejor instrumento de campaña es la retórica, positiva y negativa. Lo de Bartlett es leyenda negra, bla, bla, bla: Caída del sistema y Manuel Buendía. De Alarcón: Sindicato de Electricistas y Mexicana de Aviación. De eso saben qué decir, cómo responder y cómo justificar sus largas colas; son unos demonios. Si Agüera fuera el candidato de Enrique Peña Nieto ya se verá cómo responde. Imagínelos en un ring, y luego apueste.


****


Hace unos días fue exhibida la condición bestial de Miguel Sacal Smeke golpeando a un indefenso valet parking. Lo vimos por televisión mil veces. Su prepotencia y bajeza fue del dominio público. En San Pedro Cholula la alcaldesa Dolores Parra en algo se le parece. El viernes pasado acosó al periodista Epigmenio Rojas, director del periódico El Quetzal, hasta la ignominia. Le mandó a cortar el agua de su domicilio y de su casa editora. Y en un arrebato de ira semejante al de Miguel Sacal le clausuró sus talleres que por estar en Cuautlancingo no pertenecen a su municipio. Pero eso le valió gorro.

 

Digamos que lo quiere arrodillado y sometido, tal y como lo hizo Sacal Smeke con el valet parking. Ya le contaré en qué acaba esta historia de prepotencia y arbitrariedad. Por lo pronto, imagine a Sacal Smeke de alcalde de San Pedro Cholula; y luego, imagínelo en mujer.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas