Por las entrañas del poder


Jesús Ramos


No le digan Tontón, es Othón


No se vale lo que pasa al interior del Congreso del Estado. Eso enchila. Dónde está el respeto para el representante del Legislativo José Othón Bailleres Carriles. Dónde quedó el buen trato y las viejas costumbres en política.


…y es que la política es arte…
…es camaradería…
…es respeto a la diversidad de ideas…
…es café con galletas, agua purificada y tarjetitas…
…es una tierra donde se cultiva y cosecha…
…es comer mole poblano sin salpicar la camisa.
…es volar los pantanos sin mancharse las alas…
…es fusión de cagüamo a punto de lágrimas…
…es bautizar sin conocer al compadre, pero que tal a la comadre…
…es dar y también recibir…
…es conservar –según Maquiavelo- el gobierno, respeto y reputación basado en la inteligencia…
…es recargar la política –dice Platón- en la moral para lograr una sociedad perfecta y feliz. Eso es política y si no pregunten al maestro Guillermo Pacheco.


José Othón Bailleres es un tipo:


-Bueno.
-Sencillo.
-Honesto.
-De principios.
-Y trabajador, por eso no se entiende razón alguna que justifique el mote de “Tontón Bailleres, colgado por sus compañeros diputados a raíz de algunas equivocaciones…


…que se equivocó con eso de rotar la presidencia de la mesa directiva entre todos los partidos políticos, sí, pero no acaso todos nos mareamos alguna vez en la vida…
…que se dejó imponer a Pepe Abraham cuñado del titular de comunicación social del gobierno del estado, sí, pero no acaso le hubiera ido peor si le manda a la suegra…
…que se le pasó la mano en la instrucción que dio a Luis Alberto Arriaga para cuestionar a la procuradora de justicia Blanca Laura Villeda, sí, pero no acaso hubiera sido peor que la tundiera uno que no fuera priista…
…que no le dejaron meter a su gente al Congreso Local con la indicación de que solo podía contratar: chofer y particular, sí, pero no acaso hay otros que desde Casa Aguayo llevan mano…
…que todo mundo le da consejos y cursos de cómo dirigir el Legislativo, sí, pero ustedes creen que es chutarse una torta de tamal con champurrado caliente. No señores diputados, no es fácil. Es una experiencia religiosa. Es caminar sobre brasas ardientes sin quemarse las patas. Es atinar al blanco en una noche oscura y profunda.


Othón Bailleres o “Tontón” Bailleres, como lo refieren sus pares diputados, es un hombre que ha sufrido, que ha llorado, que le ha costado, que piensa y luego existe. Es una persona –dijera Felipe Calderón- que es un ser humano, surgido de la cultura del esfuerzo como Mario Marín y Blanca Alcalá. Es alguien que tiene tres años para aprender los recovecos del parlamentarismo.


Y si decimos que ha sufrido, es porque nos consta su vida y obra. Siendo agente del ministerio público de Puebla –al inicio del sexenio- Blanca Laura Villeda lo exilió en Tehuacan, lo mandó bien lejos (…), por el solo hecho de caerle mal, gordo pues.


Othón aguantó el desdén estoicamente, desempeñó un buen papel entre los tehuacanenses e incluso realizó investigaciones que culminaron en la detención de peligrosas bandas de secuestradores que azotaban la región.


Molesta la procuradora por el talento y los frutos de “Tontón” Bailleres –insisto, como le dicen los diputados- lo regresó a Puebla al Consejo Tutelar de Menores Infractores, pero los empresarios de Tehuacan presionaron a tal grado al gobernador que fue devuelto como coordinador de los ministerios públicos con el berrinche de Villeda.


Interesado en la candidatura del PRI a diputado por el distrito de Tehuacan, “Tontón” Bailleres ideó formas y modos para darse a conocer entre los tehuacanenses y le pegó al clavo dando cursos de prevención del delito en escuelas, universidades, preparatorias, organizaciones no gubernamentales, cámaras empresariales y en todos los grupos políticos priistas y no priistas.


Blanca Laura Villeda quiso bloquearlo, por conocer sus intenciones, pero fracasó porque “Tontón” –y aquí se ve que ni tanto- Bailleres Carriles pidió a…


…Mario Marín…
…Valentín Menéses…
…Mario Montero…
…y Javier López Zavala le permitieran seguir adelante con su plan. La afirmativa frenó a la procuradora y “Tontón siguió y, a lueguito, ganó.


Tontón no es malo…es bueno. Su corazón carece de maldad…es noble. Es como José Alfredo: puro sentimiento. Como Rigo Tovar: es amor.  Tontón no es tontón…es Othón.


Hasta aquí la defensa. 

 

****Fuerte regaño se llevó Javier Sánchez Galicia, director de comunicación social del gobierno, pues la idea de que Mario Marín impartiera conferencias políticas fue de su estratega de medios con el fin de reposicionar al gobernador en el ámbito nacional para aspirar a la grande, sí, a la presidencia…aunque usted no lo crea.


Lo malo no fue la búsqueda del objetivo, lo malo fue que Sánchez Galicia no operó con los medios nacionales y la embestida fue terrible, de pesadilla.




 
 

 

 
Todos los Columnistas