Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

07/03/2011

 

El poder se agarra con uñas y dientes


La Estrella de Belén señala que Guillermo Aréchiga tendrá su nacimiento como prospecto a la gubernatura el año entrante en una de las humildes curules del Senado de la República, los profetas lo aseguran: “Así lo han dispuesto las sagradas escrituras de la todo poderosa Elba Esther Gordillo y Rafael Moreno Valle”.


Suena espiritual, ¿o no?, no obstante los grandes proyectos político de largo alcance tienen ese misticismo, ese matiz, se planean para que perduren una eternidad, sin dar cabida siquiera a que, a veces, por caprichos del destino duren menos de lo estimado, como fue el caso del marinismo que desde su nacimiento proyectó hacer gobernadores a diestra y siniestra empezando por Javier López Zavala, primero, y por Mario Montero, después, y por ahí de paso a Alejandro Armenta.


La cosa iba para 18 años si no es que para 24, del terremoto ya se sabe. ¿Fue Dios o El diablo? Uno de los dos, sin duda.


Lo mismo proyecta el morenovallismo. ¡Hasta el infinito y más allá! Y el primer prospecto en moldearse será Aréchiga, luego vendrán otros, Javier Lozano, Juan Pablo Piña, Tony Gali y Mario Riestra desde posiciones de la administración pública muy probablemente. El objetivo es obvio: Engordar la caballada para que los yunquistas de cepa no se tomen tan a pecho la idea de que Eduardo Rivera Pérez es la única baraja del Ejecutivo o, cuando menos, la menos peor.


De todos ellos podríamos hablar de manera muy puntual, sin embargo en esta ocasión las líneas se las dedicaremos a Aréchiga, no por otra cosa, sino por llevar mano en los tiempos venideros. El profesor, con todo y sus faltas de ortografía, quizá no sea lo que se esperaba en su desempeño legislativo, quizá incluso haya quedado a deber, pero tiene lo que pocos, amistad pura y sincera con Elba Esther y la amistad, todos lo sabemos, con La maestra será valiosa y redituable en este sexenio.


Por eso mismo, Aréchiga tiene en sus manos la oportunidad de crecer como político. De él dependerá escalar hasta la cumbre más alta o resbalar y caer al precipicio de las desgracias por falta de talento. En fin. Por lo pronto, se sabe que lo nominarán en 2012 como candidato a senador si es que el PAN y el PANAL tienen  a bien aliarse porque así lo dispongan Felipe Calderón y La Gordillo.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas