Por las entrañas del poder


Jesús Ramos


El ayuntamiento no es blanco… está verde


Los vientos que soplan por las oficinas del Palacio Municipal de Puebla a veces son de enojo, otros de desasosiego, los más de desorden… pero los perores, los más fuertes son los del desconcierto.


Entre los regidores, como entre funcionarios, saben que el accionar de la comuna no ha mejorado en relación a los primeros días del gobierno de Blanca Alcalá Ruiz, eso los pone nerviosos porque en el paquete –admiten- van todos y lo mismo pagarán justos que pecadores.


La mañana de ayer, a casi 60 días de gobierno, no existían las herramientas más elementales de toda administración pública. Me refiero a la:


-Papelería.
-Gasolina.
-Membretes.
-Insumos para Parques y Jardines.
-Productos básicos de limpieza.
-Refacciones.
-Talleres mecánicos autorizados.
-Artículos eléctricos.
-Proveedores para seguridad pública y tránsito.
-Vales, viáticos, representaciones y productos de mantenimiento para equipos eléctricos y mecánicos. Eso en lo material.


En lo humano, ni René Sánchez Juárez ha podido unificar los criterios de conducción de la planilla de regidores de Blanca, ni Víctor Manuel Giorgana ha logrado coordinar las políticas públicas de las dependencias que -de sobra se sabe- forman parte de los más multi-variados intereses políticos.


Los poblanos en su mayoría –y me incluyo- quisieran que la suerte, el carácter y las buenas ideas acompañaran a Blanca en esta aventura, donde ni los mismos integrantes de su gabinete saben los vientos a seguir ni el lugar exacto para desembarcar.


Para muchos de ellos, como para algunos de nosotros, pareciera que Blanca desconoce bien a bien…


…qué heredará a los poblanos…
…cuál será su obra maestra…
…y para dónde debe orientar el timón.


No creo –asté disculpe- que los presidentes municipales que antecedieron a Blanca hayan agotado y ejecutado todas las ideas para engrandecer a la Puebla de los Ángeles o de Zaragoza y, por lo tanto, no exista qué hacer o en qué evento grandioso invertir los dineros del pueblo.


Regidores -priistas y panistas coinciden apenados- en voz baja que los estacionamientos subterráneos son una auténtica “jalada de pelos”, una aberración, porque su rentabilidad social y política estaría acotada únicamente a dueños de vehículos y a la iniciativa privada, no al grueso de la sociedad.


Si las campañas electorales –opinan los políticos- estuvieran dirigidas solo a los automovilistas, los gobiernos y los partidos vivirían en el error, carentes de estrategia y reprobados en los niveles de rentabilidad a la hora de que el votante decide frente a la urna.


Los manotazos en la mesa y el escritorio ejecutivo de Blanca, esos de los que tanto se ha hablado, la verdad es que de poco han servido, pues regidores y funcionarios municipales siguen trabajando para intereses propios no para la administración con blancura.


¿Qué debe hacerse en un escenario como este?
¿Cómo reaccionar?
¿Dónde poner el dedo?


Evidentemente Blanca tiene que lanzar sentencias y cumplirlas, sin que le tiemble la mano, solo así su equipo notará que las advertencias van en serio. De poco vale despedir a segundos y terceros mandos, si los jefes se pasan las indicaciones de La Jefa por el arco del triunfo.


La atención, ampliación y mejoramiento de los servicios públicos no son referente en las administraciones públicas, por obligación lo deben hacer, aquí el problema estriba en la magnificencia o sello característico que Blanca no debe –perdón-… tiene que dejar a los poblanos y debe imprimir a su mandato.


En lo que toca a relaciones públicas, parece ser que hay la llevan o por lo menos ya comenzaron Rafa Quirós y Érick Becerra. Eso de ser presidenta no es nada fácil.

 

***Alejandro Armenta se ha distinguido por su hiperactividad y capacidad en los puestos que ha desempeñado, es hombre de resultados, tiene serios retos que enfrentar, sí, pero no dude que hará una excelente encomienda al frente del PRI estatal… ***En el PRI municipal hay molestia hacia Blanca Alcalá, porque nadie le ha dicho que la responsable del partido es ella y, dicho sea de paso, la que debe soltar la lana para su sobrevivencia… ***Dos fueron los regidores ocurrentes para comprar vehículos con erario público, el resto desconocía la maniobra, misma que fue descarrilada… ***Felicidades al Tigre por sus 45 rayas y las que faltan…

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas