Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

16/02/2011

 

Ana Teresa, la enemiga ideal de Moreno Valle a interés del Yunque


La cosa iba tan bien, hasta que apareció Ana Teresa Aranda, pero que nadie se sorprenda la dama de azul será genio y figura hasta la sepultura, no es de las que se enclaustran en su casa para encontrar nuevas recetas de cocina, no, ella por lo regular utiliza las que tiene, todas picantes, lo que implica que Rafael Moreno Valle no se la quitará de encima tan fácilmente durante su gobierno.


El mensaje mandado por La Doña desde la toma de posesión de Eduardo Rivera Pérez ya siendo alcalde de Puebla, obliga a Moreno Valle y a los suyos a poner las barbas a remojar por aquello de las malditas dudas, porque si bien como todos lo sabemos Ana Tere implica para el nuevo gobierno un potencial dolor de huevo –a decir de las radiografías- así nomás sin ser nada, nomás imagínela siendo senadora de la república o legisladora federal.


¿Pesadilla? No. Es de pensarse que sería algo peor que eso para el nuevo gobernador, porque si La Doña se trepa en la candidatura a senadora o diputado federal el año entrante, el movimiento sería interpretado como la punta de la lanza enviada por el PAN radical, al que pertenece Rivera Pérez y El Yunque, para picarle las costillas (es un decir) a Moreno Valle por sus actos u omisiones tanto en la política como en la función pública.


Si la tesitura fuese esa, se refuerza la hipótesis de que al nuevo gobernador más le convendría en 2012 que ganará la fórmula hacia el Senado del PRI que la del PAN por la nitidez del mensaje yunquista, organización de extrema derecha de la que solo se observa en la estructura gubernamental como bien lo dijo Ana Tere a Pablo Rodríguez Regordosa y a otros panistas menos radicales como Miriam Arabian.


El futuro político de Ana Teresa no está en manos de la misma Ana Teresa, como ayer quiso confundir, tendría que estar en el trazo perverso y futurista del Yunque a quien no sería enfermizo imaginar frotándose las manos por ver a La Doña como la enemiga ideal de Moreno Valle, y aliada suya, desde una curul legislativa de las cámaras alta o baja del Congreso de la Unión para lo que se pudiera ofrecer.

 

Dicen que cuando el cielo se pone negro y encapotado es porque un aguacero se aproxima, y aquí, Ana Teresa, ya dio visos de que algo quiere en 2012 y algo podría traerse entre manos con El Yunque, lo que sobra decir que una tempestad podría precipitarse en las casas Aguayo y Puebla y no precisamente mandada por San Pedro.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas