Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

15/02/2010

Zavala y Marín enfrentarán un Frankenstein, ¿de acero o de papel?


Rafael Moreno Valle cruzó, sin dificultades, la aduana del proceso interno del PAN para seguir adelante en sus planes de hacerse de la gubernatura de Puebla, y después conquistar el mundo; sin embargo, quizá no sea eso lo trascendente del tour político del fin de semana, sino el cumplimiento del requisito number one exigido por Jesús Ortega, Cesar Nava y Felipe Calderón para formalizar La tan mentada y temida alianza en Puebla del PAN, PRD, PT y Convergencia.


Desde hoy, lunes, referir a Ana Teresa Aranda será tanto como hablar del pasado y, a veces, del pasado es mejor ni hablar, decía Napoleón. Resumiremos pues, que Anatere fue apenas un entresijo, un inconveniente, una penosa verruga en la mejilla de Moreno Valle que pudo quitársela de encima gracias al descubrimiento del nitrógeno y la protociencia electoral.


Fijar la mirada de aquí en adelante en La inevitable alianza opositora es obligatorio, no solo por los riesgos que pueda implicar para el gobierno, el PRI y el Partido Verde, sino porque predecir su comportamiento en campaña resultará un auténtico misterio tanto para los paniperredistas como para los priverdeecologistas.


¿Cuál será el resultado de ese amasijo ideológico de la derecha e izquierda? Nadie lo sabe. Si acaso se intuye que surta los mismos efectos democráticos que en España, Brasil, Uruguay y Portugal. Incluso me atrevería a pensar que ni el mismo Felipe Calderón ni Mario Marín atinarían a ciencia cierta a adivinar si el resultado en urnas será un Frankenstein de acero o de papel. Un frankenstein que los salve o los aniquile. ¿Cómo se comportará? Es, un enigma.


Pocos están enterados, pero el Ciso Buap obtuvo la semana pasada sus primeras muestras de escenarios hipotéticos de elecciones con y sin Alianza gubernamental, municipal y  de diputados, lo cual anticipa que Mario Marín tendrá de aquí al viernes el primer ultrasonido de cómo se le ve la cabecita, las manitas, los pies y el sexo al pequeño Frankenstein desde el monitor de la Máxima Casa de Estudios.


Y es de suponerse que muy probablemente, de lo que vea Marín en ese monitor, dependerá su decisión final sobre la candidatura del PRI a la alcaldía de Puebla, pero también la manera de cómo y con quiénes juegue el 4 de julio en los llamados ayuntamientos de clasificación “A” y “B” del interior del estado.


Arriesguemos pues a anticipar el futuro. Si la brecha que separa al PRI del PAN se ensancha al agregarse el PRD, PT y Convergencia a Acción Nacional, júrelo que Marín impondrá en los ayuntamientos y diputaciones a los personajes qué le vengan en gana porque el penoso amasiato le otorgaría –aunque no sea lo más recomendable- el beneficio de conceder ventajas. Pero, caso opuesto, si la distancia ganadora del PRI se acorta en lo sustancial, entonces lo forzaría a alterar su trayectoria de vuelo con candidatos verdaderamente ganadores y perfiles ciudadanos.


La victoria interna de Moreno Valle en el PAN pudo predecirse desde tiempo atrás, por los entretejes efectuados con su mejor aliado: El yunque, lo mismito que hizo Javier López Zavala en el PRI con la bufalada de los distintos sectores políticos, hoy pastando en sus potreros tan quitados de la pena. Su unción era y es cosa de tiempos y plazos. ¡Quiénes si no ellos, para jalonear la gubernatura!


Desde hoy con Moreno Valle de precandidato y el aval de los consejos nacionales del PAN y PRD, el tema central de la política en Puebla, Durango, Oaxaca e Hidalgo girará para bien o mal en torno a las Alianzas tanto de la derecha e izquierda como del PRI y Verde Ecologista, donde el común denominador será atestiguar si el Frankenstein en verdad podrá frenar al PRI en la antesala del 2012 o el muy torpe se destruirá en el intento.


****


Con el Vega Sicilia Valbuena, cosecha 1999, vapuleándoles sus intelectuales molleras y obscenas ideas democratizadoras, Héctor Aguilar Camín y Jorge Castañeda soltaron en su discreta comida con los socios del Club de Empresarios, el jueves pasado, lo que no hicieron estando en sus cabales.


Que Enrique Doger Guerrero fue un cuadro desaprovechado y marginado por el PRI. Que su potencial electoral es importante, según estudios propios. Que La Alianza PAN-PRD alentará un escenario distinto de competencia. Y que sus expectativas están cifradas no en Amy Camacho, como lo hicieron público, sino en Doger como candidato a la presidencia municipal.

 

Autoría intelectual

 

***El viernes en el Club de Empresarios Mauro González Rivera aterrizó el encuentro entre los integrantes del 2 de Julio y el senador Melquiades Morales para preguntarle, a calzón quitado, si se la jugará con Javier López Zavala o con Moreno Valle, por aquello de las recochinas dudas, y, claro, así decidir si jalan con uno u otro. Como el indio dice: más seguro más marrao. **Ya sea en Puebla o en el Distrito Federal, de manera civilizada o en tono rupestre y salvaje, el Consejo del PRD aprobará este día por mayoría de votos su alianza con el PAN. **Blanca Alcalá llegará a su segundo informe de labores como una presidenta municipal altamente aceptada y calificada; el posicionamiento del PRI así lo ratifica.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas