Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

08/03/2010

Doger cree que Zavala derrotará a Moreno Valle


Zavala y Armenta le ganaron la partida a Moreno Valle. Fue un juego tedioso y tenso, donde imperaron las más variadas triquiñuelas, chantajes y embustes; sin embargo, al final, los dos primeros convencieron a Doger de quedarse en el PRI con la promesa de liderar el Congreso –viajando en primer lugar de las plurinominales-, la Sep, dos diputaciones de mayoría relativa y algunas presidencias municipales.


El hijo rebelde del priismo no se va, se queda, trompudo y lo que usted guste y mande, pero se queda, y aunque para algunos despistados quizá no signifique mucho, lo cierto es que Enrique Doger del lado de la megacoalición PAN, PRD, Panal y Convergencia hubiese puesto en Punto de Quiebre la continuidad del priismo en el gobierno.


Menospreciar el tino de Javier López Zavala y Alejandro Armenta Mier en insistir y palmear el hombro de Doger para decirle cosas bonitas al oído, cuando éste estuvo a punto de irse con Rafael Moreno Valle, carecería de inteligencia y razonamiento. Y es que si bien, por un lado el precandidato y dirigente priista aparentemente contravinieron a Mario Marín,  por el otro, provocaron que Moreno Valle perdiera un aliado de oro.


Doger no es tonto, analizó su complicada situación en el PRI, sus pleitos con Marín, comparó su estadía con Moreno Valle y revisó minuciosamente los números que brotaron de las matemáticas de José Zenteno en sus días de aislamiento. La conclusión no puede ser más evidente ni más obvia, el exalcalde de Puebla cree que la megacoalición fracasará en su intento de arrebatar al zavalismo el control del estado y por eso se queda. De valientes están llenos los panteones.


Moreno Valle es su amigo del alma, su brother, difícilmente lo negará; sin embargo, Otto von Bismarck decía: Cuídate de las alianzas sentimentales en las que la conciencia de las buenas obras sea la única compensación de nobles sacrificiosDoger no es Jesucristo, para clavarse en la cruz, ni tampoco tiene pinta de político, en resumidas cuentas es lo que tal vez niegue: pragmático. Ah, y muy inteligente.


¿Levantarle el brazo a Zavala…? ¡Para qué! ¿Acaso hace falta? Con que el expresidente no se vaya ayuda al PRI y, en lo opuesto, perjudica a Moreno Valle. Debe entenderse que Zavala y Armenta tejieron con gancho fino y cruzaron con hilo de seda, desoyendo las voces poco sesudas que les aconsejaban mandar tan lejos como fuera posible al dogerismo. Resulta evidente que, aunque tal vez Doger no se suba a la campaña priista, está claro que tampoco le restará votos.


Un dato importantísimo es el siguiente. Consanguíneos de Marín compartieron que, en una gema posterior al fallo de la Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el gobernador llamó a Zavala a Casa Puebla para ofrecerle una cátedra más de política y estrategia: Los enemigos del gobernador no necesariamente deben ser enemigos de Zavala, el candidato.


En otras palabras, el mandatario le dio luz verde para intentar retener a Doger a cambio de posiciones menores al ayuntamiento de Puebla. Zavala comprendió el mensaje y pidió a Armenta colaboración para llevarle serenata al rejego expresidente que estaba recargado, muy molesto, en su balcón. Y hoy se sabe, ya les dio el sí, me quedo.


Marín jugó con fuego y jaló la cola al demonio; incluso, amartilló con cambiar la nominación de Mario Montero nomás para calar la valentía y flexibilidad del PAN, Moreno Valle y sus aliados en postular a su mejor carta –Doger-, pero al constatar que les faltaba testosterona, prudencia e inteligencia, decidió finalmente jugar la alcaldía con su amigo de la infancia, nada que no estuviera presupuestado desde antes.   


***


No es macho decir yo nunca lloro…, Los hombres si lloran, es la letra y el nombre de una linda canción de Annette Moreno que en lo musical dice: No es ser cobarde llorar ni quebrarte ante nadieY esto viene a tono, porque Mario Montero lloró el viernes pasado, cuando, por fin, se ventiló a los cuatro vientos que él sería el candidato del PRI que buscará el 4 de julio retener la alcaldía de Puebla.


En lo personal, confieso que Montero no se me hace buen candidato, es más, me parece ser el peor en percha y connotación de todos los que fueron barajados por el Revolucionario Institucional; sin embargo, la justificante del endoso es razonable, los números de Mitofsky fueron tan claros y contundentes que como dijo José Alfredo Jiménez, los mariachis callaron…


Hace pocos días, el sobrino predilecto de Montero (Ru…) compartió a éste campesino, su quiniela electoral: El patrullero 777 es tan, pero tan malo, que hasta mi tío le gana. En efecto, si la candidatura de Eduardo Rivera se consuma, podríamos decir que Montero tiene el 70 por ciento de la presidencia municipal en la bolsa. Años tuvieron que pasar para que Montero volviera a saborear las mieles de la victoria; llorar es válido, y también es cosa de hombres.

 

Autoría intelectual

 

***Las muestras de inconformidad de la militancia priista por la asignación de candidaturas no es un sketch imprevisto por la dirigencia del PRI; de hecho, en cada elección ocurre exactamente lo mismo. Son historias repetidas. **Después de enojarse, madrearse y hacerse polvo, esos méndigos priistas se ponen saliva y vuelven a hacerse bolita -dice Ana Teresa Aranda- virtud que no tenemos los panistas. **Un ejemplo claro ocurre en Tehuacán, donde el bendecido para el ayuntamiento, Marco Antonio Balseca y la dirigencia de su partido, ya tienen avances sustanciales en la operación cicatriz con los que se quedaron en el camino.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas