Por las entrañas del poder


Jesús Ramos


Los chamaquearon, ah que feo


Ni hablar. Muchas plumas equivocaron los tan anunciados cambios en el gabinete estatal. Falló el pronóstico del tiempo y el tepache fue tirado en abundancia en la misma proporción que la tinta.


Vaya, hasta las vacas sagradas dieron leche cortada, sin grasa y sin colesterol, casi casi insípida.


…ni Valentín se fue a la SCT…
…ni López Malo a Economía…
…ni la procuradora a silbar a la loma…
…ni Zavala a Sedesol…
…y ni Armenta al PRI.


Fue mucho bla, bla y poco glu, glu. Una cosa es cierta, algún día llegaran los cambios anunciados y las profecías se cumplirán –puede que- al pie de la letra.


Pal´ caso, que nadie se mortifique ni se sienta:


-Avergonzado.
-Chiquito.
-Nervioso.
-Apesadumbrado.
-Herido.
-…o utilizado. Todos nos equivocamos. Me refiero a los humanos, aunque hay sus contadas excepciones –o al menos eso es lo que sienten-, son dioses o extraterrestres con residencia terrenal. Puede decirse, si los consuela, que se trató de un simple, infantil y dulce tropezón periodístico del que nadie está exento. Diría el niño verde: ¡¡Los chamaquearon!!


¡…de aquel chorro de voz, solo les quedó un chisguete! Me refiero a los que invirtieron tiempo en radio y televisión dando por descontado los enroques y renuncias, un ejemplo el de Blanca Laura Villeda.


Eso por este rumbo, por el otro los que deben estar muriéndose de risa con las manos sujetándose fuertemente la barriga son los personajes en cuestión. Quiero decir los arriba citados. Esos que se supone se irían y los que se imaginaban llegarían.


No hay pretexto que valga. Los cambios pueden darse después, pero no fueron en los días anunciados por la prensa poblana –o al menos por la mayoría-. Y eso cala. Eso duele.


La enseñanza que debe dejar a los periodistas aventureros de los tiempos políticos, tal vez este íntimamente ligado a un sentir y el que más debe enchilarlos se ajustaría a la conjugación del verbo utilizar. Veamos:


Él fue utilizado.
Tú fuiste utilizado.
Ustedes fueron utilizados.
Ellos fueron utilizados.
La misma fuente utilizó a todos.
Y seguramente nos volverán a utilizar.


Retomando el punto. ¿Cuándo efectuarán ajustes al gabinete estatal? Fácil, cuando al gobernador se le dé la gana. Cuando eso sea Blanca Laura Villeda saldrá de la Procuraduría con la suela de un zapato pintado en las asentaderas, igual que el sinvergüenza de Economía Gerardo Fernández, abastecedor de aguas y refrescos del gobierno. 


Pensando en voz alta, me pregunto:


-¿De dónde habrá salido el rumor de los cambios?
-¿Quién los originó?
-¿Quién tramó todo esto?
-¿Acaso jugaron con la prensa?
-Voy más allá, ¿…la utilizaron, jugaron con ella?


Afirmando, sin conceder, creo que la cortina de humo, sirvió para…


…distraer…
…y ocultar. Para:


-Desactivar.
-Sopesar.
-Y medir.


…que me disculpen las vacas sagradas, nunca para repensar una decisión que ya fue tomada no de apenas, de hace mucho.
Quienes quieren hacer creer –para justificar su poco tino- que al gobernador le quita el sueño los cambios y enroques, me parece que encueran y exhiben a un Mario Marín:


-En pelotas.


-Indeciso.
-Tembloroso.
-Poco seguro.
-Muy dudoso
-Y jugador de volados. Y así no lo ayudan. Tampoco es la forma de gobernar un estado.


Voy con un mandatario de decisiones firmes y con tiempos calculados. Apuesto por él.

 

****El silencio dice más que mil mentadas. Sé aguantar vara. 




 
 

 

 
Todos los Columnistas