Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

21/04/2010

Zavala será gobernador, dicen intelectuales


Tres de los más importantes intelectuales del país: Francisco Paoli Bolio, José Antonio Crespo y Leonardo Curzio, creen que Puebla está todavía distante de ser gobernada por otro partido que no sea el PRI. Incluso, discutieron en su programa del lunes (Primer Plano), que la presunta cercanía de Rafael Moreno Valle en rango de competencia con Javier López Zavala no le será suficiente para lograr el triunfo.


Y puede que tengan razón, si se toma en cuenta que el presupuesto de Mario Marín, López Zavala y Alejandro Armenta Mier para las elecciones del 4 de julio, fue en todo momento que en un escenario de competencia cerrada y reñida, el PRI lograrían los dorados laureles de la victoria recargándose en su compleja pero extraordinaria estructura, diseñada precisamente para carreras parejeras.


Un añadido más de los intelectuales, fue que la alternancia podría darse en Puebla siempre y cuando existiesen factores similares a los de Veracruz, es decir, que Moreno Valle igual que Javier Duarte con Miguel Ángel Yunes, duplicara en este momento la intención de voto de López Zavala o, por lo menos, le sacara una amplia ventaja porcentual, cosa que no está ocurriendo.


A éstas alturas de la competencia, pueden inferirse dos situaciones poco perceptibles a ojos simplones. Primero, que mientras Moreno Valle tiene el acelerador a fondo –con mítines abortados- y sin más velocidades por meter, López Zavala y su benefactor Mario Marín están apenas calentando el motor del bólido y pensando en soltar el embrague. Y segundo, que la alianza del PAN con el PRD, Panal y Convergencia no resultó tan temeraria y sumatoria como la cacarearon sus dirigentes estatales.


Digámoslo así, salvo el entusiasmo y energía del candidato a gobernador de la alianza Compromiso por Puebla, las militancias del PRD, Panal y Convergencia no han sumado en absoluto nada, y ni qué decir del PAN que con la exposición de Ana Teresa Aranda lo único que exhibió fueron fracturas y enconos.


Si no fuera porque Mario Marín ha demostrado ser astuto y ladino en el arte de la política, pensaríamos que está agotado y sin soluciones que detengan el avance de Moreno Valle. Sin embargo, no hay que olvidar que Marín es un tiranosaurio rex gustoso de practicar La Economía Perfecta de la Guerra, aquella que Carl von Clausewitz aconsejaba, como si fuese un ritual macabro de paciencia, esperar el tiempo necesario antes de atacar y cegar.


Pensar que lo mejor de López Zavala está por venir, no es una quimera. De hecho, mientras Moreno Valle hizo campaña, ya, poniéndole peso sobre peso, como la Bartola, y echando sus dados con el potencial de sus finanzas a tope, López Zavala ha hecho proselitismo de saliva y sin grandes erogaciones.


Marín, fiel a su condición, está esperando el momento de atacar. Al tiempo.


****


Cuando Ismael Ríos decidió concentrar y acaparar la totalidad de los recursos económicos de la campaña del 4 de julio, comenzó a matar de poco a poquito al Comité Estatal del PRI. Nunca nadie, ni Guillermo Jiménez Morales, ni Mariano Piña Olaya, ni Manuel Bartlett, ni Melquiades Morales, ni Mario Marín, ni nadie en su sano juicio hubiese renunciado a su principal activo y soporte en una contienda gubernamental: el partido, a cambio de manipular los pesos.


Nimiedades pues.


Se lo dijeron y advirtieron en múltiples ocasiones. Un PRI sin dinero es como una flor sin rocío, un PRI sin recursos es como una Rielera sin su Juan. No hizo caso. Hoy el PRI, es un instituto que sobrevive de milagro con sonda y oxígeno. Y al carecer de recursos, carece también de la autoridad y solvencia para apoyar –no solo económicamente- a los candidatos a presidentes municipales y diputados.


En teoría, una elección de gobernador debe entenderse como una gran sinergia de abanderados a alcaldes y legisladores, donde todos, todos, deben estar resueltos a catapultar a su líder a cualquier precio, ¿o no? Es pregunta: ¿Sin dinero, sin imagen, sin acuerdos publicitarios podrán hacerlo?


Para eso, pues, llegó Javier Sánchez Galicia a la campaña de López Zavala, para ordenar el desgarriate, incluyendo el de By Power, empresa a la que le quedó grande el paquete, pese a su buena reputación. No hay duda, con Sánchez Galicia las aguas volverán a su cause.

 

Autoría intelectual


****Al interior del SNTE se librará una dura batalla política entre quienes están con López Zavala y con Moreno Valle. El intento de Elba Esther Gordillo de manipular a su gremio para favorecer la alianza PAN-PRD, podría quedar en eso, en un intento. **La parte que no ha explotado Mario Montero en el manejo de su imagen, es la que intenta ocultar: su edad y experiencia.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas