Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

07/06/2010

La otra guerra, Crackers morenovallistas vs Hackers zavalistas


Setenta y dos espías dice tener infiltrados Compromiso por Puebla en la estructura partidista y gubernamental de su oponente Alianza Puebla Avanza; todos y cada uno de ellos, como reloj suizo, procesando diaria y puntualmente la agenda de Javier López Zavala, Alejandro Armenta y las más sigilosas andanzas de Mario Marín y su aparato de gobierno.


Así se juega la elección de 2010, a intercambiar las predicciones por las filtraciones, a orquestar la estrategia virtuosa de lo qué sé de ti y lo qué tú sabes de mí, para poder contrarrestar la ponzoña y el veneno que elaboran los laboratorios clandestinos de uno y otro adversario.


López Zavala hace lo mismo, 80 manantiales de datos le narran constantemente los detalles finos y simplones de su adversario Rafael Moreno Valle ocurrido en las tripas mismas de su War Room. Por eso, cuando el candidato priista refiere nerviosismo morenovallista, es porque sabe los estados de ánimo que colman su trinchera.


La ciencia ficción de Misión Imposible con Tom Cruise o La Red de Sandra Bullock llevadas a la pantalla grande en temas de informática y ordenadores son una realidad en Puebla a partir de estas elecciones. Y, muy probablemente, lo seguirán siendo en comicios futuros por haber sido 2010 su ópera prima.


En un principio, la guerra sucia librada en internet tanto por Moreno Valle como López Zavala intentó bajarse desde las oficinas centrales de Google en Mountain View, California, con billete verde en mano, pero ambos equipos fracasaron porque en Estados Unidos atentar contra la Libertad de Expresión es un delito grave que se persigue de oficio y Google no quiso meterse en problemas.


Moreno Valle encontró solución a sus dolores de cabeza en los crackers y López Zavala en los hacker; los primeros, abriendo las cuentas de correos de los zavalistas para robarles información de campaña e indigestando sus videos nocivos de you tube hasta hacerlos reventar. Y los segundos, es decir los hacker, clonando correos para recibir simultáneamente los datos que día a día reciben o envían los morenovallistas y destruyendo la propaganda negra en su contra.


Siendo observador, podría usted mismo notar que en el ciberespacio, a diferencia del inicio de campaña, disminuyeron de manera notable los ataques contra Zavala y Moreno Valle. No, porque sus relaciones hubiesen mejorado o porque el perdón endulce sus corazones, sino porque en internet la lucha de ambos la sostienen crackers y hacker destruyendo el cáncer que produce uno y otro casi al instante de haber entrado en las redes sociales. Digamos pues, que en dicho terreno la lucha está estancada.


****


El yunquismo no lo dice, el panismo tampoco, pero desde la semana pasada dieron por sentado que perderán la ciudad de Puebla a manos del priista Mario Montero Serrano; como quien dice, ya están resignados a que se los chupe la bruja. Tres son las señales que les hacen inferir el duelo: Las encuestas, la pésima campaña de Eduardo Rivera y sus empobrecidas finanzas.


La crónica de la derrota anunciada, no podía carecer de un responsable, faltaba más, y ese a la vista de El yunque, es Rafael Moreno Valle, o al menos así lo consideran en su cerradísimo círculo las ovejas de Marcial Maciel: Gerardo Álvarez Dib, Mario Iglesias García Teruel, Pablo Rodríguez Regordosa y José Antonio Díaz García, El mosco.


En lo personal, no creo que sea así, y no, porque si se recuerda El yunque evitó que Moreno Valle hiciese fórmula con Enrique Doger imponiendo al 777, Lalo Rivera, y desde ahí se sobreentendió que el primero lucharía solo y con su conciencia por la gubernatura y el 777 lo haría junto con los yunquistas por la alcaldía. Rafa no les dio un peso para la campaña y por eso están molestos. Y dicho sea de paso, no tenía por qué hacerlo. ¿Por qué no le metieron dinero ellos, si El yunque lo conforman hombres acaudalados?


La idea original, dicen los seguidores de Maciel, era que Moreno Valle hiciera dupla con Lalo y lo ayudara a ganar Puebla para que los dos resultaran triunfadores; pero no solo no lo ayudó, ni con estrategia ni con dinero, sino que lo ignoró. Por eso, están calientes los yunquistas. Vaya tíos, y su nieve, de qué la querían.

 

Autoría intelectual

 

**** Los candidatos blanquistas a diputados Edgar Chumacero y Mónica Barrientos, de los distritos 5 y 6, conducen hacia el Congreso del Estado por autopista y en auto deportivo. **Duda despejada, Enrique Peña Nieto apoya a López Zavala. **La estructura de movilización de Rafa para el día D, correrá a cargo de las secciones 23 y 51 del SNTE; la suerte y destino de Rafa, está en la diestra de Elba Esther Gordillo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas