Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

06/07/2009


Doger Arranca precampaña, también Moreno Valle


Mexicanos al grito de guerra. A penas concluyó el episodio beligerante de las diputaciones federales con las armas priistas vistiéndose de gloria este 5 de julio y el redoble de la madre de todas las batallas comenzó a escucharse a corta distancia.


Inevitablemente, el ciclo plenipotenciario del Ejecutivo en turno inició su declive desde las primeras horas de este lunes, como suele suceder en el subyugante y delicioso ejercicio del poder, y no porque así lo consienta y avale el propio mandatario, sino por ser parte de la curva de la vida que anuncia el principio del fin de las cosas.


El maldito andar de la política no se detiene, prueba de ellos es que este mismo mes, dos aspirantes a la primera magistratura alzarán la voz para externar sus válidas y legitimas apetencias, uno de ellos será Enrique Doger Guerrero y el otro Rafael Moreno Valle.


Como es normal en este descenso del ejercicio público y político, serán ellos y los que se sumen en lo futuro a la sucesión gubernamental, quienes atrapen el análisis y la vista de la opinión pública. Doger y Moreno Valle alzarán la voz antes que los demás, pero irremediablemente deberán surgir otros tenores, porque la opera debe alternar a más de uno.


En lo que concierne al primero, me parece que Doger fue un tipo que supo orientar a su favor la sinergia de unas elecciones que le dieron tiempo para planear estrategias de precampaña desde un puesto modesto de partido, algo que si bien a algunos les pareció tenue por su poca exposición a la opinión pública, el tiempo y los resultados parecieran haberle dicho al oído que fue lo más prudente.


Los tiempos sucesorios orquestados y arrastrados por la pluma de Enrique Doger en su escritorio, al parecer marcan julio como el mes de la magia para sacar de la chistera lo que tenga que sacar, y es que a raíz del inevitable fallo de la Suprema Corte de Justicia para adelantar las elecciones a julio del año entrante parecieran obligar a las deficiones.


La salida de Doger, será el acicate para que otros hagan exactamente lo mismo, calentar la garganta para emitir de ella la melodiosa búsqueda del poder se ha vuelto ya una necesidad de calendario. Doger arrancará en julio su campaña porque así lo determinó, es un hecho.


Moreno Valle hará lo mismo, sin embargo su caso es una banalidad fantasiosa, porque para los acuciosos de la política el entendimiento de que el senador del PAN inició desde hace años su proyecto es algo que no tiene discusión. Diferenciar la suposición de los hechos, es un acto de alto valor, y tanto Doger como Moreno Valle están decididos a iniciar la aventura por Casa Puebla, porque los tiempos se escurren como agua entre los dedos.


La agenda temática de las diputaciones federales culminó con los resultados de este domingo, pero desde hoy lunes, por obligación y vanguardismo la sucesión comenzó a dar sus primeros pasos de vida. Lo aquí expuesto obedece a un análisis prematuro del futuro que depara a la política poblana, pero quién mejor ellos: Doger y Moreno Valle, para corroborar que su salida no puede ni debe esperar.

 

****El proyecto “Z” se fortalece con los resultados de la jornada de este 5 de julio; negarlo es no aceptar lo evidente. ***

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas