Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

16/10/2009

Marín planeó un Caos en la sucesión del PRI


La probabilidad de que diversas firmas encuestadoras desaten una Cena de negros en torno a los aspirantes del PRI al gobierno es una realidad latente; sin embargo, puede suponerse que se trata de una conducta maquiavélica bien calculada por Mario Marín para que, en medio del desorden, sea él quien determine al candidato priista que vaya a la constitucional de 2010.


Los estudiosos de las ciencias políticas llaman a esta treta “Caos controlado o Guerra de relojería”. Y permite que los aspirantes a un cargo público se destrocen y conviertan un aparente proceso democrático en una sucursal del manicomio para que el líder moral –véase a Marín-, sea el que resuelva el conflicto a través de una decisión salomónica o unilateral.


La interpretación que hizo ayer El nigromante Arturo Rueda, me parece que es correcta; ante la desconfianza de que María de las Heras “cucharee” la medición que hizo su empresa Demotecnia en el concepto de posicionamiento de Javier López Zavala, Enrique Doger, Jorge Estefan Chidiac, Jesús Morales, Alberto Amador y Víctor Hugo Islas como pretendientes del PRI al gobierno, resulta hasta cierto punto lógico que los de mayor probabilidad detentar el uso del poder contraten sus propias firmas demoscópicas para debatir los porcentajes que les sean adversos.


A pesar de eso, no creo que una Guerra de encuestas cambie la decisión de Marín por la jugar la gubernatura con López Zavala, como aquí se ha inferido, incluso voy más allá, me parece que la abona. Y quizá sea esa, la razón de por qué el gobernador –aparentemente- soltó el proceso dejándolo en la responsabilidad de la delegada nacional del CEN del PRI Paloma Guillén Vicente y del líder estatal Alejandro Armenta Mier.


Pareciera que Marín gana por los dos lados: por el flanco de las encuestas y por La guerra de relojería. Lo interesante del asunto es adivinar si Enrique Doger y Jesús Morales, los aspirantes más combativos del proceso interno priista, podrán encontrar la estrategia adecuada que impida que el mandatario se salga con la suya, lo cual resulta bastante complejo.


Recargándome en la ciencia de la Prospectiva, concepto creativo de Gastón Berger, me da la impresión que La guerra de encuestas no pareciera ser la medida certera para intentar influir en el futuro. ¿Cuál sería entonces la contra-estrategia correcta? Dar con ella, es tarea de los opuestos al marinismo, aunque de sobra se sabe que no será fácil, como nunca lo ha sido obtener el poder político.


La treta de alentar las falsas democracias a través del Caos controlado es una conducta vieja. El general de la Guerra Civil estadounidense William Tecumseh Sherman recomendó nunca pelear con la idiosincrasia de las personas, sino aprovechar su vigor y coraje para incrementar la fuerza en un objetivo. Insisto, me parece que Marín tiene perfectamente calculado que Doger y Morales se inconformarán con el resultado de Demotecnia y, creo que, esa inconformidad la encausará para erigirse como El gran decisor.


***


Si bien López Zavala no ha divulgado en público que él y Javier García Ramírez son parte de un mismo equipo, se sobreentiende que lo ha instruido para buscar la presidencia municipal de Puebla bajo su cuenta y riesgo en un claro ejercicio de contrapeso político hacia aquellos antizavalistas que pretenden el cargo.


El papel que juega García Ramírez en la sucesión afianza el mismo propósito de Gerardo Pérez Salazar y Pablo Fernández del Campo: interceptar el mercado electoral del PAN para capitalizarlo a favor del PRI con personajes ligados al empresariado poblano y a la clase social de champán y martini.


Podrán acusar de muchas cosas a García Ramírez, menos de ingenuo e irreal; no obstante, apostaría tres a uno a que será capaz de llegar hasta donde lo requiera y necesite “El factor Z” con tal de contribuir en la consecución del proyecto del cual forma parte. Descartarlo por anticipado, no sería la mejor decisión, pues tiene lo que la mayoría de los aspirantes adolece…

 

Autoría intelectual

 

***Todo apunta a que Miguel Méndez arribará a la dirigencia municipal del PAN de la misma manera que lo hizo el yunquista Juan Carlos Mondragón: solo y su alma. **Juan Carlos Trejo podría ser el candidato del PRI a diputado local por el distrito III, según nos cuentan. **Anticipar que solo si cuenta con el consenso de los poblanos se construirá el Viaducto Elevado es una muestra de madurez y buen juicio del ayuntamiento que preside Blanca Alcalá. **Cuentan que, sin su disfraz de guía espiritual, Manuel Espino amenazó a Juan Carlos Mondragón en forma deliberada con boicotear la alianza PAN-PRD si siguen alimentándola.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas