Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

17/05/2010

El Peje apuesta a Zavala, Ebrard a Moreno Valle


Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard trasladaron a Puebla su confrontación por la candidatura presidencial del 2012. El primero, estableciendo alianzas y acuerdos políticos de sobrevivencia con el bando de Javier López Zavala. Y el segundo, a través de prebendas y amarres futuristas con Rafael Moreno Valle.


El arribo de Arturo López Obrador a las filas zavalistas, indescifrado en su momento por analistas poblanos, fue en realidad la ruptura de lanzas entre El Peje y Ebrard, pero también la declaratoria bélica hacia Manuel Camacho Solís y Juan Ramón de la Fuente, quienes igual que el tabasqueño, maicean la posibilidad de ser candidatos del DIA (Dialogo para la Reconstrucción de México) que conforman el PRD, PT y Convergencia en la presidencial de los próximos dos años.


Para entender de manera correcta el complicado enredo de la peculiar turba, tendría que visualizarse la estratagema ya concebida por Elba Esther Gordillo, Camacho Solís y Jesús Ortega para que Ebrard, el mismo Camacho o De la Fuente, sean a futuro los presidenciales de la izquierda mitad romántica mitad pragmática, ahora representada por el DIA; estrategia, que si se observa en la forma y fondo, margina de tan sabrosa y suculenta posibilidad a López Obrador.


Eso fue lo que calentó al Peje, lo que lo puso de malas y lo forzó a reinvertir sus intereses políticos no con la izquierda perredista, romántica, pragmática y convergente, sino con el PRI y el PT, institutos a los que aunque resulte increíble apoya de manera poco convencional con el firme propósito de que resulten descalabrados el 4 de julio La Gordillo, Camacho Solís, Ebrad y De la Fuente.


Es de imaginarse la endemoniada fuerza política que cobraría Ebrard, hijo adoptivo de Elba Esther desde los años 80, si Moreno Valle conquistara la victoria el 4 de julio, pues Puebla, junto con el Distrito Federal, serían las catapultas del proyecto que orquesta Doña Perpetua para lanzar en la presidencial del 2012 al Gran Carnal en una alianza prospectiva del PRD, PT, Convergencia y el Panal para derrotar al PAN de Ernesto Cordero y al PRI de Enrique Peña Nieto.


En la brillante estrategia ajedrecista ideada por tan oscuros villanos políticos, si bien Jesús Ortega, Camacho y Ebrard apostaron sus canicas a favor de Moreno Valle, vía las siglas oficiales del PRD, López Obrador hizo lo mismo por la causa de Zavala, a quien habría mandado a Arturo, su hermano, para que atraiga el voto perredista a la canasta del PRI y, en trabajos encubiertos, desactive las redes sociales poblanas del Sol Azteca que opera desde el DF Camacho Solís.


Sería recomendable echar un vistazo al estado de Tlaxcala, donde Arturo López Obrador quiso ser candidato a diputado por el distrito dos y del que fue ninguneado y despojado por órdenes de Ebrard y Ortega, para confirmar que la lucha entre estos dos personajes, más Elba Esther y Camacho versus El Peje, se trasladó a Puebla, donde por razones ya desmenuzadas los intereses de uno no son los del otro, y donde también el tabasqueño podría fenecer o, en su caso, sobrevivir en su intentona de pelear la Presidencia por segunda vez consecutiva en 2012.


****


En los inicios de la primavera de 2003 recibí la invitación de un político nacional del PAN para hacerle una entrevista de semblanza a Diego Fernández de Cevallos. Por supuesto que acepté, El jefe siempre ha sido un personaje de polainas nacionales y escándalos transcontinentales. En ese entonces, trabajaba para el periódico Síntesis, casa editora que me cobijó por nueve años.


La cita fue en el Senado de la República, donde El jefe Diego pasaba la mayor parte de su tiempo por ser presidente de la mesa directiva. Fiel a su estilo, Fernández de Cevallos me saludó con cortesía agradeciendo el traslado desde la ciudad de Puebla al DF, pero antes de iniciar la sesión de preguntas me puso una condicionante.


-¡A mí me entrevistas sin libreto y donde se te acaben las preguntas, se acabó la entrevista! ¿Ok?
-Ok, acepté.


Fueron 27 preguntas las que le hice al Jefe Diego en forma consecutiva. Las primeras siete, extremadamente rápidas, porque así lo quiso el malhumorado panista para calarme –después me lo dijo-; las siguientes, fueron pausadas y en vaivenes de arrogancia, pulcritud y risas.


Lo mejor del encuentro llegó con la comida, por ahí delo medio día, a invitación del polémico y controversial personaje, y fue en esa circunstancia, al sabor de la arrachera y una cerveza bien fría, donde El jefe Diego además de hablarme de la coyuntura nacional de aquellos días, me adelantó que el candidato del PAN a la gubernatura de Puebla sería su compañero Francisco Fraile.


Y así fue. Sobra decir, que la candidatura de Fraile, en realidad fue de Diego.

 

Autoría intelectual

 

****¿De qué pudieron platicar los secretarios de seguridad pública de San Andrés y San Pedro Cholula, Carlos Cárdenas Ramírez y Sergio Iván Torres Bravo, ayer a las 4 de la tarde, con el candidato del PAN a la presidencia municipal de San Andrés, Ángel Huepa, en el Vips de Outlet? Del 4 de julio, de qué otra cosa. **Finalmente en la SCT se conformó un equipo compacto que al no polemizar en lo público, se traduce como que están trabajando de manera coordinada; bien por el titular José Guadalupe Castillo y sus alfiles Lázaro Jiménez, Miguel Ángel Fernández, Fernando Camargo, Gabriel Sodi, Sonia Hidalgo y Jesús Guerra. **Si Ebrad viene a Puebla, es probable que también lo haga El peje para no dejarle la plaza.

 

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas