Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

30/11/2011

 

Murió la teoría del mejor posicionado, imperará la negociación


Hace no mucho persistía la idea entre los priistas de que solo los mejor posicionados serían candidatos a diputados y senadores. La idea se las vendió el CEN del PRI y gente cercana a Enrique Peña Nieto. Por eso muchos de ellos se esforzaron durante meses en ganar puntos en preferencias electorales y en conocimiento.


Pero el juego debe entenderse que no será así; no va por ese lado. Ya no. Las candidaturas podrían asignarse de manera directa sin que importe quién sea el mejor y quién el peor tanto en los distritos como en la primera fórmula al Senado. En pocas palabras la teoría del mejor posicionado ya murió y no creo que resucite al tercer día.


El punto se deduce de lo que ha ocurrido recientemente con las candidaturas ofrendadas al Panal, mismas, que no se ajustan ni a la conjetura del posicionamiento que en aquel entonces vendió el CEN priista a sus suspirantes ni al empuje que se supone requería el partido en los distritos para catapultar al mexiquense hacia la presidencia de la república.


Debería quedar claro que en el futuro inmediato la negociación matara preferencia electoral y conocimiento, incluso nivel de confianza, y los ganadores de la primera fórmula al Senado igual que las candidaturas priistas a legisladores no parece ser que recaerán en los mejor calificados sino en los que ganen sus espacios en la mesa de las negociaciones y las presiones.


Si la cosa va por ahí habría que ponderar la candidatura de Enrique Agüera como un producto de negociación sí, pero también la de Fernando Morales Martínez, quien con un padrino del tamaño de Manlio Fabio Beltrones puede resultar en ese contexto de estira y afloja el caballo negro que nadie se esperaba. Las candidaturas, insisto, hasta donde se aprecia (sobre todo la de senador) me parece que no se asignará por méritos. Y viéndolo de esa manera, los mejores pierden.


Seamos objetivos y directos. ¿Con qué calidad moral podrá justificar el CEN del PRI que irá a la contienda de 2012 con sus mejores hombres y mujeres cuando Zacapoaxtla, Ajalpan y la segunda fórmula senatorial echan por tierra esa promesa? De cualquier forma, se entiende que, la calidad moral no es un tesoro escondido en las entrañas de los partidos; y los políticos lo saben.

 

Para descubrir quiénes serán los futuros candidatos habría que fijarse en tres cosas. En sus relaciones nacionales, en su relación individual con el gobernador (por aquello del financiamiento) y en el grupo político al que pertenece. Quién no reúna estos requisitos me parece que está fuera.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas