Por las entrañas del poder


Jesús Ramos

24/07/2009


Anatere y Doger, dos terribles pesadillas en la calle del infierno


A pesar de su gran rivalidad y los vueltos que se deben entre sí, el PAN y el PRI son partidos políticos con experiencias paranormales muy parecidas. El PRI tiene en Enrique Doger a su terrorífica Ana teresa Aranda priista y el PAN en Ana Teresa Aranda a su demoniaco Enrique Doger panista.


Igual que Fernando de Bulhoes, mejor conocido como San Antonio de Padua, las cualidades más brillantes de Doger y Anatere las destilan a través de su extraordinaria rapidez para conectar la lengua con el cerebro –cosa que la mayoría no hacemos. Son políticos que pescan en el aire los obuses y sin que caigan los devuelven a quienes se los enviaron, solo que con mayor cantidad de veneno y nitroglicerina.


Insisto, sus lenguas, lo mismo que San Antonio de Padua, pueden someterse a recios escrutinios científicos 100 o 200 años después de su muerte y seguramente estarán intactas, igual que su cerebro. Son políticos sencillamente extraordinarios que vomitan fuego lo mismo por la boca que por la nariz.


Anatere es comparada por los panistas con María Félix, Doña diabla, solo que en versión revoluciones por los desplantes que propina y el carácter fuerte que promulgan sus airadas reacciones; su espíritu es indómito y combativo, carece de rienda. Y a Doger le encuentran semejanza los priistas con El kraken que en los mares nórdicos atacaba embarcaciones hasta hundirlas, del cual cuenta La biblia, expulsaba llamas hasta con la mirada; su voluntad es férrea e irreverente, no como quiera se dobla.


Y así, como PAN y PRI tienen en sus filas a la pecaminosa Doña diabla y al destructor Kraken, también poseen a sus respectivos delfines: Javier López Zavala y Rafael Moreno Valle. Y cosa curiosa, a pesar de contar con cuerpos fusiformes, un solo espiráculo y tener la boca alargada, los dos niegan serlo aunque naden saltando alegremente por el aire.


Por si se tratara de pocas semejanzas, agregaremos que mientras Rafael Micalco niega ceremonioso y hasta con un toque pletórico de dignidad en sus palabras su preferencia a Moreno Valle, Alejandro Armenta se comporta con la estatura e inflexibilidad que debe caracterizar a un dirigente de partido estrictamente imparcial. Pero el mundo sabe de qué patita cojean y hacia qué lado se les va la aleta de caguamo. Y eso encorajina a Anatere y a Doger y les derrama la bilis. No es para menos.


PAN y PRI se parecen tanto entre sí, que Anatere hará lo posible e imposible, y eso incluye endosar su alma al demonio, por evitar que “El panista pirata” –como bautizó a Moreno Valle- se adjudique la candidatura a gobernador, ¡faltaba más sobraba menos!, y Doger está decidido a hacer exactamente lo mismo, hundir el barco e incendiar las velas si fuese necesario, con tal de que Zavala no sea el capitán del navío estatal los seis años venideros. Espero que no se tome a mal, pero Anatere y Doger son tan parecidos, ¿no serán parientes?, tienen voz de trueno y discurso de terremoto: ¡¡todos menos él!!


Un cariz que bien vale la pena no soltar al viento, es que los cuatro: López Zavala, Moreno Valle, Enrique Doger y Ana teresa por sus respetadas trayectorias tienen toda la solvencia moral y política para ser gobernadores, lo malo del asunto estriba en que los poblanos solo contamos con una sola Casa Puebla, misma que deberá ganar quien haga la bombita de chicle más grande y secrete más saliva para comer más pinole. Los cuatro seguramente estarán en la gran final.


La única diferencia que se aprecia entre estos dos partidos, es que si bien Moreno Valle está acostumbrado a lidiar con entes malignos como Anatere, por su relación con quien expulsó al demonio del averno: Elba Esther Gordillo, López Zavala no está acostumbrado a hacerlo con leviatanes tan incendiarios como Enrique Doger. Se trata pues, de dignos rivales, huesos duros de roer, líderes natos. Pero lo que se ve no se juzga, existen dos delfines y son los que llevan la delantera, y el más adelantado según Parametría, Ciso Buap y Consulta Mitofsky es Zavala. ****Los panistas de Puebla son muy malos para contar chistes. Vea si no. Eduardo Rivera, José Antonio, “El mosco”, Díaz García y Rafael Micalco sostuvieron, por separado, que aguardarán respetuosos a que el PAN designe el método de selección de sus candidatos a presidentes municipales, diputados y gobernador. Ahora resulta que quieren ver a sus militantes y a la sociedad en general la cara de ¡what! Pues que no acaso, desde la senaduría de Moreno Valle su método predilecto de selección fue el dedazo; bastó ver a René Meza Cabrera como abanderado del PAN a diputado federal por el distrito 1 con cabecera en Huauchinango para confirmarlo. Otro chiste malo de los panistas, fue aquel que se contaron Micalco y Lalo Rivera negando que hubiera línea presidencial para cargarse del lado de Cesar Nava en el reprobado y desacreditado liderazgo que ocupara en el CEN de su partido. Ahora resulta que en Acción Nacional son muy democráticos para asignar candidaturas y muy autónomos para nombrar dirigente nacional cuando los discursos de Anatere, El tigre, Corral, García Cervantes, Creel y la prosa diocesana de Manuel Espino giran en torno a la imposición y al dedazo.

 

Autoría intelectual

 

****Quienes tuvieron la dicha de conocer y tratar a doña Carolina Davy Ruiz, sostienen que se trataba de una extraordinaria mujer, y así debió ser, fue una persona de una sola pieza; la manera en que educó a Arturo Hernández Davy, el gran sentido social que lo caracteriza, la inteligencia y su amor por la vida de familia seguramente son parte del legado de su señora madre. Decía el poeta Vicente Riva Palacio Guerrero: ¡Las madres nunca mueren! Si dejan la envoltura terrenal, suben a Dios, en espiral de nubes… ¡La madre es inmortal…! –Arturo.

 



 
 

 

 
Todos los Columnistas