Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

04/09/2009


Viva El vale, ¡¡Viva!!


La dirigencia nacional del PAN como don Fabrizio Corbera, príncipe de Salina, sustituyó a Rafael Micalco por el joven Juan Carlos Mondragón con el fin de que algo cambie, para que todo siga igual. La treta política a distancia parece auténtica, pero a lo corto tiene pinta de ser toda una farsa.


Fina de olfato e instintiva por naturaleza, Ana Teresa Aranda ya se dio cuenta que algo no anda bien en el relevo de Micalco, y lo notó a raíz de las declaraciones de Mondragón para que el candidato a gobernador de su partido emerja de una serie de encuestas y una contienda interna. A simple vista el método resulta justo y democrático, pero Ana Tere entiende que no lo es tanto.


Y no lo es porque en ambos casos el ganador sería Rafael Moreno Valle. Si bien Ana es conocida en gran parte de la entidad, lo es más el panista de nuevo cuño. Y por otro lado, si hubiese consulta a la militancia panista, el grueso de las estructuras blanquiazules Micalco las diseñó -y maiceó- para beneficiar a Moreno Valle.


En ambos casos, está cantado que Ana Tere pierde. Pierde, porque “El modelo Mondragón”, fue planeado para beneficiar a quien más recorridos ha hecho al interior del estado y a quien más incrustaciones políticas ostenta en los comités municipales y regionales.


La parodia del funcionario piamontés y el príncipe de Salina, escrita por Giuseppe Tomasi, a propósito del Gatopardismo: que algo cambie, para que todo siga igual, la desenmascaró –por torpeza o simple ingenuidad- el propio Mondragón, quien exhibió poco colmillo, cuando hizo el ajuste a los columnistas Enrique Núñez y Ricardo Morales, de no tener parentesco alguno con el yunquista José Antonio Quintana Fernández.


Y es que si bien Mondragón se desmarcó del Yunque, en automático se fue al otro extremo, aclaró que pertenece al grupo de panistas liberales de Cesar Nava y el presidente Felipe Calderón. Interesante sería, que el joven político militara en la extrema derecha porque así no habría duda de que los dados no estarían cargados a favor de Moreno Valle.


Entre gitanos no se leen la mano. El círculo dorado de la política local sabe perfectamente que los promotores de la candidatura del panista de nuevo cuño son además de Cesar Nava y Calderón, Elba Esther Gordillo y Javier Lozano Alarcón. Ningún yunquista entregaría el PAN a un panista de dudosa procedencia.


Como dijera alguna vez el Subcomandante Marcos, en la política de arriba no hay bandos moderados, neutros o medias tintas, o son de derecha o de izquierda en el tan manoseado rejuego de la geometría política, lo que si hay –dijo Marcos- son: indecencia, desfachatez, cinismo y desvergüenza.


De qué patita cojea Juan Carlos Mondragón, es obvio que del lado de quienes impulsan la candidatura de Moreno Valle. El mismo Juan Carlos lo confirmó: ¡no soy Yunque! El discurso de la neutralidad política tiene estrías y arrugas. Es muy viejo. Eso no ocurre ni en el Consejo General del IFE, donde México entero sabe que consejeros los hay, de chile de raja y de manteca; vaya, hasta Elba Esther tiene intereses en dicho órgano electoral, que Calderón no lo tenga en Puebla resultaría no increíble, una torpeza.


***


Valentín Menéses empacó maletas, desempolvó su sombrero charro, se compró dos saltillos y peinó sus bigotes postizos de Emiliano Zapata porque el 15 de septiembre dará el grito de independencia en la ciudad de Los Ángeles, California.


Pá no fallarle a los migrantes poblanos radicados en aquella ciudad, El vale comenzó a entrenarse en una disciplina que poco conoce, la de los caballitos de tequila con limón y sal; se trata pues, de poner a tono la garganta y no olvidar los nombres de los héroes que nos dieran Patria y Libertad.


Antes que en Puebla, El vale clamará en Los ángeles por Hidalgo, Guerrero, Allende, Aldama y doña Josefa Ortiz de Domínguez, entre otros, pero también lo hará pa´ que los poblanos de allá sepan que quiere ser presidente municipal de acá. ¡Viva El vale! ¡¡Viva!!

 

Autoría intelectual

 

****Luis Alberto Arriaga anda como La zarzamora: llora que llora por los rincones, quejándose que los dados están cargados a favor de Mario Montero. En vez de eso, bueno sería que demostrara que sus chicharrones también truenan. **Javier López Zavala como Santa Claus, puso los 505 millones de pesos en las chimeneas de los ayuntamientos para convencerlos de que la Navidad como su candidatura no son puro cuento. **El lunes le platico a qué priistas tentará Moreno Valle para llevárselos a operar al PAN en la elección constitucional.

 

Comentarios o lo que quieran a: [email protected]  

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas