Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

23/09/2009


Moreno Valle insiste en alianza PAN-PRD


Para algunos parecerá una sandez que Blanca Alcalá no defina su situación en la premisa del relevo sexenal, otros calificarán su conducta de rebelde e incorregible, sin embargo más allá de que el asunto tenga una pizca de ambas cosas, lo cierto es que es el resultado de una estrategia diseñada por el Grupo Sostén en talla, medida y necesidad para la alcaldesa de Puebla.


De las seis brillantes mujeres: Laura Carrera, Rosario Robles, Ana Vázquez, Rosario Bolaños, María de las Heras y Margarita Jiménez que asocian intereses en el citado grupo, fue ésta última quien habría aconsejado a la alcaldesa poblana ceñirse estrictamente a la convocatoria del PRI para ganar tiempo y no ceder a los caprichos de sus adversarios.


El objetivo de Margarita Jiménez estriba en no dar a sus enemigos un blanco fácil para que la ataquen, sino ser elusiva y esquiva procurando irritarlos con sus correrías e indefinición para que se equivoquen. El zar Alejandro I de Rusia, le llamaba a esa fórmula política: La estrategia del vacío, pues de acuerdo a los manuales bélicos, los adversarios nunca encontrarán en su oponente la voluntad de responder, en vez de eso observarán inacción, huída y desinterés.


Sus allegados lo saben, Margarita Jiménez y Blanca Alcalá son dos mujeres que se comunican dos o tres veces por semana; se conocieron en la campaña constitucional de Blanca a la presidencia municipal y fue ahí donde comenzaron a construir y a fortalecer la relación amistosa y de negocios con miras a posiciones futuras. La imagen mercadológica de la comuna es patente de Margarita.


Todavía estaba en la ciudad de Quito, cuando Blanca se comunicó vía telefónica con Margarita Jiménez para preguntarle qué hacer frente a la exigencia de la definición política que clamaban rabiosos y furibundos sus pares aspirantes a la gubernatura. La contestación de la publicista pudo ser más o menos así: “No debes acceder a sus exigencias, responde que cuando salga la convocatoria decidirás tu futuro político y no te muevas un ápice de ahí”.


Margarita Jiménez se ha distinguido por ser una mujer que sabe de política y qué tipo de látigo utilizar para domar políticos. Se mueve como pez en el agua en temas de audiencia y posicionamiento. Su mejor ejemplo de efectividad y presunción se ve en Enrique Peña Nieto y en las campañas del PRI del Estado de México.


Sin embargo, a pesar de tan dorados laureles, me parece que en Puebla no está del todo acertada, por no decir fina, y trataré de explicar por qué. Si el proceso de sucesión lo condujera de manera directa y descarada Mario Marín, las coordenadas serían las correctas, pero resulta que quienes presuntamente infieren en estos momentos en las reglas de la justa interna priista son los enemigos del gobernador: Enrique Doger y Jesús Morales, y son ellos los que exigen a la alcaldesa, insisto no el primer priista, un sí o no al tema sucesorio.


En lo personal, creo que el gobernador tendrá en sus más acérrimos enemigos la justificación perfecta para deslindarse -llegado el momento- de los tiempos de la sucesión, dirá que fueron establecidos por la turba de competidores con fecha fatal en diciembre, no por él, como Pilatos se lavará las manos, y si Blanca se define hasta enero como ya lo declaró a la prensa, me parece que habrá sido demasiado tarde.


***


La conexión de líneas y amarres que intenta efectuar Rafael Moreno Valle con miras a la elección constitucional incluye además de los acólitos del PAN y a los alquimistas del PRI, a los caníbales del PRD. Se supo que hace pocos días se reunió en la ciudad de México con Jesús ortega pretendiendo enriquecer los argumentos de una posible alianza PAN-PRD, similar a la que ambos institutos formalizarán en el estado de Oaxaca el año próximo.


Para Jesús Ortega el asunto no fue nuevo, el senador panista ya le había propuesto el mismo espejo meses atrás con poco éxito. Aún así, El Chucho mayor no desechó el tema, lo dejó pendiente, sin embargo desde entonces Moreno Valle se ha dado tiempo de reunirse en la clandestinidad con perredistas poblanos como Miguel Ángel de la Rosa Esparza, Horacio Gaspar Lima, Elba Cerezo, Rubén Hernández y Luis Miguel Barbosa para hacerles del conocimiento el avance que manifiesta la propuesta.


Me parece que la adversidad no calculada por Moreno Valle, es que después de la refundación que intenta realizar el PRD poblano, las hostilidades seguirán por el mismo sendero y el cuento de las mordidas continuará siendo el mismo; el encono ciega sus intereses y aunque pudieran alcanzarse acuerdos cupulares, las bases perredistas difícilmente aceptarán ir de la mano de la odiada ultraderecha para obtener el objetivo gubernamental.

 

Autoría intelectual

 

****La dirigencia estatal del PRD encabezada por De la Rosa Esparza se reunirá este jueves en un restaurante de la avenida Juárez con los excandidatos a diputados que contendieron en las pasadas elecciones federales. **Además de Víctor Manuel Giorgana y Javier Ramírez Carranza me dicen que debe anotarse a Salvador “Sal” Sánchez, director del Instituto Municipal de la Juventud, como la terna ideal de defensores de Blanca Alcalá para diputados locales. **La descalificación de Ángel Alonso Díaz Caneja para Eduardo Rivera Pérez hace pensar que el senador nunca renunció a su apetito de ser candidato a la presidencia municipal, tal y como se especuló en alguna ocasión.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas