Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

16/08/2010

Blanca y Doger, alianza del 2012/Nace El Acatzinpower

Dos puntos en común podrían unir a Blanca Alcalá y a Enrique Doger en un solo proyecto a pesar de las agrias diferencias que protagonizaron en ayeres recientes una y otro político, y es que ambos, conjugan en primera persona la obtención de la dirigencia estatal del PRI, como propósito básico, y las senadurías una y dos, como segundo paso, para participar en las elecciones del 2012 y preservar de ese modo la etiqueta de aspirantes al futuro gobierno.


Descabellado, sí, pero no imposible. La alianza Doger-Blanca tiene visos de naturalidad por donde quiera que se le vea. Su naturaleza antimarinista. Su naturaleza antizavalista. Su naturaleza melquiadista. Su naturaleza morenovallista. Su naturaleza renovadora. Y su naturaleza futurista. ¿Pueden dos políticos con tanta semejanza unirse? Yo creo que sí, todo es cuestión de tiempo.


En términos mercadológicos existe la denominación estratégica “De pares” que intenta conquistar objetivos comunes para que dos empresas de giros distintos logren beneficios conjuntos. He ahí a OXXO y las franquicias de Pemex. Una tiene tintes de miscelánea y la otra de energéticos y, a pesar de sus diferencias, las dos supieron unirse para obtener ganancias.


La analogía de OXXO y Pemex con Doger y Blanca podría resultar absurda y estúpida a botepronto, pero si alguien acucioso se detiene a sopesarla le resultará atractiva, tomando en cuenta que en la llamada Guerra Organizacional, dos opuestos –según Napoleón- siempre serán capaces de unirse para derrotar a un enemigo en común, y en este caso, si no lo han hecho, Blanca y Doger júrelo que estarán pensando en sumar sus batallones para expulsar al enemigo común: el marinismo-zavalismo, del único reducto de poder que les queda y que innegablemente sería la dirigencia estatal tricolor.


Debe leerse y entenderse pues que Doger y Blanca tienen un valioso aliado, dispuesto a sumarse a su causa, operando pública o soterradamente: el melquiadismo, que se admita o no ha ejercido presión en lo local y nacional, a favor de Blanca y Doger, e incluso de ambos, para que la renovación del PRI no considere al marinismo-zavalismo como alternativa. Víctor Díaz Palacios sería una prueba de dicha presión y Jaime Alcántara otra.


Si esa alianza natural de la que hoy hemos hablado se llegase a consumar antes de octubre, entienda usted que tendría como base fundamental la premisa invariable de ir juntos, Blanca y Doger, por las senadurías del 2012 a partir de la conformación de una fórmula ganadora, ajena a la derrota que el PRI obtuvo en las pasadas elecciones, y con el aval de Melquiades Morales, Beatriz Paredes, Enrique Peña Nieto y lo que queda del bartlismo.


¿Quién sería el presidente del partido, si ambos fuesen capaces de ponerse de acuerdo? Eso sería lo de menos, cualquiera de los dos, o incluso una gente de Blanca, Doger o un melquiadista designado por el propio Melquiades o una combinación de los tres grupos sería el garante del acuerdo, con tal de firmar la carta de defunción del marinismo-zavalismo.


El orden de las fórmulas de senadores, quiero entender, estaría en función de quién de los dos llegue a las postrimerías del 2011 con mayor popularidad y potencial de voto. Insisto, si son capaces de ponerse de acuerdo.


****


Alejandro Armenta y Paloma Guillén podrían ser la cuña que apriete el palo para que Mario Marín no interfiera en la renovación del PRI. Digámoslo claro, ellos y no otros, serían los más interesados en refrescar los aires de la Diagonal Defensores de la República por cierto resentimiento hacia el gobernador.


¿Qué motivó ese resentimiento? En lo público no lo dicen, pero la dolencia de extraviar la gubernatura –entregada o no- los inscribe en la más cruda y demócrata de las historias políticas del estado, pues los dos fueron liderazgos –estatal y nacional-, cuando se entregó Casa Puebla a un partido distinto al PRI y eso será recordado por siempre.


Armenta podría negarlo, pero sus expectativas son desprenderse del marinismo-zavalismo desde hoy si fuese posible para crear una corriente armentista –no confundir con armamentista- con sede en Acatzingo, algo así como El Acatzinpower, que lo catapulte a la senaduría o cuando menos le permita negociar espacios de diputados para su gente en la federal de 2012 y las que vengan.


Nombres del Acaztinpower en la otra entrega.

 

Autoría intelectual

 

***La idea de postergar la designación del dirigente estatal del PRI para el año entrante, fue de aquellos que hoy rechazan la intromisión del CEN y de Marín en dicho proceso renovador. **Doger se fue a pueblear, ayer estuvo en Teziutlán, donde dicen que saludos le sobraron, que se entiende, como si anduviera en campaña. **Lamento profundamente la ausencia de Rigoberto Benítez, un buen amigo y extraordinario ser humano que sin porcentajes y gráficas de intención á favor o en contra de la muerte, solo se nos adelantó en el camino.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas