Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

21/03/2012

 

Pillos, brutos y desquiciados de camisa abierta y pelambre en pecho


El triunfo electoral del presidente de Acatzingo, Eliseo Zayas, lo festejó con matracas y pirotecnia el PAN, PRD, Panal y Convergencia en su momento; el suyo, como el de todos los que ganaron con las siglas de la coalición Compromiso por Puebla en 2010, fue un acto heroico donde las fuerzas opositoras al cacicazgo regional de Alejandro Armenta se vistieron de gloria; sin embargo, hoy que su desgracia lo llevó a prisión, ninguno de los cuatro partidos ha fijado una postura oficial a propósito del caso.


La actitud silenciosa de los cuatro institutos es obscena: se hacen los desentendidos, por Tecamachalco lo dirían de otra manera (…), dejémoslo así. Aunque lo prudente, no confundir con valiente, sería que Juan Carlos Mondragón, Miguel Ángel de la Rosa, Gerardo Islas y José Juan Espinosa, aclararan el punto o cuando menos dijeran qué filiación política tiene Eliseo Zayas, no por otra cosa sino,para que el pueblo de Acatzingo sepa a qué partido reclamarle en los comicios de este año.


Pilatos se lavó las manos en el juicio penal de Jesús de Nazaret, el rey de los judíos -¡crucifíquenlo!-, y PAN, PRD, Panal y Convergencia tendrían que hacer lo mismo porque de lo contrario los electores, de por esos rumbos, podrían estar pensando (digamos) en endilgarle la responsabilidad de su fallido alcalde a los cuatro institutospor ser quienes le prestaron sus siglas para que compitiera.


Adoptar la estrategia del avestruz escondiendo la cabeza no me parece que sea lo mejor por una razón bien sencilla, la coalición Compromiso por Puebla no tuvo la culpa que su representante acatzinguense haya resultado un orate, un perturbado del poder, que dilapidó su bono democrático en banalidades rancheras, actitudes prepotentes, botas picudas, camisas abiertas del pecho enseñando la pelambre y camionetas del año con música de Espinosa Paz a todo volumen.

 

El mensaje, su mensaje, es grosero por donde se vea. Los presidentes municipales y diputados, como Lolita Parra de Cholula y Antonio Vázquez de Teziutlán, deben entender (el mensaje) que si caen en desgracia y no ocultan de manera correcta sus malolientes miasmas se quedan huérfanos. Los ciudadanos y electores, también, deben comprender (el mensaje) que los partidos se hacen los desentendidos cuando por los que votaron resultan pillos, brutos y desquiciados. Y los dirigentes partidarios deberían tomar en cuenta que su mutismo ofende la inteligencia de quienes en cada elección depositan en ellos su confianza.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas