Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

22/02/2010

Zavala, obligado a imponer moda y estilo primavera-verano


Javier López Zavala está tasado desde ayer, aquí y en el país, como candidato a la gubernatura de Puebla. La Convención de Delegados del PRI fue para él, como aquel filme de Alfonso Arau de la década pasada: Un paseo por las nubes, y su cita protocolaria un destino cuya sinopsis se escribirá la tarde misma del 4 de julio.


Llegar hasta donde ha llegado el Señor “Z” es meritorio, aunque quizá no sea lo más difícil, a pesar de las tempestades y aplausos recibidos; lo realmente complicado, comenzará de ahora en adelante porque la Madre de Todas las Campañas en la que habrá de enfrascarse a la vuelta de la esquina tendrá toda clase de contrastes: desde alegría y llanto, hasta emoción y angustia.


Gritar y entintar a mansalva micrófonos y periódicos con frases de victorias anticipadas, igual que el rey troyano Príamo antes de batirse con Agamenón y los griegos en la Guerra de Troya, podrían causarle más daños que beneficios, porque si el virus de la soberbia y la arrogancia lo atrapa, dejará entonces de exigirse, aplicarse, reinventarse y esforzarse.


Sería prudente asimilar y comprender, que la Madre de Todas las Campañas no será laureada a favor de aquel que cometa menos errores y, en contraparte, laxe los discursos más retóricos plagados de lágrimas y música vernácula, no, ¡óigame no!, sino a favor del candidato con mejor desempeño de estructura, estrategia, operación, estilo y gracia para esquivar las cagadas del opuesto.


Para entender de mejor manera los temas de estrategia y operación política, sería prudente enfocar en lo particular el tema de la tenencia, no como un escándalo y ocurrencia mediática, sino como el obús por el que Rafael Moreno Valle hizo dos descifrables apuestas: Para aumentar su número de adeptos, sí, pero también para restarle casi mil millones de pesos al financiamiento de la campaña zavalista en 2010. Es ahí, donde se explica por qué la terquedad del PAN y sus diputados locales en que no se pague la tenencia desde este mismo año.


A diferencia de sus adversarios, Moreno Valle basa su campaña en la estrategia y no se separa un ápice de ella, no da paso sin guarache, y López Zavala tendrá que hacer exactamente lo mismo para no bailar al ritmo que le toque el PAN y Rafa, sino para imponer moda y estilo propio de temporada el tiempo que dure la Madre de Todas las Contiendas y sea él, quien surta de prendas y colores de primavera-verano al panismo, algo que se le ha negado.


Agregar a Ismael Ríos y Arturo González a su equipo de comunicación fue un acierto, a propósito del acervo intelectual y experiencia que poseen, y por las penas ajenas que infundía Oscar de la Vega y su forma siniestra de operar; sin embargo, es la hora en que de Ismael y de Arturo, igual que de Camelia La texana, sigue sin saberse nada. Y eso no es que sea malo…, es malísimo. 


No sería en vano preguntarse: ¿Qué ha hecho este dúo, qué hace pues, cuáles son los progresos a favor del Señor “Z” y dónde está la mejora, si la hubiese? Solo por joder, recordaremos que Moreno Valle acciona medios de comunicación locales y nacionales únicamente con Marcelo García Almaguer y Enrique Doger lo hace solo con Fredy Aco; y si Ismael y Arturo, lo hacen con personal suficiente, suficientes deberían ser sus resultados, ¿o no?


López Zavala es, el candidato del PRI y, por tanto será quien encabece la defensa del fuerte de Loreto y Guadalupe. Se comprende, pues, que las piezas se acomodaron en su sitio para que el batallón oficial comandado y coordinado por Mario Marín destruya al Frankenstein creado con el pescuezo y las carnes del PAN, PRD, Panal y Convergencia o de plano el aparatote del gobierno se extinga en el intento. 


****


Valentín Menéses Rojas podría ser quien sustituya a Mario Montero Serrano en la Secretaría de Gobernación, si éste cumpliera su palabra. Se atoja adivinar que El vale ocuparía dicho cargo por cuestiones que rayan la libreta de lo razonable. O bien, porque Montero siente desconfianza de que Zavala y Alejandro Armenta sean capaces de ponerle algunas zancadilla para que pierda la alcaldía.


Su compadre estará en la Segob, precisamente para eso, para amagar con el mosquetón si fuese necesario a la estructura priista con tal de que opere de manera legal y auténtica el 4 de julio a favor de Montero. La desconfianza, dice Marx, es la emoción que todo político de profesión está obligado a experimentar.


Al lugar que dejaría vacante El vale, podría alunizar con su Apolo XII, Lázaro Jiménez Aquino, subsecretario del Transporte de la SCT, lo que implicaría que ese, sería un espacio más conquistado por gentes afines a López Zavala en el organigrama del gobierno estatal. Jugadas maestras ambas, tanto del Señor “Z” como de Montero.

 

Autoría intelectual

 

***Mario Montero sumará a su proyecto al experimentado y talentoso Xavier Gutiérrez en el área de comunicación social. Abundar sobre la enorme trayectoria de Xavier sería ocioso, además de que requeriría espacio de sobra. Suerte, amigo, que la suerte no te falte. **La respuesta de por qué Ismael Bermejo no asumiría la tarea de medios informativos con Montero, podría entenderse solo si lo anexan a la planilla de regidores por la que pugnaría su jefe, siendo él o no el candidato. **Alejandro Armenta hace bien en albergar la esperanza de que Enrique Doger se quede en el PRI y no emigre a la Alianza opositora del PAN y PRD, aunque la verdad se ve difícil.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas