Por las entrañas del poder


Jesús Ramos


Los búfalos no embistieron la razón


Aceptar o negar el contenido y veracidad del Tercer Informe de Gobierno de Mario Marín se reduce –sinceramente- a una polémica que involucra a pocos sectores de la sociedad.


…y eso tiene tranquilo al mandatario...
…no le quita el sueño…
…porque sabe que las críticas le hacen lo que el viento a Juárez...
…y seguro que su apetito sigue siendo el mismo antes y después del Informe…
…aunque debería reconocer que se trata de los círculos pensantes y de intereses -no solo de Puebla- más ruidosos, escuchados, leídos y pintorescos, donde dan vuelo a sus matracas, tocan música de viento y lanzan confeti al pueblo:


-Los partidos políticos.
-La iniciativa privada.
-Algunos colegios.
-Analistas.
-Críticos.
-Y los medios de comunicación en su conjunto (oficiales y analistas).


Desdeñar las voces de reclamantes, opinadores y sugerentes sería craso error del Ejecutivo del estado. Aquella arrugada y trágica frase de: “ni los veo ni los oigo” forma parte no solo de las viejas y radicales formas de hacer política y ejercer el poder, también de la…


…soberbia…
…intransigencia…
…y el valemadrismo.


Si la idea fue sacar el compromiso del Informe, creo que se logró en parte. Y digo en parte porque la estrategia publicitaria de motivar la creencia sobre lo que dijo el gobernador en el Congreso del Estado y el Centro de Convenciones no cumplió del todo su cometido –tomando como referencia las voces críticas-.


Y es que contrario a otros años, los búfalos de la comunicación oficial –a manera de estrategia- prefirieron no embestir la razón y conciencia de los poblanos a través de la prensa, radio y televisión so pretexto de respetar (dijeron) la novedosa legislación en imagen gubernamental albergada en el nuevo Cofipe.


A muchos molesta –sobre todo a los dóciles de la comunicación- que los críticos externen sus dudas sobre la veracidad y contenido, en cifras, del Informe, como si se tratara de una ofensa al Ejecutivo o de un pecado mortal


…pero no acaso la duda es una de las pocas defensas con las que cuenta la sociedad frente a lo que dicen y hacen los gobiernos. Luego entonces, ¿por qué no dudar de la veracidad del Tercer Informe? O acaso… ¿los gobiernos siempre han hablado con la verdad al pueblo?


En un debate de ideas concerniente al accionar del gobierno de Mario Marín, en Revista Radiofónica 1280 de AM conducido por Jesús Ramos, Ignacio Mier Velasco secretario general del ayuntamiento de Puebla expuso argumentos que obligan a voltear la mirada hacia el desempeño de la planeación gubernamental.


Mier Velasco asume que el gobierno estatal en turno adolece de planeación y por lo tanto sus…


…obras…
…proyectos…
…e inversiones públicas de los tres últimos años han sido ejecutadas más por corazonadas –y por el haber que sale- que por un esquema de desarrollo perfectamente diseñado.


Reprobar de tajo lo realizado hasta el momento por Mario Marín resultaría injusto. ¿Construyó carreteras?...sí. ¿Edificó hospitales?...sí. ¿Combatió la delincuencia?...a lo mejor. ¿Impulsó el campo?...puuede. Sin embargo hay cosas que no se ven –más allá de los números-, ni se palpan y que están sujetas a criterio como:


-El turismo.
-La inversión.
-La cultura.
-La rendición de cuentas.
-La educación.
-La transparencia.
-Y la honestidad.

 

Muchos son los que ven a un gobernador políticamente fuerte para los próximos tres años, luego del veredicto de la Corte sobre el Lydiagate, yo quisiera ver a un gobernador menos aislado de la sociedad, más sensible, menos omnipresente y con menos antifuchi a los medios de comunicación que osan analizar su desempeño.




 
 

 

 
Todos los Columnistas